En sus aulas estudiantes espirituanos de la enseñanza artística

La Escuela Elemental de Arte Ernesto Lecuona, de Sancti Spíritus, posee todas las condiciones para que los alumnos puedan materializar lo previsto en el proceso docente-educativo

sancti spiritus, enseñanza artistica, escuela de musica
Todos los profesores del plantel son egresados del territorio. (Foto: Carlos Luis Sotolongo Puig)

Más de 180 estudiantes de la Escuela Elemental de Arte Ernesto Lecuona, de Sancti Spíritus, iniciaron el curso escolar 2016-2017, lo cual representa la mayor matrícula de su historia.

La bienvenida oficial a la etapa lectiva tuvo lugar con una gala protagonizada por varios de sus educandos, quienes cantaron, tocaron varios instrumentos y bailaron para, además, rendir homenaje a la profesora recién fallecida Lourdes Elena Caro Pérez.

Daimiré Navarro, directora de la institución, dijo que previo a la arrancada del curso debieron redoblar los empeños para asegurar las condiciones de la escuela, debido a la explosión de la matrícula, al incorporarse la especialidad de Danza y la impartición, por vez primera, de las 17 líneas de Música.

Por ello, explicó, se ampliaron todos los locales y se construyó un tabloncillo, que cuenta con todas las condiciones.

Según la máxima responsable de la escuela, los estudiantes espirituanos poseen toda la base material de estudio, de vida y la especializada en las dos manifestaciones artísticas.

Otra de las novedades del actual curso es que se completó la escolaridad hasta el noveno grado y todos los profesores del plantel son egresados del territorio.

La escuela elemental de arte Ernesto Lecuona fue objeto, además, del mantenimiento de sus albergues y comedor, a fin de garantizar un adecuado confort a quienes pernoctan en ella.

El director del Sectorial de Cultura y Arte de Sancti Spíritus, Rolando Lasval, instó a cuidar el centro y a fortalecer el proceso docente educativo, a fin de formar con calidad a los futuros artistas del territorio.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.