Fidel de todos

Su mejor amigo Hugo Chávez dijo acertadamente que Fidel no le pertenece solo a Cuba, “le pertenenece a este mundo nuestro, a esta América Nuestra”, sentenció

fidel castro, hugo chavez, comandante en jefe fidel castro, revolucion cubana
Fidel le pertenece a este mundo nuestro, expresó Hugo Chávez.

“Fidel no le pertenece solo a Cuba, le pertenece a este mundo nuestro, a esta América nuestra”, dijo acertadamente el Comandante  Hugo Chávez, quien abrazó las ideas del bien, el camino del servicio, y encontró en el líder cubano al maestro universal, a uno de los estadistas más ilustres del pasado y presente siglo.

El hombre inmenso que Cuba compartió con la humanidad, creció a fuerza de una vida consagrada a las más nobles empresas. Ya se ha dicho: “Para toda obra grande se necesita pasión”, y ello nunca faltó al patriota que organizó el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, al estratega que dirigió la insurrección desde el exilio mexicano y luego desembarcó en la isla a bordo del yate Granma. Una fuerza telúrica insufló a sus guerreros para que durante 25 meses se luchara en la Sierra Maestra y luego  se alcanzara el triunfo de la Revolución en 1959.

“Fidel dignificó el género humano, dio su lugar al negro y a la mujer”, comentó el Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque, quien lo supo de memoria y ponderó sus dotes de organizador. Durante los sucesos del Granma, “despertó el guerrero que había en cada expedicionario para medir sus fuerzas con el enemigo y derrotarlo”, manifestó Almeida.

No estaba lejos el poeta español Rafael Alberti cuando en Fidel cifraba la esperanzada luz de un futuro más solidario y más justo. “Sigo reteniendo del líder cubano la imagen de un heroico homérico”, sentenció.

En los más diversos y comprometidos foros estuvo su palabra elocuente, la denuncia con datos y razones irrebatibles sobre las prácticas excluyentes y depredadoras de los países desarrollados, sobre la devastación del planeta y el freno necesario para que la raza humana no fuera sepultada por el egoísmo y el poder de los ricos. “Tenemos el deber de salvar nuestra especie”, expresó repetidas veces el orador apasionante, conmovedor.

Noventa años vivió el martiano furibundo en la piel de su país y en la de otras naciones, donde el hambre y la desidia olvidan a los sin techos, a los sin tierra, a quienes no tienen voz. En cada acto de su existencia, Fidel llevó en el corazón y en el pensamiento las doctrinas del Maestro para quien Patria siempre fue Humanidad.

El Guerrillero del Tiempo pertenece a la historia, y no pocas voces ilustres de la contemporaneidad lo han reconocido. Fidel “es un maestro de humanismo”, “es un símbolo de independencia”, “es una inspiración”.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.