Periódico de Sancti Spíritus

Maestría en Dirección, aspirante inconforme

“Yo solo aspiraba a ser el 16”, concluye afirmando en su carta a esta sección Yacknel Valdés Abreu, vecino de la calle Manuel Fajardo No. 58, entre Céspedes y Martí, en la ciudad de Sancti Spíritus.

Inconforme con la decisión del Comité Académico del Grupo de Dirección de la Universidad de Sancti Spíritus José Martí (UNISS), “porque a simple vista se equivocaron, aunque no exista apelación” —según sostiene—; el lector vierte en la misiva argumentos que a su juicio demuestran la falta de objetividad del proceso que lo llevó a quedar excluido de la Maestría en Dirección promocionada meses atrás por la casa de altos estudios. Había, cuenta, cerca de 20 solicitudes de aspirantes provenientes del sector no estatal, entre ellas la suya, pero solo escogieron a 15 personas.

Trabajador por cuenta propia actualmente, según expone en la carta, Yacknel revela sus constantes esfuerzos en aras de superarse para llegar a hacer una maestría, que le llevaron a cursar —escribe— primero la Licenciatura en Química (1996) y luego en Contabilidad y Finanzas. De acuerdo con su misiva, tras dos intentos fallidos anteriores solicitó, en septiembre del 2013, el Diplomado de Contabilidad y Finanzas, al que pudo acceder. “En conversación telefónica con la jefa del Departamento (sobre su no inclusión en la Maestría en Dirección) me alegó que demostré pocos conocimientos durante el Diplomado de Gerencia, cuestión irreal, ya que mis notas fueron de 4 en el módulo de Recursos Humanos y 5 en los restantes. Me siento ofendido si realmente me regalaron tanta puntuación porque en definitiva mi objetivo era superarme”, relata.

A seguidas expone que oportunamente entregó una reclamación por escrito “al profesor responsable de las actividades de superación, nombrado Carlos, pero nunca me respondió en un término de 15 días, por lo que me personé en su oficina y me percaté fácilmente de que todo había quedado en una gaveta; lo desafié al decirle textualmente que le iba a subir la parada”, detalla.

El remitente fue contactado por esta reportera a través del teléfono para descartar posibles incongruencias del texto. Aseguró haber cursado también el Diplomado de Gerencia Empresarial y estar desempeñándose paralelamente como trabajador estatal (chofer) y como cuentapropista (a cargo de un bicitaxi).

Escambray recuerda que los malentendidos existen, que las palabras se hicieron para comunicarnos y que las teorías deben demostrarse. Igualmente, aguarda una explicación de la Uniss que ayude al remitente a comprender su no selección en la referida matrícula.

OTROS GESTOS DE GRATITUD

El lector Armando Prieto Gómez, residente en Martí No. 263, en el poblado de Guayos, nos hace llegar un emotivo texto: “Se ha hecho habitual la publicación de misivas de agradecimientos del pueblo a las distintas instituciones de Salud de la provincia, donde plantean su satisfacción por el trato recibido por parte del personal médico que soluciona sus problemas y, si no hay solución, lucha para aliviar el padecimiento (…).

“En días recientes fui atendido por la otorrino Lilianny, por más señas de Cabaiguán, en el Hospital Provincial Camilo Cienfuegos —relata—, pero antes fui testigo de su alta profesionalidad al atender una emergencia con sensibilidad, capacidad para diagnosticar y decisión al ordenar el tratamiento; mi consulta cumplió todas las expectativas, incluso asumió con delicadeza la limpieza de mis oídos. Actitudes como esta hay que reconocerlas por el más sano agradecimiento personal y familiar, pues se convierten en ejemplo”, concluye Armando.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.