Misión Milagro ha cambiado la vida de millones y sigue

Hace 12 años nació la Misión Milagro, una iniciativa de Cuba y Venezuela que ha llevado operaciones oculares gratuitas y la entrega de lentes correctivos a personas que jamás lo soñaron

Misión Milagro en Paraguay. (Foto: Archivo)
Misión Milagro en Paraguay. (Foto: Archivo)

Nació en el 2004 como una iniciativa conjunta del líder de la Revolución Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, y el de la Revolución cubana, Fidel Castro.

Este viernes, cuando se cumplen 12 años, el presidente venezolano Nicolás Maduro, escribió en las redes sociales:

“Con las manos milagrosas de los médicos de ambas naciones, la Revolución pudo devolverles la vista a más de 400 000 personas, beneficiadas por esta gran obra de los comandantes Chávez y Fidel”.

Desde su origen hasta la fecha, Misión Milagro ha llegado también a Bolivia, Argentina, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, República Dominicana y Uruguay.

Misión Milagro en cifras

Según datos ofrecidos por el director de Despacho de la Misión Milagro, Ricardo Riera, desde su puesta en marcha hasta junio de 2015

  • El programa contabiliza un total de tres millones 927 mil 406 intervenciones quirúrgicas.
  • Fuera de las fronteras venezolanas, la misión ha realizado un millón 648 mil 147 operaciones; distribuidas de la siguiente manera: un millón 335 mil 74 en otros países de América Latina, 275 mil 716 en las islas del Caribe, 37 mil 355 en el continente africano y dos en Europa.
  • A diario, cerca de 15 mil pacientes con problemas visuales son atendidos en los diferentes centros oftalmológicos. A la fecha, se han realizado 23 millones 732 mil 773 consultas y se han entregado 35 millones 520 mil 15 lentes correctivos.
  • En  Cuba, donde hace una década existían 700 oftalmólogos, en la actualidad más de mil 700 personas se profesionalizaron en esta área, y están distribuidos en toda la red de centros de salud con servicios oftalmológicos, que presta servicio a la Misión Milagro.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.