Nuevo desafío de la industria militar

El 80 por ciento de la producción de este año en la Empresa Militar Industrial Francisco Aguiar se dedica a la reparación general de medios de transporte y equipos agrícolas de la economía nacional

Línea de reparación general de tractores Yumz de la economía nacional. (Foto Vicente Brito/Escambray)
Línea de reparación general de tractores Yumz de la economía nacional. (Foto Vicente Brito/Escambray)

Luego de cumplir los encargos relacionados con la modernización o reparación general de medios de combate de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), la Empresa Militar Industrial coronel Francisco Aguiar Rodríguez, con sede en Sancti Spíritus, asume en el presente año el 80 por ciento de su plan de producción con destino a la reparación general de medios de transporte y equipos agrícolas de la economía nacional, a la par que desarrolla nuevas líneas de producción y se prepara para acometer otras.
“Nuestra industria es un volcán en perenne erupción”, nos dice el ingeniero Jorge Gómez, director técnico de la entidad, afirmación que corroboramos durante un extenso recorrido por los talleres.
Pocos espirituanos conocen que los 28 semiómnibus que desde el pasado año cubren las rutas de pasajeros rurales y de montaña en esta provincia central de Cuba fueron fabricados en la emblemática industria local. En el 2014 había enviado 25 de esos vehículos a las provincias orientales y este año se ensamblan otros 20, la mayoría destinados a la transportación de pasajeros.
El transporte de carga de la base de Udecam en Sancti Spíritus rejuveneció por completo en el 2015. Sus 30 remolques fueron dotados aquí de nuevos laterales, según pudimos constatar in situ.
En el país existen miles de tractores Yumz. Una línea de reparación general de esos equipos agrícolas del Ministerio de la Agricultura y otros organismos civiles funciona a todo tren en la industria militar espirituana. Por ahora el grueso de ellos pertenece a entidades de Sancti Spíritus.
También la mayor parte de los 75 motores diésel Yuchai de combustión interna sometidos a reparación general son de empresas del patio. Dean Carlos Paz, Alejandro Rodríguez y Ángel Luis Pérez, tres jóvenes graduados en politécnicos de la provincia, forman parte de la fuerza de mecánicos que actualmente reparan ocho motores al mes. “Esta área está incluida en el proceso inversionista de la empresa para llegar a reparar tres motores diariamente a partir del 2018”, argumenta Jorge Gómez. En esta área se reparan los motores de camiones Zil 130 y 131 y de Gaz 53 y 66.
En otra nave, una brigada de trabajadores bajo la égida de un joven oficial ingeniero mecánico de tanque y transporte, egresado de una academia superior de las FAR, trabaja en la fabricación de furgones isotérmicos destinados a la distribución de carne, pescado y productos lácteos en la red minorista. “Ya se les entregaron seis a organismos de Sancti Spíritus y se continúa la producción para responder a la demanda de otras provincias”, refiere el capitán Herisbel Dáz Cobo.
Allí apreciamos cómo entran los camiones y los jeeps Uaz de diversos organismos del país, en muy malas condiciones técnicas y al final de las líneas de reparación general salen completamente nuevos, después de ser sometidos a reparación general, chapistería, pintura, tapicería y remotorización.
NUEVOS EMPEÑOS
Pero lo que vimos en la fábrica espirituana es un esbozo de lo que significará a la vuelta de un decenio el aporte de la Unión de Industria Militar para la economía nacional. La de Sancti Spíritus está sometida a un proceso inversionista que incluye el montaje de tecnologías de punta a fin de atemperarla para las nuevas tareas productivas que asume.
“Nuestra empresa se inauguró el 18 de abril de 1963 y de 7.2 millones de pesos que fue el valor de las ventas totales en el 2011, cuando se concluya la modernización de parte de la maquinaria industrial y la ampliación de su capacidad de producción para el
2018, debemos alcanzar valores superiores a los 22 millones de pesos. En el año actual superará los 16 millones y más del 80 por ciento de ese monto estará dirigido a la esfera civil del país”, argumenta el capitán Sergio Conrado Duardo, director de la empresa.
Aclara que en la actualidad se moderniza, con cabina climatizada incluida, el parque de tractores de gran porte T 150 K soviético de la Unión Agropecuaria de las FAR y después se continuará con los de la economía nacional. Precisó que la empresa cuenta también con una fábrica de muebles de lujo, de madera, mimbre y ratán, cuya producción se destina a hoteles de turismo en lo fundamental.
“Ya obtuvimos el primer prototipo de ómnibus tipo Girón fabricado de forma íntegra en la empresa y se nos dio la tarea por el organismo superior de diseñar y fabricar a partir del 2016 el futuro ómnibus urbano de pasajeros netamente cubano. También se amplía la línea de enrollado de motores eléctricos industriales, la de reparación de equipos de soldar por hilo y la fabricación de biodigestores para la producción de gas metano. La fuerza de trabajo para afrontar ese crecimiento se prepara en los politécnicos de la provincia, en las universidades civiles y las academias superiores de las FAR, mediante las coordinaciones que hemos hecho”, concluye el directivo.
Por su parte la ingeniera mecánica Yamilet García López abunda que la empresa cumple con lo estipulado en los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución que le son afines. Desde mayo del 2014 se aplica la Resolución 17 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social sobre sistemas de pago en función del cumplimiento del valor agregado, que ha permitido elevar el salario medio por trabajador de 408 pesos en el 2011 a más de 1 000 en la actualidad.
“Nuestra empresa —dice— tiene avalado el sistema de gestión de la calidad y trabajamos para lograr la certificación de la misma en correspondencia con las normas internacionales, lo que permitiría en el futuro exportar parte de nuestras producciones”.
“Esa es nuestra aspiración suprema y el mayor reto que nos hemos trazado”, acota Jesús Argudín (Cutico), coordinador de la producción, y corrobora Alberto Pereira, jefe del grupo de diseño mecánico; ambos son fundadores activos de esta industria, su segunda casa, como ellos mismos aseguran.

One comment

  1. Esa industria es un ejemplo de como la industria militar ayuda a la economia y sobre todo a la transportación de pasajeros, el Capitan Sergio ha logrado en esa industria una combinación armoniosa con los factores de la povincia que antes no existia y que se revierte en resultados positivos para la industria militar y la economia nacional.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.