ONAT en Sancti Spíritus: ultimátum a los transportistas

El plazo para el pago de los impuestos sobre la propiedad o posesión del transporte terrestre vence el próximo 30 de septiembre

Hasta la fecha solo algo más del 64 por ciento de las personas naturales (particulares) ha cumplido con este deber fiscal. (Foto: Vicente Brito / Escambray)
Hasta la fecha solo algo más del 64 por ciento de las personas naturales (particulares) ha cumplido con este deber fiscal. (Foto: Vicente Brito / Escambray)

A partir de los atrasos reportados, la Oficina Nacional de la Administración Tributaria (ONAT) en la provincia lanzó un ultimátum a los contribuyentes obligados al pago del impuesto sobre la propiedad o posesión del transporte terrestre, cuyo plazo vence el venidero 30 de septiembre.

Según Lianet Ruiz Mena, especialista del Departamento de Atención al Contribuyente, hasta la fecha solo algo más del 64 por ciento de las personas naturales (particulares) ha cumplido con este deber fiscal —conocido popularmente como el pago de la chapa—, y los territorios con mayores adeudos son Trinidad y Cabaiguán.

En opinión de Ruiz Mena, una de las causas podría ser la falta de actualización del Registro de Contribuyentes de la ONAT en los municipios cuando acontece la compraventa de vehículos, que implica que el antiguo propietario solicite la baja y el nuevo proceda a darse alta.

El panorama se torna menos tenso en el caso de las personas jurídicas, aunque alrededor de medio centenar de entidades no ha liquidado el impuesto a estas alturas, concentradas, en lo fundamental, en Trinidad, de acuerdo con la especialista.

Los propietarios o poseedores de vehículos de motor o de tracción animal que incumplan con su obligación tributaria están sujetos a la aplicación del Decreto Ley No.308, que establece la multa de hasta el 30 por ciento del principal adeudo o cantidad obligada a pagar, y la multa para las personas naturales de 300 a 10 000 pesos, así como de 1 000 a 10 000 pesos si se trata de las jurídicas.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.