Periódico de Sancti Spíritus

¿Qué será lo que quiere Obama?

cuba, barack obama, relaciones cuba-estados unidos, viaje de obama a cuba

Tras el anuncio del 17 D del 2014, Obama recibió un tabaco cubano en la Casa Blanca. (Foto Daily Mail)

Barack Obama es el segundo presidente norteamericano que visita Cuba en casi 90 años y el primero después del triunfo revolucionario.

La gente en la calle, que no necesita la confirmación de un programa oficial ni de itinerarios aproximados, dice que Barack Obama llegará a Cuba este lunes a bordo del avión presidencial, el Air Force One que han visto en las películas; que una vez aquí se moverá en su limosina blindada de 8 toneladas y más de un millón de dólares, y que no dormirá en el Hotel Nacional ni en el Habana Libre, “porque si no, ya hubieran movido a los turistas para otro lado”.

 

Bruno Rodríguez: Cuba estudia alcance real de nuevas medidas anunciadas por EE.UU.

Barack Obama será bienvenido por el Gobierno de Cuba y su pueblo

 

Es lo que tienen los acontecimientos trascendentales y completamente inesperados, que provocan una ola de espasmos. Como la visita del Papa Juan Pablo II, por ejemplo, que en 1998 vino a descongestionar las relaciones entre la isla y la Iglesia Católica, tensas durante décadas; pero ni la presencia del Papa polaco, ni después la del alemán, ni hace apenas meses la del argentino han desconcertado tanto a los cubanos como la visita del segundo presidente norteamericano en toda su historia como nación y el primero en casi 60 años de gobierno revolucionario.

Suponer hace algún tiempo que las relaciones entre Cuba y su archienemigo histórico se restablecerían hubiese sido poco menos que un sacrilegio. Demasiada hostilidad, demasiadas tiranteces, demasiado discurso álgido. Pero suponer que un presidente yanqui —y que no se tome el apelativo como una ofensa— recorrería las 90 millas de norte a sur para pasearse dos días por La Habana hubiera sido una escena más digna de Hollywood que de esta especie de película que es la vida real.

Porque Calvin Coolidge en La Habana de Gerardo Machado, en 1928, no era nada del otro mundo; pero Barack Obama en La Habana de la Revolución ya es otra cosa. “Otra cosa” para la cual los cubanos, al menos la parte de los cubanos que conozco, no estábamos preparados.

La suerte nuestra —¿o debería decir: nuestra desgracia?— es esa capacidad para restarles importancia a los asuntos más serios, para tomar en chanza lo que nos debería preocupar, que ahora mismo tiene a media isla sacándole lasca a la visita de Obama en los parques que se pintan, en un Estadio Latinoamericano cuyo remozamiento pareciera librar una carrera contrarreloj, en las redes sociales de Internet y hasta en el interior de los hogares, ese espacio de intimidad donde quizás se estén dando hoy los debates ideológicos más encarnizados y donde hace días escuché una frase que es más bien un clásico del choteo: “Obama viene a Cuba, ¿viste? Pero, mami, ¿qué será lo que quiere el negro?”.

Ante una pregunta como esa, tan hilarante como tremendamente grave, uno tiene que reírse y, después, sacar las cuentas elementales: la gente alberga expectativas, ilusiones, fe en que este acontecimiento mejore la economía nacional; pero, sobre todo, la gente tiene el olfato curtido lo suficiente como saber que nada, absolutamente nada, es tan fácil como parece.

Obama no vendrá aquí a disculparse por los daños que el bloqueo nos ha ocasionado. No lo ha hecho hasta hoy en ninguno de los discursos en que se ha referido a Cuba después del 17D. Ha dicho —y eso se ha encargado de dejarlo claro— que están dejando atrás un enfoque anticuado que durante décadas no les ha servido para concretar sus intereses y que no deben seguir haciendo lo mismo y esperar un resultado diferente. Como decimos del lado de acá del estrecho: ¿verde y con puntas? Guanábana.

El suyo es un acercamiento peculiar: abre embajadas y mantiene los programas destinados a “empoderar” la sociedad civil, que es como ellos llaman a financiar la subversión; saca a Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo, pide al Congreso que elimine de una buena vez ese fósil de la guerra fría que es el bloqueo y, sin embargo, lo cumple con una inflexibilidad de libro al multar por miles de millones de dólares a las empresas que intentan vulnerarlo.

Hay que reconocerle, no obstante y sin que nos ciegue la pasión, que ha sido valiente. No lo digo yo, que del tema sé lo mismo que el resto de los cubanos: apenas la punta del iceberg; lo ha dicho el propio Raúl Castro, que el presidente número 44 de los Estados Unidos es un hombre honrado.

Por menos de lo que él ha hecho en relación con Cuba, a John F. Kennedy lo acribillaron en Dallas sin que pudiera terminar su mandato, según elucubran algunas teorías conspirativas de los propios norteamericanos. Aquel es un país de fundamentalismos, de pretensiones mesiánicas, donde lo mismo se dan Donald Trump que Bernie Sanders.

Que puede hacer mucho más es algo que también está claro. Potestad tiene para desmontar el bloqueo de a poco, excepto cuatro limitaciones codificadas en ley: la prohibición a subsidiarias de Estados Unidos en terceros países a comerciar bienes con Cuba; la prohibición de realizar transacciones con propiedades norteamericanas que fueron nacionalizadas en la isla; el impedimento a los ciudadanos estadounidenses de viajar hasta aquí con fines turísticos y la obligación a pagar en efectivo y por adelantado por las compras de productos agrícolas por parte de Cuba en mercados del vecino norteño. De ahí en fuera, lo que el presidente firme.

Es, de hecho, lo que ha venido haciendo con los paquetes de medidas que han flexibilizado la aplicación del bloqueo pero que, por su relativo alcance, aún no se traducen en mejoras ostensibles de las relaciones comerciales para ninguna de las dos partes.

Más allá del panorama altamente improbable de McDonald’s abriendo sucursales por el lomo de la isla, esa suerte de metáfora consumista con la que ilustran la apertura ciertos análisis a la tremenda, lo que realmente me preocupa es el nuevo escenario en su conjunto: Estados Unidos no como el antagonista irreconciliable, sino como el buen vecino que te tiende la mano y que, de paso, como quien no quiere las cosas, te inocula subrepticiamente su sistema de “valores”.

Quiero creer —y esto lo digo quizás para consolarme— que estábamos preparados para lidiar con el imperio más grande que haya existido jamás en el mundo en un plano de confrontación y que también lo estaremos para lidiar con él del lado de acá de la valla.

“Nos vemos en La Habana”, dijo Obama al confirmar su visita a Cuba y parece que sí, que en cuestión de horas el Presidente norteamericano entrará en la historia de su país y del nuestro con un acto que tiene mucho de jugada maestra y mucho de kamikaze. Lo que en otros contextos han llamado quemar las naves.

Pero la gente en la calle, que hasta las acciones de pintura y embellecimiento de la ciudad de Sancti Spíritus se las ha achacado al viaje de Obama, no anda buscándole la quinta pata al gato y espera ver bajar por la escalerilla del avión —¿el Air Force One?— al único mandatario estadounidense de las 11 últimas administraciones al que no le hemos gritado improperios en el tono más desafiante.

Al menos eso dice mi vecina de los bajos, que me esperó en la escalera el otro día para preguntarme lo que, hasta hoy, la tiene atormentada: “Si ya tenemos relaciones diplomáticas, si no hacemos tribunas abiertas para reclamarles a los americanos, ¿cómo le dirá Serrano en la televisión: excelentísimo señor o compañero Obama?”.

(Publicado originalmente en Cuba profunda, blog personal de la autora)


Comentarios

7 Respuestas to “¿Qué será lo que quiere Obama?”
  1. Tamara Rosa dice:

    Realmente seríamos unos ilusos si pensáramos que lo que está haciendo el presidente Barack H. Obama es para llegar a una amistad entre dos países que por tantos años han tenido intereses totalmente diferentes. Y aclaro que lo que se ha trabajado hasta ahora entre ambos gobiernos es para mejorar las relaciones sociopolíticas, NO para quitar el bloqueo contra nuestro país que tanto ha luchado por su plena libertad. Estoy de acuerdo con Claudio.ws cuando dice que hay un segundo interés, ¿para qué hemos estudiado tanta Historia de Cuba si no sabemos valorarla?

  2. Ene dice:

    Hola amigos gracias por hacerme sonrreir , Quisiera que usted Senor Claudio Usted a vistado a estados unidos ?Olvidemos de su opinion y de mi opinion Ballamos a la logica si las gentes en estados Unidos viven tan mal como tu lo dices porque toda America latina ,Europa ,asia ,Africa , Rusia ,china nuestra cuba de todas partes del mundo Muchos quieren ir a vivir a los estados unido y una ves que estan aqui no quieren irse ,Me da la imprecion que a usted todavia tiene grabado un caset muy antigua ya es hora que lo cambie si quiere ser un hombre con luz propia usted vio por la televicion a El presidente Raul Castro y el presidente Obama estrechandoce las manos y Haciendo amistad y todo estos pasos estan aprobados por el partido y por la asamblea del [poder popular y el consejo de estado y toda la junta directiva de la revolucion ,usted no cree que ir en contra de los pasos que da la Revolucion no sea contra revolucion y opino que deben de a apollar a los cambios del gobiernos y no servir de piedra de tropieso a los cambios que tanto necesitan el pueblo de cuba para actualizarnos a la epoca ,a que le tienen miedo si andas con la Razon ,cuba tiene Necesidad de insetrtarce a la economia mundial ,porque necesitamos hacer negocio con los que tienen dinero ,se ha puesto a pensar usted en los gastos que tienen en pais de cuba ,parece que a usted le gusta hablar de historia y eso es bueno porque la historia no se puede olvidar ,pero debia recordar que el mundo ya cambio ,por ejemplo la antigua union sovietica ya no es ,el bloque socialista europeo no existe ,china tiene economia de mercado ,venezuela no nos puede ayudar porque tiene mas problemas que cuba ,nicaragua es pobre ,bolivia es pobre ,ecuador es pobre ,que usted quiere que cuba se suicide economicamente ,ya lo dijo murino tenemos necesidad de atraer los invercionistas capitalistas ,creo que El presidente Obama trajo el grito de paz y devemos aprovecharlo muchos paices en el mundo decean tener la posibilidad que tenemos nosotros cuba hoy de abrir los brazos del comercio con los estados unidos a que usted le teme ?Mira las corrientes del mundo Cambiaron y si usted no sabe nabegar dentro de esas corrientes simplemente se va a estrellar contra la orilla o la corriente se lo lleva para donde ella quiera mas si navegas con la corriente podrar lograr llegar a su destino .yo opino que tato usted como el periodista que escribio el articulo estan sembrando la duda en ,los pasos tomados por la revolucion y el estado y eso es mas danino que lo que pueda hacer los estados unidos ,es decir ustedes de alguna manera estan poniendo en duda o criticando los cambios en cuba y eso va en contra del proceso de cambios ya en marcha del gobierno de cuba ,No estoy de acuerdo con su comentario ni con el Razonamiento del periodista .Gracias un saludo que tengas un buen dia

  3. Gustavo Carret dice:

    Estoy muy de acuerdo con la visita del precidente OBAMA a
    Cuba, es hora de dialogar en búsqueda de mejorías para el pais,siempre y cuando exista respeto en las conversaciones y por la parte cubana mantener nuestros principios k se crearon para el bien del pueblo,como la salud la educación y el sistema de viviendas,, etc.
    Gracias…y espero prosperidad para mi pais….

    • Claudio.ws dice:

      Cuidado con el imperialismo capitalista.

      Hay que abrir los ojos y ver lo que ocurre en todo el mundo desde centenarios con el imperialismo economico.
      Hay que entender con claridad que el unico objectivo de Corporaciones privadas es de hacer beneficios sin ningunas preocupaciones por las consequencias.

      El imperialismo capitalista esta dispuesto a hacer lo necesario para implentarse a donde se encuentra recursos que necesita. Desde manipulacion del gobierno hasta asasinatos.

      Solo hace falta examinar el nivel de corrupcion en estatos unidos. El nivel de penetracion del Corporatismo en en gobierno. En EEUU no hay sistema de salud universo, la medicacion la mas cara del mundo, el poder del complejo militario sobre las politicas estranjeras, el nivel de contaminacion del agua, el apovresimiento del suelo por culpa de la mono-cultura agricolo, el nivel de educacion muy bajo.

      No soy cubano, y tampoco tengo convicciones en tema politico, pero la historia lo demonstra muy claramente, el Imperialismo Capitalista se esfuerza de vender la idea de prosperidad economica, de libertad… pero es el contrario que SIEMPRE ha ocurrido.

      Por favor, vos pido de leer la historia, y de abrir los ojos.

      Si Obama va en Cuba, NO es para ayudar a los cubanos y cubanas. NO LO ES.

      La privatisacion y el corporatismo podran entregar dinero por un tiempo, y una vez que tienen el monopolio, los cubanos y cubanas perderan todo lo que han conseguido en los cincuentas ultimos años.

      La tenica es muy sencilla: monstrar un sueño, un illusion en lo cual el pueblo cree, implentarse, tomar el control, y recoger todo lo que pueden sin ningunas responsabilidades de las consequencias.

      Personalmente confio mucho mas en asociarse con paises suramericanos que tambien luchan contra la invasion Imperialista. Seguro.

      A menudo no realisamos lo que tenemos hasta que los perdemos.

      Su vida en Cuba le puede pareser menos rica que la de nos americanos… pero no lo es.

      Hay otras opciones que el capitalismo para mejorar las condiciones de vida. Las cooperativas es una de las alternativas.

      Suerte.

      (perdona mi malo español)

      • Raquel dice:

        Se le perdona su español, ya que nadie es perfecto.
        Lo que no se le perdona es su pesimismo.
        Hasta hace poco se criticaba a EU por su bloqueo total y relaciones con Cuba.
        Ahora se van mejorando las relaciones y tan poco se acepta..
        Respete al gobierno de Cuba y a Obama, ya que nadie los ha obligado a pasar esos dias juntos.

        • Claudio.ws dice:

          Gracias por su indulgencia 🙂

          Por lo de mi pessimismo, es un argumento facil y algo vacio…. por lo menos no me ha calificado de mentiroso, asi que reconoces la historia que describo. Todavia hay esperanca para usted. 🙂

          Vos dejo a sus ilusiones.

          Suerte.

      • ardilla dice:

        TOTALMENTE DE ACUERDO CON USTED. PODEMOS TENER “AMISTAD” CON ELLOS PERO CON LOS 16 SENTIDOS PUESTOS EN TODO LO QUE HACEN. NO SOMOS BOBOS…DE ESO PUEDE ESTAR SEGURO. NO VOLVEREMOS PARA ATRAS NI PARA COJER IMPULSO.


Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.