Refuerzan la danza en Sancti Spíritus

Más de 40 estudiantes cursarán estudios de Danza en la Escuela de Arte Ernesto Lecuona de la provincia

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aunque desde el pasado curso escolar se forman, por vez primera, los futuros bailarines del territorio en la Escuela de Arte Ernesto Lecuona de Sancti Spíritus, a partir del venidero 5 de septiembre la disciplina será impartida en la propia sede del centro yayabero.

De acuerdo con Lillitsy Hernández Oliva, subdirectora de Enseñanza Artística en el Sectorial Provincial de Cultura y Arte, el traslado hacia la ciudad de Sancti Spíritus desde Trinidad, donde el primer grupo de 21 estudiantes recibió las clases de la manifestación artística, responde a la necesidad de alcanzar una mayor organización y control en el proceso educativo.

“Ello no impedirá —agregó— que los educandos interactúen con las legendarias agrupaciones folclóricas de la tercera villa de Cuba, motivo fundamental por el cual permaneció durante todo el año lectivo anterior la formación elemental danzaria en esa urbe”.

Añadió que ya se ha diseñado un programa para mantener el intercambio con esas unidades y otras existentes en el territorio.

Reconoció, además, que en este curso la institución espirituana, con la llegada de los nuevos ingresos, asumirá una matrícula de más de 40 estudiantes en la especialidad, quienes recibirán un fuerte programa que se distingue por clases de Ballet, Folclor, Improvisación, Preparación física y Apreciación musical y de las artes plásticas.

En los días previos a la llegada de septiembre, se ultiman detalles en el tabloncillo de la escuela y se acondicionan los locales, donde además se impartirán las asignaturas que conforman el proceso docente-educativo de esos estudiantes, quienes cursarán, según el nivel de la especialidad el quinto y sexto grados.

Para Hernández Oliva, otra de las fortalezas para este curso es que cuentan con la totalidad del claustro, el cual recibe asesoramiento sistemático por especialistas del centro regional, radicado en Villa Clara.

Los alumnos de esa manifestación artística compartirán todas las áreas de la institución espirituana con los de formación musical, especialidad que por vez primera cuenta con una matrícula de 142 estudiantes.

En la Escuela de Arte Ernesto Lecuona de Sancti Spíritus se abrirán 17 líneas de formación musical y a partir del 5 de septiembre serán impartidas por egresados residentes en la provincia.

“De esa forma, se evita la fluctuación de los docentes y se garantiza la calidad de nuestras clases”, considera la subdirectora provincial.

Igualmente, resulta novedoso que se completó la escolaridad hasta el noveno grado en la institución espirituana, acotó.

Tras concluir la secundaria básica, quienes deseen continuar estudios tanto en la formación danzaria como musical deberán realizar su pase de nivel, a fin de ser aceptados por sus calificaciones en las escuelas existentes fuera del territorio.

Al concluir, explicó la directiva, regresarían a Sancti Spíritus para cumplir con su Servicio Social y fortalecer los diferentes proyectos y unidades artísticas, así como el propio proceso de enseñanza artística.

2 comentarios

  1. Realmente no entiendo este traslado de la Escuela de Danza desde Trinidad hasta Sancti Spíritus. Ya se había sufrido, con anterioridad, algo similar, y bastante traumático, por cierto: la Academia de Artes Plásticas dejó predios trinitarios para anclarse en la ciudad espirituana, a pesar de que proporcionó mucha gloria a Cuba (no solo a Trinidad). Hubo oídos sordos a los reclamos desde todas partes del mundo que inundaron hasta las redes sociales.
    Los profesores de esta Academia eran parte de la vanguardia de las artes plásticas de Cuba, con premios y reconocimientos paralelamente a su quehacer docente. Mejor sede no podían tener, pues el antiguo Cuartel de Dragones, además de ser hermoso, es amplio. Las instalaciones anexas construidas por necesidades obvias, terminaron de aportar lo que se esperaba: confort, talleres inmejorables, elegancia, buen servicio… De los demás trabajadores tengo conocimiento personal de su alto nivel profesional, de su esmero y dedicación. Y la interacción con la Galería de Artes Plásticas era formidable. A la larga, ahora no pocos profesores y egresados tienen en Trinidad sus propias galerías, en tanto otros descuellan en otros lares.
    En este 2016 la historia, lamentablemente, se repite. Sigo pensando que la ciudad cabecera provincial continúa absorbiendo todo lo que pueda, sin lógica alguna. Nada le detiene en ese afán de sobresalir en contra del desarrollo de otros municipios, y que conste que Trinidad no es el ombligo del mundo. Pero tampoco es cualquier ciudad de Cuba. Su progreso actual así lo demuestra. Solo una breve mirada en derredor y se comprobará cómo ha cambiado el entorno citadino en el ámbito cultural, y las potencialidades que tiene la Ciudad Museo del Caribe.
    Desde hace muchos, muchísimos años atrás, las agrupaciones danzarias trinitarias han sabido abrirse camino, a fuerza de esfuerzo y sacrificio por este difícil mundo de la danza folclórica, sin demeritar otras vertientes que, se pensaba, ahora encontrarían adecuado cauce en la Villa del Táyaba. ¿Cómo, si no, consiguieron afianzarse y ser famosas en el mundo entero, las Tonadas Trinitarias, con cantantes, músicos y bailarines? ¿Es que acaso el Ballet Folclórico de Trinidad ganó ese nombre de “Ballet” porque se lo regalaron? Otros nombres quedan en el tintero…
    Arriba se dice que el traslado “responde a la necesidad de alcanzar una mayor organización y control en el proceso educativo”. Pero estimo que nada de eso ha faltado en la sede trinitaria, donde existen magníficas condiciones para la formación de los futuros bailarines. Además, la sola presencia de agrupaciones de Trinidad, con prestigio, materializado en premios y reconocimientos, giras y solicitudes de presentaciones más allá del país, constituyen referentes de primer nivel que no existen en otras partes de la provincia. Mucho menos en su ciudad cabecera.
    Muchos de los alumnos de esta nueva escuela trinitaria, frustrada como tantos y tantos proyectos, pudieran, incluso, hacer prácticas preprofesionales al interior de los colectivos ya establecidos, como el propio Ballet Folclórico de Trinidad, entre otras compañías, y en el futuro, sobresalir, tras una sólida formación, en espectáculos del turismo y de los centros de la cultura. ¿Cómo se conseguirá esa “interacción” a que alude este trabajo si hay muchos kilómetros de distancia, y cada día hasta el transporte se dificulta?
    Recuerdo que hasta la Academia de Artes Plásticas tenía su propio ómnibus y carros ligeros. Todo eso pasó a la historia. Y la distancia cuenta, no lo olvidemos.
    Lamentable, muy lamentable esta decisión. Ojalá el futuro me demuestre lo contrario. Pero tal como veo las realidades, las cosas van val. Le tocó a la Academia, ahora a la Escuela de Danza, como ha acaecido, décadas atrás, con numerosas instalaciones de la producción y los servicios. Ejemplos sobran. Los trinitarios bien los conocen y podrán hablar del tema, si así lo consideran.
    A este ritmo, Trinidad acabará sin muchas instituciones culturales que emigrarán hacia la Villa del Yayabo, porque allá sí hay control y organización. En Trinidad no.

  2. El mundo llora al eterno cantautor, al gigante mexicano Juan Gabriel, fallecio repentinamente este 28 de agosto, una persona unica e irrepetibles por su caracter, su entrega y su calidad.

    En paz descanse.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.