Sancti Spíritus incrementa los cajeros automáticos

La instalación este año de una docena de cajeros automáticos en sucursales y cajas de ahorro del Banco Popular de Ahorro de Sancti Spíritus, permitirá agilizar algunas operaciones que hoy se realizan en el área comercial

Los cajeros resultan más rápidos y evitan las interminables colas.
Los cajeros resultan más rápidos y evitan las interminables colas.


De acuerdo con especialistas de la Dirección Provincial del BPA, aunque las principales dependencias del BPA en el territorio disponen de esta prestación que posibilita, a su vez, el pago de otros servicios, la intención es que para 2017 todas las instancias –incluso aquellas previstas para abrirse en los próximos meses- cuenten con esa facilidad.
Durante 2015, los cajeros automáticos que funcionan en varios municipios tuvieron una disponibilidad por encima del 98 por ciento, acotaron directivos del BPA, quienes subrayaron, además, que los límites de extracción para un día se fijaron en los cinco mil pesos.
Con el objetivo de que las personas puedan acceder a esta modalidad, se han otorgado más de 13 mil tarjetas magnéticas, sobre todo a jubilados, trabajadores de algunas empresas y 832 espirituanos vinculados al sector no estatal.
Ulises Hernández Rodríguez, Rosa Cañizares Consuegra y Cristóbal Álamo hace apenas unos meses comenzaron a utilizar la tarjeta para extraer sus ahorros, pese a que en los inicios tenían algunas dudas y más de una vez debieron solicitar ayuda para ejecutar las operaciones.
A la vuelta de muchos ir y venir a los cajeros, hoy reconocen que esta forma es más rápida y evita las interminables colas que un mes sí y otro también se hacen en la sucursal del BPA en el bulevar de la capital provincial, donde cobran sus pensiones.
Al principio, es cierto que yo no quería usarla, comentó Rosa ahora más convencida de sus ventajas, pero con esta facilidad economizo el tiempo que para mí es oro pues tengo bajo mis cuidados a uno de los nietos.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.