Sector no estatal da muestras de estabilidad en la rama turística de Cuba

En el sector no estatal se contabilizan hoy en la isla alrededor de 1 700 restaurantes paladares y más de 16 000 habitaciones

cuba, trinidad, sector no estatal, turismo cubano
En Trinidad la actividad no estatal constituye referencia nacional en el desarrollo del turismo cubano. (Foto: Carlos Luis Sotolongo/ Escambray)

Si la industria turística cubana ha despuntado en los lustros más recientes como un soporte estratégico de la economía nacional, a su  vera, cual un complemento, el sector no estatal vinculante también ha dado muestras en los últimos tiempos de estabilidad y repuntes importantes.

Un auge inusitado en este giro aconteció dados los crecientes flujos de viajeros experimentados por el país, tras los hechos del 17 de diciembre del 2014, cuando La Habana y Washington decidieron dar un vuelco relevante a un histórico diferendo, que alejó por cinco decenios a dos naciones muy cercanas geográficamente.

Con más de 66 mil aposentos y una extensa red en la rama gastronómica, la propuesta estatal de la Isla posee en los cuentapropistas aliados una posibilidad de atender a más viajeros, con calidad y variedad, aspectos muy valorados por los clientes, quienes luego en las redes sociales hacen patentes sus apreciaciones.

Al cierre del primer semestre del presente año arribaron al destino Cuba dos millones 147 mil 600 vacacionistas, lo cual representó un incremento del 11,7 por ciento con respecto a similar periodo de 2015, cuantía que por sí sola respalda el criterio de que la oferta tiene y debe ser aumentada, aunque claro no es crecer por crecer.

Para gustos, colores, y hay vacacionistas que prefieren los hostales particulares, más pequeños e intimistas; así como son muchos también quienes se hospedan en la red hotelera, pero a la hora de consumir optan por la culinaria de los privados, consobrados ejemplos de excelencia en sus cartas,  degustadas y enaltecidas por figuras del cine, deportistas, empresarios y gobernantes de paso por el archipiélago.

Hace unos días el ministro de turismo, Manuel Marrero Cruz, destacó que dentro de ese segmento se contabilizan hoy alrededor de mil 700 restaurantes paladares y más de 16 mil habitaciones.

Esa capacidad supera por sí sola la de algunas cadenas hoteleras locales y según datos aportados por el mismo MINTUR, los cuartos del sector no estatal reciben en la actualidad alrededor del 25 por ciento de los visitantes extranjeros que llegan a este territorio caribeño.

Tales números corroboran la vitalidad de esta opción y según el Titular, ante el auge de la modalidad,  resulta imprescindible integrar los reportes de la oferta oficial y la privada, en pos de estimar el impacto real de la industria sin chimeneas en la economía nacional, de ahí que se trabaja en el diseño de su información estadística.

Medidas como estas aportarán mayor visibilidad a las finanzas de la actividad del ocio doméstica, tanto a la oferta del Estado como  a su complemento, el sector no estatal,  cuando ambos están dando muestras de  estabilidad y repuntes importantes.

2 comentarios

  1. El adjetivo “No estatal” no lo encontre,pero en su defecto,la real academia nos ofrece PRIVADO:
    Segun la real academia de la lengua:
    privado1, da

    Del part. de privar; lat. privātus.

    1. adj. Que se ejecuta a vista de pocos, familiar y domésticamente, sin formalidad ni ceremonia alguna.

    2. adj. Particular y personal de cada individuo.

    3. adj. Que no es de propiedad pública o estatal, sino que pertenece a particulares. Clínica privada.

    4. adj. Can. Muy contento, lleno de gozo. Estar privado.

    5. m. Hombre que tiene privanza.

    6. f. retrete (‖ aposento).

    7. f. Plasta grande de suciedad o excremento echada en el suelo o en la calle.

    • No estatal suena para algunas personas en Cuba casi como estatal. Pero bueno lo fundamental es que la gente resuelva su situación, ya que pasò el 26 y esté no vendrá en las pròximas decadas,etc.?

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.