Periódico de Sancti Spíritus

Seré médico hasta que pueda (+Fotos)

sancti spiritus, salud publica, hospital provincial camilo cienfuegos, medicina cubana, religion

“Hemos venido a este mundo a trabajar, no a estar sentados”, asegura Ornia. (Foto Vicente Brito/Escambray)

Medicina y diaconado religioso definen el proyecto de vida de Miguel Ornia, para quien no existen milagros más grandes que el amor y el perdón

Medicina y diaconado religioso definen el proyecto de vida de Miguel Mariano Ornia Margolles, espirituano raigal para quien no existen milagros más grandes que la vida, el amor y el perdón.

“Quiero que me recuerden con mis dos mundos. Aunque la gente vea extraño mis dos naturalezas, por resumirlo de cierta forma, usted no está delante de ningún milagro, hijo mío. Prefiero ser recordado como un hombre de bien. Si es así, bendito Dios”, sentenció balanceándose en el sillón de casa mientras las brisas invernales y el trasiego de personas afuera amenazaban con estropear la última confidencia.
Una hora antes, Escambray interrumpía la tranquilidad de Miguel Mariano Ornia Margolles en su vivienda de la calle Independencia para desentrañarle los misterios al espirituano de 66 años, especialista en segundo grado de Medicina Interna, en quien la ciencia y la fe comulgan sin resentimientos.

CONFESIONARIO PÚBLICO

En las paredes de la vivienda donde el tío Félix García erigió su consulta tiempo atrás, hoy reposan títulos, reconocimientos, rosarios, trofeos, la Bendición Apostólica del Papa Francisco, imágenes en blanco y negro, y fotografías de las nuevas generaciones; variopinto mural como la existencia misma de Ornia. Las visitas a centros hospitalarios en el preuniversitario perfilaron habilidades que guardaba en su código genético como miembro de una familia donde no pocos habían decidido por la Medicina.

La vida me limita, pero si la forzamos un poco se puede seguir haciendo camino, sostiene Ornia. (Foto Carlos Luis Sotolongo)

La vida me limita, pero si la forzamos un poco se puede seguir haciendo camino, sostiene Ornia. (Foto Carlos Luis Sotolongo)

“Siempre agradeceré la motivación y asistencia de los docentes, tanto en La Habana, donde empecé mis estudios, como en Santa Clara, donde me gradué. Cuando estoy frente al aula trato de parecerme a ellos, de transmitir el ímpetu con que me educaron para no recoger en el futuro médicos interesados únicamente en las misiones internacionalistas desde el punto de vista material”.

Paralelo al estudio, la fe. “El Señor me miró, me presentó el plan y ahí estoy. Cuando era niño estudié en el colegio de los Hermanos de La Salle. Luego de la nacionalización de la enseñanza fui a la Secundaria Básica. Mis padres eran católicos, papi más apegado a fechas señaladas como Navidad, Semana Santa y Fieles Difuntos. Mi mamá sí era de eucaristía diaria”.

¿Cómo encontrar la dualidad entre medicina y religión?

Siempre he dicho que conjugar la fe es como iluminar el quehacer médico, la ciencia en general. Nunca hubo contradicción, por el contrario: cada vez me ayudaba a pensar más en el hombre sufriente del Evangelio.

Sin embargo, ciertas asignaturas reniegan del enfoque religioso y se imparten desde otras perspectivas. Si alguien le preguntara de dónde viene el hombre, ¿qué respondería?

Lo vería desde el punto de vista de la creación, pero no pensada literalmente como describe la Biblia, con metáforas y simbolismos. Venimos creados por Dios en diferentes momentos de la evolución, sin que esta palabra se preste a interpretaciones erróneas.

Hubo una época en que la Iglesia atravesó momentos complicados. ¿Tuvo problemas por sus preceptos religiosos?

La fe te ayuda a navegar sobre las aguas, por muy convulsas que sean. Nunca me vi limitado a ejercer la Medicina. A la hora de otorgar cargos en la categoría docente se daba prioridad a otras personas. Al final tú sabías por lo que era, pero yo no me hice médico para ascender en otra escala que no fuera la de mi superación profesional y convertirme en una mejor persona. Como es natural, lo que estaba proscrito en aquel momento, pues no se hablaba y punto. Fue un tiempo en que la Iglesia, como madre y maestra, nos enseñó a evangelizar con el testimonio de vida y el compromiso, no con la palabra.

NO ESTOY MÁS CERCA DE DIOS

En Ornia, la ciencia y la fe comulgan sin resentimientos.

En Ornia, la ciencia y la fe comulgan sin resentimientos.

A los 48 años, con una agenda bastante apretada, esposa e hija, llegó la solicitud para convertirse en diácono, es decir, un clérigo o ministro eclesial al que le asisten determinadas funciones. “Ya me habían anunciado que el obispo de Santa Clara, Monseñor Fernando Prego, que Dios lo tenga en su descanso, quería verme —recuerda—. Me habló de mi disposición para el proceso de formación del diaconado en 1997. Fueron cuatro años, sin descuidar mis responsabilidades como profesional de la Salud ni como esposo o padre”.

Y se suma a la conversación la compañera de la vida, quien añade ciertos “condimentos” al diálogo: la pasión de Ornia por el café, su poca destreza para faenas hogareñas y cómo la hija de ambos también optó por la bata blanca para convertirse en especialista en Imagenología.

¿Qué prima a la hora de examinar a un paciente: lo médico o lo religioso?

Te repito que no puedo disociar ambas cuestiones. Cuando estoy tratando a un enfermo o un caso complicado siempre digo: ‘Señor, utiliza mis manos y pon a pensar mi cabeza’.

Hay quien dice que las enfermedades vienen de Dios…

Respeto la filosofía de cada quien. El propio crecimiento del ser humano implica un desgaste, contraer determinadas dolencias. Ahí entra a jugar el código genético, entre otros factores. Son asuntos intrínsecos al hombre.

Usted mismo ha sido diagnosticado con Parkinson y también presenta afecciones cardiacas…, insiste Escambray.

Que son resultado de cuestiones puntuales, pero nada relacionadas con la fe.

GÉNESIS Y APOCALIPSIS

Ornia prefiere seguir siendo el hijo del comerciante Joaquín y la maestra Severa Josefina.

Ornia prefiere seguir siendo el hijo del comerciante Joaquín y la maestra Severa Josefina.

Unos lo definen como el profe; otros, como el maestro y guía espiritual. Él prefiere seguir siendo el hijo del comerciante Joaquín y la maestra Severa Josefina; el muchacho a quien la vida le arrebató a su hermano, el esposo indisciplinado para los tratamientos, el médico que una vez dejaron cerrado en la consulta porque ya pasaban más de las ocho de la noche y nadie pensó que a esa hora aún estaba auscultando pacientes, el devoto a San Juan Bosco, el amante del verano y el mar, cuyos pasos se enrumban en agosto hasta el poblado pesquero de Casilda, en Trinidad, hacia la casa de descanso de la familia.

“Pensé en ir a vivir allá cuando me jubilara, pero el problema es que no pienso jubilarme. La vida me limita, pero si la forzamos un poco se puede seguir haciendo camino. Miles de veces me han dicho que limite la consulta, pero si a mis 66 años no lo he hecho, no voy a hacerlo ahora. Seré médico hasta que pueda, y mi consulta seguirá abierta en el Hospital General Universitario Camilo Cienfuegos”.

¿Cómo diagnostica la salud de las relaciones entre la Iglesia católica y el Estado?

Hay que seguir trabajando en aras de encontrar lo que nos une y no lo que nos separa. La lección fundamental es perdonarnos mutuamente.

¿Usted cree en los milagros?
Los mayores milagros son el de la vida, el amor y el perdón.


Comentarios

66 Respuestas to “Seré médico hasta que pueda (+Fotos)”
  1. Heisys Patricia Muñoz dice:

    Mis màs sinceros agradecimientos al colectivo d trabajo de escambray, x tan hermoso homenaje al “profe” Ornia…cuando se habla de calidad humana tenemos una muestra con nuestro Dr…nunca olvidaré la frase d :como están hijos míos??…. Indisciplinados, estudiosos, revoltosos, o como quiera q fuésemos nos brindaba y aun sigue brindando el mismo amor x igual a todos sus discípulos….yo soy una muestra d ello…ojalá, y tengo fe q si, q tendremos profe Ornia x mucho tiempo….un beso enorme a nuestro papá d medicina d una d sus estudiantes, q hoy se encuentra en Venezuela repartiendo salud y amor como el nos enseñó….patry!!!

    • Mayuvi dice:

      Pues yo tambien tengo la misma opinion y tambien recuerdo esa frase de; como estan hijos mios? Y agradesco a ese profe que tanto nos enseño con todo el amor del mundo, todavia recierdo como me decia; venga aca lomba, y me hacia cuentos de mi abuelo. Yo lo quiero mucho y aqui estoy en venezuela tambien haciendo valer lo que el tanto quiso que si ivamos a ser internacionalistas que fuese por el amor a la profecion y no al dinero. Hoy estoy satisfecha de mi trabajo y agradecida con todo lo que el profe y muchos otros medicos espirituanos me enseñaron para llegar hasta aqui, salvando vidas a diario de pacientes que se encuentran en estado grave.

  2. yvan Nuñez dice:

    Gran y apreciado profesor……..excelente persona desde la distancia PARAGUAY vayan mis saludos y agradecimientos por su labor incansable de enseñar y sanar…..grande profesor ORNIA

  3. Yedesney Carmona dice:

    Aquel 21 de agosto en el que cumplí mi sueño de ser médico, ya cuando tenía título en mano, luego de agradecer a mi familia, agradecí a este grande de la medicina cubana y espirituana. Los días como estudiante formado por el Dr. Miguel Ornia fueron los mejores. Pases de visita, casos clínicos y cuando te llevaba a ayudarlo con sus pacientes propios, que orgullo!!! Hoy se siente cada día más ya que una buena parte de lo que soy como profesional de salud se lo debo a él.

  4. pedro jorge jimenez ramirez dice:

    Agradezco a Carlos Luis Sotolongo Puig y al periodico Escambray la deferencia para el Doctor Miguel Mariano Ornia Margolles por la entrevista que le realizaron y que fue publicada el pasado sabado 30 de enero. Actualmente se encuentra hospitalizado en el Cardiocentro de Villa Clara en espera de cirugia cardiovascular. Alli el equipo medico y la direccion del Centro lo han recibido como en casa. Para Miguel Mariano, su esposa y la familia ese reconocimiento fue de gran alegria y un estimulo para continuar apostando por la vida. En su nombre y en el mio propio, gracias por tantas muestras de afecto y cercania. Ruego a las personas de fe y a todas aquellas de buena voluntad que se sumen ya sea con la oracion o con sus buenos deseos para que la intervencion quirurgica y su recuoperacion sea exitosa.

    • Lázaro Francisco dice:

      Desde este país de Ecuador tu amigo y hermano Lázaro, te saludo y te envío un caluroso y afectivo brazo, Miguel Mariano se que vas a salir muy bien de tu operación, recuerda que un día hablamos de mi operación aquí en Ecuador, donde me insertaron tres BYPASS., en la coronaria izquierda, la círcunfleja y la coronaria derecha, esto con ambas safenas, se que la operación es de riesgo, pero confío en nuestros hermanos cubanos, sus conocimientos y su capacidad humana. Espero que el SEÑOR, te proteja y todo sea satisfactorio. Un abrazo a la distancia Dr. Lázaro Francisco Yero.

    • Norka Zamora dice:

      Saludos a esa familia tan linda.
      Mis mayores deseos de la pronta recuperacion del Dr. Ornia.Que Dios los bendiga hoy y siempre.
      Besos para los ninos. Y un abrazo fuerte para ustedes. Siempre los recuerdo. Un beso.

  5. Lizandra Díaz Blanco dice:

    Gracias por dedicar un espacio a un hombre tan grande. Jamás he conocido a alguien con semejante sensibilidad, fe y talento para curar y servir al prójimo.

  6. Jadiyer Acosta dice:

    Mi querido profesor,un ser humano excepcional, un profesional aun superior,todos te queremos y admiramos en especial la familia acosta marcelo.Un abrazo

    • Claudia Pérez Acosta dice:

      Muy cierto.Merecido homenaje a nuestro profe y amigo querido.Gracias por sus lecciones de vida más allá de las cuestiones médicas.Varias generaciones le estaremos agradecidos siempre.

  7. Andres Cintra dice:

    Excelente trabajo, aunque son pocas las palabras para un ser humano tan grande y maravilloso. Fui su alumno y quienes hemos estado cerca de el hemos sido bendecidos con sus ensenanzas y el amor y respeto al projimo. Ese hombre de Dios es un ser que camina silencioso pero realizando grandes hazanas, un abrazo profe Ornia desde la distancia.

  8. raul dagoberto gonzalez leal dice:

    Soy especialista pediatra compañero de estufios de Ornia desde tercer hast dexto año de la carreraServicial inteligente sobre todo la modestia que siempre le caracterizo.
    Compañero de aulas.de actividades de la feu a la cual perteneciamos.actividades de preparacion combativa al final de cada curso academico Agregar a ello el mes que realizabamos trabajo medico asistencial
    Siempre le tengo presente dentro de mis compañeros de estudios que fuimos bien unidos y como expresa el pretendemos mantener la linea de nustros profesires que nos formaron
    Deseo para Ornia una orinta recuperacion mi querido amigo y colega Dr. Raul Dagoberto Gonzalez Leal
    En estos momentos ne encuentro en Timor Leste

  9. Yaquelin Jiménez Camero dice:

    Miguel Ornia fue profesor mío en la Iglesia y médico personal,es una persona extraordinaria que vive para el servicio del prójimo,todo con mucho amor y paciencia.Cuando asistía a sus clases de moral cristiana la verdad no quería que se acabara el tiempo me envolvía en un mundo tan bonito,siempre le sacaba una anécdota a cada tema y nosotros encantados mirándole y escuchàndole.Es una persona que trasmite paz y tranquilidad…..Gracias profe por estar siempre para tu pueblo.Así son los designios de Dios.

  10. ariel gomez garacia dice:

    Excelente trabajo periodistico, de nuestro querido profesor Ornia, para los que fuimos sus alumnos, muchos de los cuales sabemos que el recuerda con mucho cariño, es un orgullo haber contado con profesor y persona de tanta calidad humana y cientifica como el profesor Ornia, bien sabemso como es su trato a los apcientes, a sus alumnos, a sus amigos y a quien se le presente para solicitarle su ayuda, somos testigos de cuento tiempo demora en salir del Hospital cuando en su caminar por los pasillos lo interrumpen varias personas y siempre tiene una explicacion para cada persona. En comclusion nuestro profesor es un ejemplo a seguir por todas las nuevas genraciones de medicos.


Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.