Zafra de cara al cielo

Pese a la baja madurez de la caña y a las lluvias, la cosecha en Sancti Spíritus mantiene adelanto en la producción de azúcar

La estabilidad del abasto cañero será determinante en la zafra.
La estabilidad del abasto cañero será determinante en la zafra.


A punto de llegar al primer mes de operaciones y ya con los dos centrales activos, la zafra espirituana reporta, hasta el día 13, adelanto en la fabricación de azúcar, resultado relevante si consideramos que la caña tiene una madurez inferior a lo previsto, lo cual imposibilita obtener el rendimiento industrial planificado y, además, las precipitaciones han mojado varias veces la cosecha han obstaculizado las actividades del corte y tiro.
Toda vez que la incorporación del central Melanio Hernández es muy reciente, la evaluación a la marcha de la campaña se concentra en el Uruguay, industria con una molida acumulada ligeramente superior al 80 por ciento programado, pese a que la lluvia representa, con el 12 por ciento, la principal causa del tiempo perdido en la fábrica, de por sí situado en parámetros favorables.
Manuel Pérez Siberia, director de Operaciones de Zafra en la Empresa Azucarera Sancti Spíritus, declaró que las fuerzas de corte y tiro vinculadas al Uruguay han demostrado capacidad para responder a la entrega de caña, a la vez que sobresalen la calidad del azúcar y el trabajo en el área energética.
De acuerdo con el directivo, la zafra en el territorio tiene, hasta ahora, un solo problema: el rendimiento industrial está por debajo del plan debido a la falta de madurez de la caña, comportamiento asociado al poco frío y a las altas temperaturas y condiciones de humedad, de manera que el cultivo ha seguido creciendo; “lo miras, y parece que estamos en el mes de julio”, subraya Pérez Siberia.
La caída del rendimiento industrial —según puntualiza— ha provocado moler unas 21 000 toneladas de caña sin respaldo de producción, lo cual llevado al esquema de la cosecha en la provincia significa un gasto del 16 por ciento de la materia prima para fabricar el 13 por ciento del compromiso azucarero.
Si por un lado la situación del cañaveral tiene claras implicaciones en la zafra y en las variables económicas, sobre todo en las industrias porque pagan materia prima sin todo el respaldo de azúcar, el estimado agrícola parece afincado —está al 108 por ciento—, una buena noticia ante ese sobreconsumo de gramínea, “pero estamos seguro que habrá más caña”, sostiene Pérez Siberia.
Detalla la fuente que el central Melanio Hernández, responsabilizado con alrededor del 25 por ciento del plan de la provincia, se comporta bien en estos primeros días, mientras de forma integral el balance de recursos de la cosecha abre posibilidades de moler en ambos ingenios en las normas previstas, de manera que la amenaza que puede tener la zafra —precisa— está en la lluvia.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.