Periódico de Sancti Spíritus

En el reino de la guayabera (+fotos)

Con una tecnología de punta en el taller El Artesano, de Zaza del Medio, se confeccionan guayaberas a clientes de toda Cuba

sancti spiritus, zaza del medio, guayaberas, emprova

Con mejores condiciones cuentan los trabajadores del Taller El Artesano. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Cuentan algunos lugareños que el ganadero José González, residente en la hacienda Zaza, fue el primero en usar una camisa holgada, fresca, de mangas largas y con cuatro bolsillos al frente, ideales para llevar la fuma y los avíos más necesarios, la cual fue confeccionada por su esposa Encarnación López, utilizando unas cuantas varas de tela de hilo que le enviaron sus parientes desde Andalucía, España, a través de un paquete de correo.

Dicen los entendidos sobre el tema que pronto el nuevo vestuario fue conocido en toda la jurisdicción espirituana, donde otros campesinos solicitaban a sus comadres la hechura de dicha prenda y luego, cuando los hacendados acudían al puerto de Trinidad para vender barras de guayaba que elaboran de forma manual, llevaban puesta la camisa, que al principio tuvo varias denominaciones como la de yayabera, porque la usaban los residentes en las inmediaciones del río Yayabo, y posteriormente, guayaberas, asociándola a los mercaderes del dulce.

sancti spiritus, guayaberas, zaza del medio

Amplia resulta la muestra de guayaberas que se confeccionan en Zaza del Medio. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Ya en 1952 Ramón Puig monta una tienda-sastrería en Zaza del Medio para confeccionar distintos tipos de ropa, con el predominio de la guayabera a la que le practica nuevas modificaciones, principalmente en las alforzas y cantidad de botones. Desde aquí salen camisas para toda la isla, incluidas las solicitadas por  importantes figuras de la política y la sociedad, empresarios, artistas…, pero fue el propio Puig quien le atribuyó la popularidad, al salir con su auto promocionando el producto por oriente y occidente bajo el eslogan: El mago de la guayabera.

UN SELLO COMERCIAL

Para Anay Cristina Pérez Concepción, la administradora del Taller El Artesano, perteneciente a la Empresa de Producciones Varias de Taguasco, dirigir el colectivo que se encarga de hacer únicamente guayaberas más que un gusto, es un desafío, porque, aunque dispone de un personal capacitado y máquinas de última generación, desde que comenzaron con esta producción, en noviembre del 2016, las demandas crecen por días.

sancti spiritus, guayaberas, zaza del medio

La moderna tecnología permite más agilidad y calidad en las confecciones. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

“Tenemos encargos de muchas empresas y organismos de toda Cuba, además de los pedidos que están dirigidos a la venta en los puntos de la Emprova y en unidades del Comercio, nuestros surtidos son lindos, con tejidos frescos y de calidad, con diversos diseños y precios muy accesibles y en moneda nacional”, expresa Anay, ahora estamos tratando de introducirles su sello comercial, que pudiera ser Zaza-Guayaberas haciendo énfasis en lo de la identidad.

En el área de confecciones de la pequeña pero eficiente industria solo se escucha el sonido de las máquinas; un colectivo compuesto por 21 trabajadores, en su mayoría mujeres, se encarga de todo el proceso desde el corte de la tela hasta la terminación.

Martha Hernández Amador, una de las 10 costureras del salón, se aferra a la pieza, que poco a poco cobra forma, con una concentración extrema, porque como bien dice: “Todo cuidado es poco, de lo contrario la prenda no queda bien. Aquí hacemos camisas para hombres y blusas, vestidos o conjuntos de mujer, con diversos diseños y bordados, pero manteniendo siempre la esencia de la línea”.

sancti spiritus, guayaberas, zaza del medio

René, el costurero, le imprime un sello de calidad en el acabado de las prendas. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

LA GUAYABERA SE MIRA POR DENTRO

René Mendibur Cañizares es el único hombre costurero del taller. “Desde los 18 años me dedico a la confección de ropas, incluido el diseño, que es lo que más disfruto, pero aquí soy el encargado de darle el acabado a cada prenda, porque en la terminación está el sello que la distingue, es decir, en cada ojal, botonadura y hasta en la revisión, para que no queden hilos ni defectos visibles.

“La guayabera se mira por dentro, antes de revisarla por fuera, los clientes buscan, minuciosamente, cada detalle del acabado, por eso es tan importante esta parte del proceso. Las nuestras son conocidas en muchas partes, recientemente hicimos un envío para el Comité Central y nos llegaron referencias de que hasta el Presidente Raúl elogió la hechura de las mismas”, dice René.

Desandar las áreas del Taller de Confecciones de Zaza del Medio es como ir al encuentro con las raíces de aquella camisa que nació por iniciativa de un ganadero en la hacienda Zaza y hoy se multiplica en muchas formas, tallas, diseños y colores o se exhibe hasta en las Ferias Internacionales de Artesanía (FIART) que cada año se realizan en Cuba.

sancti spiritus, guayaberas, zaza del medio

Guayaberas para mujeres se hacen también en esta fábrica. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Pero cuando parecía que la guayabera ya no tedría más aceptación popular se rescató esta línea de producción exclusiva que hoy lidera la Emprova en la provincia, como si se saldaran cuentas con el vestuario que fue a los campos de batallas, subió a importantes escenarios y hoy usan muchos mandatarios; una razón más para que perdure, como símbolo de identidad de los espirituanos, en un museo, único de su tipo en el mundo, con sede en las mismas márgenes del río Yayabo, en Sancti Spíritus.

*Escambray agradece la colaboración de Jorge Luis Gutiérrez Díaz, presidente de la Unión de Historiadores en Zaza del Medio.


Comentarios

2 Respuestas to “En el reino de la guayabera (+fotos)”
  1. leo dice:

    excellent trabajo el de estas muchachas

  2. yISELL MAS dice:

    Son de excelente calidad sus confecciones. Quisiera tener sus contactos a fin de comprar para los trabajadores del centro.


Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.