En la Universidad con forasteros

 Idolidia Espinosa acogió hace cuatro años la atención a estudiantes extranjeros en la Alma Mater espirituana y ya acumula importantes experiencias en su labor solidaria y fraterna, y con el ICAP

universidad sancti spiritus, enseñanza superior, estudiantes extranjeros
Idolidia Espinosa: “Estas actividades alcanzaron su clímax con motivo del fallecimiento del Comandante en Jefe”. (Foto: Vicente Brito / Escambray).

Para la profesora Idolidia Espinosa Martínez, la atención a estudiantes foráneos durante los últimos cuatro años en la Universidad de Sancti Spíritus José Martí Pérez, ha superado sus expectativas en muchos aspectos por las experiencias enriquecedoras que ha podido adquirir en ese tiempo en su relación con jóvenes procedentes de una veintena de países. 

Ella llegó a ese cargo con el antecedente de haber sido responsable de Relaciones Internacionales en la Universidad de Ciencias Pedagógicas, donde atendió también durante dos cursos el trabajo con los educandos extranjeros.

 “En los últimos cursos —señala— llegamos a tener estudiantes de 18 países. En el 2013 se graduaron 18; es decir, eran estudiantes que habían ingresado en el 2008; pero también en ese año graduamos a otros que habían ingresado en el 2003. En el 2014 graduamos 11, en el 2015 fueron tres, en el 2016 graduamos seis y en julio del 2017 ya ascendieron a 21.

¿Y cuáles eran sus procedencias?

Ellos eran de México, Honduras, Ecuador, Laos, Bolivia, Colombia, Nicaragua, República Árabe Saharaui Democrática, El Salvador, Guatemala, Vietnam, Belice, Santa Lucía, Jamaica y Venezuela. En la última etapa hemos estado además dedicados en la formación de pregrado a estudiantes de Angola.

“Aquí quiero aclarar que estos educandos son los que han cursado carreras completas, porque ambas universidades, la José Martí Pérez y la de Ciencias Pedagógicas, que luego se unificaron, atendieron durante años estancias cortas de estudiantes por convenios con centros homólogos de otros países, entre los que se destacan la presencia de becarios de la Universidad de Montpellier, en Francia, y de planteles canadienses, alemanes y de otras naciones”.

¿Puede describir cómo se relaciona el frente que usted dirige con el

 ICAP en la provincia?

“Se ha desarrollado un intenso trabajo con el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos. Esta ha sido una labor coordinada durante años en la que la delegación del ICAP en Sancti Spíritus ha tenido un fuerte apoyo de los estudiantes extranjeros y nosotros consideramos que la labor desarrollada desde el ICAP contribuye a su formación integral. 

“Como parte de esa interacción se organizan peñas, se desarrollan actividades políticas, se realizó durante años un festival que tenía como propósito fundamental esa formación político-ideológica; pero, sobre todo, el intercambio de culturas y de tradiciones en sentido general, tanto con los estudiantes de nuestra Universidad como con los de la Universidad de Ciencias Médicas.

¿Cuáles han sido las motivaciones principales de esas actividades?

El ICAP ha sido protagonista de los foros debates que se han desarrollado en el marco de estos festivales, centrados por ejemplo en la lucha contra el bloqueo, y están las actividades que se realizaron en apoyo a la causa de la liberación de los Cinco, pero también lo relacionado con las naciones de los estudiantes que teníamos aquí, como ha sido la celebración por el Día de la Unidad Africana, y además en solidaridad con las causas de los pueblos de América Latina y la del pueblo saharaui. Esto alcanzó su clímax en ocasión del fallecimiento de nuestro Comandante en Jefe”.

Hemos observado en varios de estos estudiantes un desempeño especial y contactos con ellos a lo largo de los últimos años que incluso han proseguido al regreso a sus países. ¿Puede ejemplificar?

“Sí, por ejemplo, los que han ocupado cargos destacados, aunque el intercambio se mantiene con todos. Sobresalen los que han presidido las brigadas de solidaridad durante estos años; hemos tenido estudiantes de Colombia, de Honduras, de El Salvador… Precisamente en estas actividades se destacó mucho Vanesa Méndez, una salvadoreña, que adquirió muy buena formación y dirige en El Salvador asuntos políticos e ideológicos en el partido del Frente Farabundo Martí, hoy en el gobierno.

“Pero tenemos también un estudiante laosiano que se formó en una carrera de humanidades y hoy ocupa un cargo oficial en su país. Volviendo a lo anterior, aquí estudió Berta Zúñiga Cáceres, hija de la activista hondureña Berta Cáceres, asesinada por oponerse a la construcción de un complejo hidroeléctrico que habría perjudicado a miles de sus compatriotas.

“Berta Zúñiga fue una estudiante que tuvo una actividad única con la Brigada de Solidaridad con Cuba Che Guevara; ella y su compañero Camilo Bermúdez, un estudiante colombiano que la presidió, le dieron gran impulso, junto a Carlos, un venezolano que hoy dirige la Juventud chavista en un estado de su país. Pero puedo incluir aquí los nexos especiales establecidos con los saharauíes, los angolanos, y de otras naciones.

“Como dato adicional, quiero destacar que en el curso pasado tuvimos la visita, ya después del asesinato de Berta Cáceres, de su hija y de Camilo Bermúdez. Ellos mantienen estrechas relaciones con la Universidad y con el ICAP, y, como siempre, la Universidad los invitó y tuvieron un encuentro a teatro lleno con los estudiantes.

“Fue un intercambio inolvidable, lleno de enseñanzas sobre la lucha de la juventud progresista de nuestros pueblos en el continente y los asistentes que colmaron el teatro calificaron de magistral ese evento”.

One comment

  1. Tambien recuerdo los dos estudiantes chinos, que aunque no eran del mismo plan de estudio y tipo de beca, si los tendremos en el recuerdo como Joaquín y Tony, (en chino no habría forma que recordara sus nombres). Saludos a Idolidia y a todos los que han dedicado tantos esfuerzos a la formación de estos estudiantes.

    saludos a todos los colegas.

    Yohans Guerra Pérez

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.