Periódico de Sancti Spíritus

Eric Rodríguez Hernández: La radio, asidero de mi vida

sancti spiritus, radio sancti spiritus, radio

Eric recibió el reconocimiento Nueva Generación, instituido este año por el ICRT. (Foto: Lisandra Gómez/ Escambray)

El realizador espirituano recibió recientemente el reconocimiento Nueva Generación, instituido este año por el Instituto Cubano de Radio y Televisión

El día que lo tuve delante ya para mí era un viejo conocido. Llegaba a mi casa cada semana con una frase que repetíamos al unísono, como si la hubiésemos ensañado más de mil veces: “Siempre de mañana”.

Yo me quedaba embobecida con sus curiosidades y esa forma tan peculiar de generar enigmas y misterios. Él se adueñaba del horario y me obligaba a repetir la rutina, siete días después.

Luego, llegó el primer encuentro en pleno pasillo de la CMGL Radio Sancti Spíritus. Yo, la novata, estudiante universitaria, deslumbrada con cada uno de sus departamentos. Él, ya un director de programas con reconocimientos; guionista de las principales propuestas culturales que cursaban el éter y máximo responsable de la propaganda. No había duda, era de los profesionales de quien debía beber porque “el que a buen árbol se arrima…”.

Y a Eric Rodríguez Hernández, quien pocas veces se le escucha en silencio porque camina escoltado de una algarabía que estremece toda la emisora, ese refrán se le ajusta perfectamente.

“Creo que tengo más de lo que he merecido desde el punto de vista profesional”,  me dice mientras lo acorralo en uno de los estudios de esa segunda casa de ambos, donde compartimos risas, sueños, llantos, preocupaciones y hasta criterios encontrados, como sucede en cualquier familia.

Y es que él todavía no se cree lo que ha logrado, desde que puso los pies en el lobby de la planta provincial de radio en el 2001, tras su graduación en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas. Ni idea tenía de qué podía hacer, pero desde su entrada al medio descubrió un ambiente creativo.

“La radio para mí fue un amor a primera vista, un deslumbramiento. A los pocos días de estar y conocer a gran parte de su colectivo, muchos de los cuales se convirtieron en amigos, supe que este era mi lugar”, reconoce, mientras acomoda cada recuerdo.

“Comencé cuando Carlos Rafael Diéguez, entonces el director de este medio, inauguró el Departamento Metodológico y pasado un tiempo compartí mis labores allí con la responsabilidad de la propaganda, hasta que me dieron a escoger y me decidí por dirigir esa última labor, donde me mantuve durante 16 años porque era lo que más me acercaba a la realización artística”, refiere.

¿Cómo de las investigaciones sociales llegas a la programación?

“Un buen día me descubrí soñando con cosas que quería hacer aquí. Algunos han sido imposibles, pero otros sí han podido concretarse. Entonces, me lancé tras la estela de varias personas del medio. Pregunté mucho cómo se hace, qué es esto, tengo esta idea y te confieso que siempre he tenido las puertas abiertas de esta emisora. Así, el 14 de octubre de 2002 debuté como guionista de la entonces Revista cultural Cuarta dimensión. Luego se sumaron otros proyectos hasta la actualidad”.

Sin dudas, entre todos ellos, Siempre de mañana ya tiene tu sello. ¿Cuál ha sido la clave?

“Me he planteado como principio fundamental lograr la cercanía con la audiencia. No soy un locutor en el término exacto de la palabra. Me voy más por la onda de la comunicación, de llegar a las personas, de contarle cosas de su interés. Creo que el secreto está en la forma en que se las digo”.

Precisamente, esa fórmula tan propia de Eric Rodríguez Hernández le ha dado muchas recompensas. En su currículo suma varios premios. Mas, en las últimas horas tocó a sus puertas el reconocimiento Nueva Generación, instituido este año por el Instituto Cubano de Radio y Televisión, una noticia que todavía lo desconcierta.

“Soy heredero de generaciones anteriores radialistas porque el saber de grandes luminarias las llevo en mí. La radio espirituana se caracteriza por un grupo de personas muy jóvenes y otras más experimentadas y en el medio estoy yo. Por momento es una situación muy compleja porque tienes que elegir uno de los dos lugares. Y como escoger es muy complejo, no lo he hecho. Me he mantenido al margen y pregunto a ambas partes la opinión y tomo lo mejor. Este medio necesita humildad; más allá de la dosis de talento se precisa de camaradería, entrega absoluta y un sentido de pertenencia que roce con responsabilidad con mayúsculas”.

Mencionaste que la radio te deslumbró, ¿aún existe ese brillo?

Si un sol no se ha apagado es ese. La radio, asidero de mi vida, es algo que me impulsa a seguir adelante. Por eso, en un futuro me veo haciendo lo de todos los días, tratando de buscar nuevos programas, temas de interés y, sobre todo, tratar de que este medio, que por momento se queda relegado, se sume a las nuevas tendencias, a las nuevas épocas. Todo ello, no como timonel del barco, pero sí como miembro de su tripulación.


Comentarios

2 Respuestas to “Eric Rodríguez Hernández: La radio, asidero de mi vida”
  1. Yaisel dice:

    Eric que contento me pone leer este trabajo y enterarme de que has sido merecedor de un premio tan importante. Me alegra muchísimo. Ahora vienen a mi mente los momentos de las evaluaciones de locutores en la emisora, de las preparaciones con Yamilet Valdés para enfrentarnos a tan complicada evaluación artística como lo es la de nuestra especialidad. De verdad hermano, un abrazo bien grande de mi parte y el deseo de que esa pasión por la radio y por los medios de comunicación nunca se apague. Tu necesitas de la radio, pero la radio espirituana también necesita de ti, de tu talento y entrega. UN ABRAZO BIEN GRANDE

  2. AHS yayabo dice:

    La AHS en Sancti Spíritus le envía felicitaciones por el logro alcanzado.
    Sigue adelante!!!!
    http://www.ahsyayabo.cubava.cu
    yayaboahs@gmail.com
    @ahsyayabo


Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.