Periódico de Sancti Spíritus

Estación de Investigaciones de Granos a la riposta

Firmada por la ingeniera Yolaisi Marce Matos, directora en funciones, la Estación Territorial de Investigaciones de Granos Sur del Jíbaro, radicada en el municipio de La Sierpe, hizo llegar a nuestra Redacción una carta de respuesta a lo publicado en la edición del pasado 23 de septiembre en esta misma columna bajo el título “Maestría desprotegida”.

El texto recoge las consideraciones de la entidad acerca de los planteamientos del lector Yoel Flores del Castillo, quien se desempeña allí como especialista del Grupo de mejoramiento genético en el cultivo del arroz y cursa una maestría en Ingeniería Agrícola en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas.

De acuerdo con lo expuesto en el documento, la dirección del centro sí emitió la carta de autorización para que el ingeniero cursara los estudios mencionados, pero no considera eso un compromiso unilateral. “Las dos partes (…) deben cumplir; si existen indisciplinas la institución, en análisis y acuerdo, puede suspender lo que pudo haber sido considerado un beneficio: financiar ese tiempo”, consigna la carta. A seguidas informa, aunque no precisa fecha, que en el análisis de seguimiento a la actividad de superación y capacitación, según consta en el acuerdo No. 88, la dirección decidió anular su permiso y dejar el tiempo restante de la maestría por cuenta del trabajador. Dicho paso fue dado en atención a violaciones que “no se corresponden con el comportamiento que debe mostrar un profesional en nuestro centro y considerar que ya no es un interés institucional bajo estas circunstancias”, se explica.

Más adelante el documento expone que al compañero Yoel Flores del Castillo se le han realizado varios señalamientos en presencia de los factores del centro (dirección, grupo de investigaciones, PCC, Sindicato) por indisciplinas de diversa índole. “Siempre el llamado ha sido a que supere estas dificultades. Sus evaluaciones mensuales del desempeño muestran estos señalamientos, que han sido discutidos con él y firmados por el jefe de grupo de investigaciones y el trabajador”, se consigna.

De igual modo, el documento niega que se haya asignado al remitente la responsabilidad en la dirección de evaluaciones de productos contratados con otros centros de investigación, como plantea en su misiva. “(…) su función en estos es solo ejecutoria, la decisión de si este trabajo puede ser su tesis es del centro que contrató la investigación, cuyo informe debe ser aprobado por el consejo técnico de ese centro y enviado institucionalmente al que financió el estudio”, agrega.

“Esta queja nunca fue tramitada con la sección sindical del centro, ni la sanción reclamada al órgano de justicia laboral de la entidad donde labora el reclamante, no obstante, se dirigió a la CTC Municipal, donde planteó la queja y la compañera secretaria se dirigió a nosotros para esclarecer los hechos (…) y una vez que se le dieron los argumentos del porqué de la medida (…) al parecer compensó las dudas, pues no ha existido otro tipo de indagación. Consideramos que al trabajador en este caso no le asiste razón”, concluye la carta.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.