Forsat: un proyecto para salvar vidas (+fotos)

sancti spiritus, sistema de alerta temprana, forsat, defensa civil, meteorologia
Las lluvias intensas del 2012 provocaron grandes inundaciones de las cuencas Zaza y Agabama que obligaron a evacuar a miles de personas. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

El proyecto, que comenzó en septiembre del 2015, está a punto de concluir el montaje tecnológico y su total puesta en marcha

 El proyecto Forsat (Fortalecimiento del Sistema de Alerta Temprana) para las cuencas Zaza y Agabama, donde en ocasiones de lluvias intensas ocurren grandes inundaciones con peligro para la vida y daños a los bienes de la economía y de más de 39 000 habitantes de 15 comunidades de las provincias de Sancti Spíritus y Villa Clara, se encuentra en su fase final de montaje tecnológico, capacitación del personal y puesta en marcha.

Tras concluir cinco jornadas de trabajo en el taller final, del grupo multidisciplinario y multisectorial que ha tenido a su cargo la instrumentación y desarrollo del novedoso sistema de protección,  que cuenta con tecnología de punta y tuvo su principal aporte en la actualización de los estudios de Peligro, Vulnerabilidad y Riesgo (PVR) y los Planes de Reducción de Desastres de la Defensa Civil, Escambray conformó una visión integradora de los resultados del proyecto, a través del diálogo con personalidades de las ciencias que lo integran.

TECNOLOGÍA DE PUNTA BENEFICIA EL SAT

El doctor Pablo Varona de Varona, director del Centro de Instrumentos y Métodos de Observación del Instituto de Meteorología (Insmet), expresó a Escambray que a partir del proyecto Forsat esa institución científica recibió una Estación receptora de satélites meteorológicos polares, cuya órbita está sincronizada con la Tierra, pasa a una baja altura y, por tanto, da la posibilidad de ofrecer imágenes con una alta resolución espacial del orden de los 250 metros, lo cual le permite ofrecer valiosa información acerca de las características de la vegetación, los espejos de agua, la nubosidad, el mar, la tierra…

sancti spiritus, sistema de alerta temprana, forsat, meteorologia, defensa civil
Doctor Pablo Varona de Varona, director del Centro de Instrumentos y Métodos de Observación, del Insmet. (Foto: Fernando San Miguel)

Seguidamente puntualizó que “esta tecnología no existía en Cuba, o sea, que ha sido instalada gracias al financiamiento que aportó la Unión Europea a través del proyecto Forsat y viene a complementar otras estaciones receptoras de índole meteorológica que se habían adquirido a través de otro proyecto —Dipecho— para las provincias orientales afectadas por el huracán Sandy. Es decir, que, gracias a la ayuda recibida de estos proyectos, promovidos por el Fondo de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Insmet cuenta hoy con una estación receptora de tipo estacionaria, una de Servicios digitales y la estación circunspolar”.

 El eminente científico aseveró: “Esta última reviste gran importancia para la vigilancia meteorológica, ya que se reciben de 10 a 12 órbitas diarias, satélites que tienen sensores a bordo con misiones muy específicas para estudiar el estado de la vegetación, del terreno, útil para el estudio de la sequía, para el problema de los impactos porque se pueden observar los espejos de agua, o sea, cómo ha impactado un evento de lluvia después en el medio ambiente”.

Por último acotó que el satélite de órbita polar recientemente instalado en el Instituto de Meteorología da una información muy detallada de la nubosidad; tiene productos como la máxima agua precipitable, y conjuntamente con la inestabilidad de la atmósfera ayuda al pronóstico de fuertes precipitaciones de lluvia, de modo que, en su conjunto el Instituto de Meteorología está preparado ahora para poder vigilar mejor la ocurrencia de fenómenos de lluvias extremas, remarcó.  

sancti spiritus, sistema de alerta temprana, forsat, meteorologia, defensa civil
Doctora Mirian Teresita Llanes, J. Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología. (Foto: Fernando San Miguel)

   PRONÓSTICO A CORTO PLAZO

   La doctora  Mirian Teresita Llanes, jefa del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología, llamó la atención en el sentido de que, no obstante el proyecto estar dirigido a proteger a los habitantes de las comunidades radicadas aguas abajo de las cuencas Zaza y Agabama, en las provincias de Sancti Spíritus y Villa Clara, el pronóstico hidrometeorológico que permite a las autoridades locales adoptar decisiones oportunas es elaborado y emitido por los institutos de Meteorología y de Recursos Hidráulicos centralmente y se complementa por el Centro Meteorológico Provincial, luego de lo cual es diseminado a los demás actores del proyecto radicados en ambos territorios, a través de la plataforma informática inalámbrica RLAN que se montó.

   En tal sentido, resaltó:  “El  proyecto Forsat ha propiciado un acercamiento entre el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos y el Instituto de Meteorología. En mi opinión esta ha sido una de las mayores fortalezas que ha logrado el mismo. Desde hace muchos años era necesario ese acercamiento y en efecto en este proyecto venimos desarrollando la idea, junto con el Consejo Científico del Instituto de meteorología y los especialistas del Centro de Pronósticos y el Centro de Física de la atmósfera de nuestro instituto, para desarrollar modelación numérica que sea capaz de brindarle a meteorólogos pronosticadores herramientas para poder confeccionar pronósticos  a una escala más pequeña, como sería el pronóstico de las cuencas, que próximamente comenzaremos a emitir con destino a los decisores”.

   ¿Con qué tiempo de antelación el Instituto de Meteorología podrá entregar a las autoridades decisoras este tipo de pronóstico especializado, que tiene un carácter local, tan decisivo para salvar vidas?

“El problema es que muchas veces estos fenómenos están causados no por ciclones tropicales, sino también por sistemas sinópticos, en la escala más pequeña y se pronostican en el corto plazo, o sea que las autoridades tienen que estar en todo momento alertas a este tipo de pronóstico y a los avisos que emita el Instituto de Meteorología, porque en algunas ocasiones sí se puede emitir alertas con periodos superiores a las 72 horas, pero en otras ocasiones no, porque son eventos súbitos que ocurren y en ese sentido debemos tener también una infraestructura de comunicaciones que es muy importante para que estén avisados todos los decisores, de modo que se puedan tomar las acciones a tiempo, ya sea de aviso a la población y/o de evacuación con un margen de antelación para que estén preparados para hacer frente al evento lluvioso intenso”, puntualizó la especialista.

Escambray constató con el máster en ciencias Miguel Eduardo García Ruiz, director del Centro Meteorológico Provincial de Sancti Spíritus, que el esquema de conexión RLAN (Red inalámbrica para intercambio de información entre los actores del SAT) está instalado, de modo que los pronósticos numéricos confeccionados en el Centro de Física de la Atmósfera y emitidos de forma permanente al INRH con una descripción de la situación meteorológica pronosticada, según los criterios del Centro de Pronósticos del INSMET y del Centro Meteorológico Provincial, con esta información  se corre el modelo hidrológico en el INRH y la información resultante es compartida entre todos los actores del SAT en la provincia. Ante la posible ocurrencia de un evento lluvioso extremo el nivel de información es muy completo y profesional y permite la toma de decisión por las autoridades del territorio anticipadamente y el correspondiente aviso público haciendo uso de los medios de difusión.

sancti spiritus, sistema de alerta temprana, forsat, defensa civil, meteorologia
Máster en ciencias Argelio Fernández Richelme, coordinador general del proyecto Forsat. (Foto: Fernando San Miguel)

FORSAT EN FASE CONCLUSIVA

   Escambray abordó también al máster en ciencias Argelio Fernández Richelme, jefe de Servicios Hidrológicos del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos y coordinador general del proyecto, con acompañamiento del PNUD. ¿Hasta dónde ha avanzado el Forsat y en qué momento se encuentra?, indagó.  

“El proyecto está en su fase conclusiva. Inicialmente se concibió para 18 meses, pero debido a algunas dificultades y por suerte para nosotros ha tenido una extensión, es decir, que se inició en septiembre del 2015 y debe concluir en el mes de noviembre del 2017. Empezando por lo que más peso ha llevado en el presupuesto del proyecto, que es las tecnologías de altas prestaciones que se han ido adquiriendo. Esto está en una etapa bastante avanzada, prácticamente todo el equipamiento se encuentra en el país, una buena parte del mismo está instalado y está en fase de puesta a punto, algunas han ido incorporándose a los servicios sistemáticos sobre la marcha, o sea en los servicios de vigilancia hidrológica de las 26 estaciones automáticas que estaban concebidas, 25 están instaladas y prestan servicio emitiendo datos en tiempo real, aunque se encuentran en una fase de ajuste

 “La Estación de recepción satelital de órbita polar que se adquirió para el Instituto de Meteorología ya se instaló y brinda información en fase de prueba. Este es el equipo que aporta la información básica para elaborar el pronóstico meteorológico numérico a partir del cual, en el Instituto de Recursos Hidráulicos hacemos la modelación del alcance de las posibles inundaciones, antes de que ocurran, información que se transmite a los decisores de inmediato. Faltan solamente unos pocos equipos por instalar y para fines de noviembre próximo el Sistema de Alerta Temprana (SAT) debe estar funcionando totalmente, como se concibió.

“Pero el trabajo se centra también en los demás aspectos que tienen que ver  con la índole organizativa y de gestión del conocimiento, tarea en la que destacan la Universidad de Sancti Spíritus José Martí Pérez y la Unidad de Medio Ambiente del Citma de Sancti Spíritus, que asumen la capacitación de los decidores y demás actores del Sistema de Alerta Temprana instalado a instancia provincial, de los municipios que participan en el proyecto y de las comunidades amenazadas por las cuencas Zaza y Agabama. Todas las instituciones que integramos el proyecto en provincias y nación, tenemos el encargo de la Defensa Civil de lograr la sostenibilidad del mismo y extender estos resultados al resto de las cuencas del país.

“Resumiendo, el proyecto Forsat cuenta con cuatro componentes. El primero es la Vigilancia hidrometeorológica, para el cual se elaboraron seis procedimientos digitales e impresos; el componente Decisión, que cuenta ya con seis documentos metodológicos, entre ellos el instructivo para la toma de decisiones por los Consejos de Defensa de los territorios; el tercero es el Aviso público, que está a cargo de los medios de difusión masiva y los Radioaficionados, y por último el componente de Protección a la población, para el cual se elaboraron siete documentos rectores. Como aporte adicional del proyecto se filmaron dos documentales con los actores de las provincias de Sancti Spíritus y Villas Clara”, concluyó.  

FORSAT SE EXTENDERÁ AL PAÍS Y LA REGIÓN

El General de División Ramón Pardo Guerra, jefe del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, al concluir el Taller Final, efectuado en Villa Clara del 14 al 18 de agosto, sentenció que los resultados obtenidos en este proyecto serán compartidos a nivel nacional y regional en el marco de nuevos proyectos que la Defensa Civil continuará desarrollando con el acompañamiento del PNUD. Resaltó lo valiosa de la ayuda económica proporcionada por la Unión Europea, que aportó el financiamiento para adquirir la tecnología de punta montada en las provincias de Sancti Spíritus y Villa Clara y la Estación receptora de satélite de órbita polar donada  al Instituto de Meteorología, que permitirá vigilar y pronosticar no solo eventos lluviosos extremos, sino también monitorear la sequía, huracanes, sismos y realizar estudios climáticos a largo plazo.  

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.