Ganan reporteros espirituanos Premio Anual de Periodismo

Por su relevante labor en 2016, los reporteros de Escambray Gisselle Morales y Enrique Ojito alcanzaron el Premio Anual de Periodismo Juan Gualberto Gómez que confiere la Upec en el país

periodismo, prensa, UPEC, premio, prensa cubana
Gisselle Morales y Enrique Ojito merecieron dos de los cinco Premios Anuales de Periodismo.

Gisselle, merecedora en el 2015 de una mención en periodismo digital en este propio certamen, ahora se alzó con el premio en esa categoría como reconocimiento a su papel en los procesos transformadores conducidos decisivamente mediante la asimilación certera de recursos de la web 2.0, como la interactividad con sus lectores y otros elementos de hipermedia.

La decisión tomó en cuenta por igual los rasgos que distinguen su blog personal, Cuba profunda, caracterizado por “la búsqueda de una Cuba más humana y profunda, que sale a la superficie a respirar gracias a un periodismo sagaz, sobre una realidad diversa, controvertida a veces, y enriquecedora, recreada a partir de la cotidianidad del cubano y de su problemática social, política y económica, con desenfado en el lenguaje y mirada aguda de los claroscuros sociales”.

Ojito, que archivaba dos premios y dos menciones en prensa escrita, ahora vuelve a merecer el máximo reconocimiento “por la maestría, coraje, belleza estilística y sólida preparación del periodista ante las fuentes institucionales, con dominio excepcional de todos los géneros  periodísticos en temas complejos y controversiales de la realidad de una provincia y del país”, de acuerdo con el criterio del jurado.

Este constituye el mejor resultado histórico de los reporteros espirituanos en este certamen, organizado por la Unión de Periodistas de Cuba como parte de la Jornada por el Día de la Prensa Cubana que se celebra cada 14 de marzo en honor al aniversario de la fundación del periódico Patria por José Martí.

El resto de los premios anuales correspondieron esta vez al periodista Wilmer Rodríguez, del Sistema Informativo de la Televisión Cubana; al caricaturista Lázaro Miranda (Laz), del periódico Juventud Rebelde, en gráfica; y a Minoska Cadalso, de Radio Rebelde, en esta categoría.

El jurado otorgó dos menciones en gráfica: una para Marcelino Vázquez, de la Agencia Cubana de Noticias, y otra para Lino García del Soler, de la matancera TV Yumurí.  Angélica Paredes, de Rebelde, obtuvo mención en la categoría de Radio.

Los reconocidos profesionales de la prensa Isabel Moya Richard, directora de la Editorial de la Mujer; Pedro de la Hoz González, del diario Granma, y Eduardo Blas Yassells, jubilado, también fueron galardonados pero con el Premio Nacional de Periodismo José Martí por la obra de toda la vida.

El máximo estímulo que otorga la Upec fue anunciado en un acto en su sede, donde Antonio Moltó, presidente de la organización, destacó el prestigio que han dado los laureados al periodismo revolucionario, desde su pluma sagaz, versátil, profunda y comprometida con las ideas del Apóstol, en las vertientes de género, la cultura y el ámbito militar.

Juana Carrasco, Premio Nacional de Periodismo (2008) y presidenta del jurado, resaltó la integridad ética y capacidad de entrega sin reparos de estos paradigmas de la prensa cubana, que pertenecen al “club de los juramentados, de los que no se cansan”.

En honor a los 125 años del periódico Patria, fundado por Martí; al aniversario 50 de la muerte del Guerrillero Heroico Ernesto Che Guevara, y otras efemérides memorables, se decidió otorgar tres galardones en esta edición.

2 comentarios

  1. Muchas felicidades, merecido premio. Gracias por su labor de mantenernos informados.

  2. Muchas felicidades a esos dos grandes de la prensa yayabera: uno de ellos nacido y criado en ssp, la otra muchachita, made in Sagua, pero devenida espirituana por obra y gracia del destino. Merecido reconocimiento a su labor y entrega!!!!

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.