Golpes de ozono

El ozono troposférico, un gas incoloro, altamente reactivo, está señalado por la ONU como el contaminante más agresivo que se conoce a nivel global

sancti spiritus, medio ambiente, capa de ozono, sanidad vegetal, agricultura, ozono troposferico
El ozono se define como fuente importante en la aparición de plagas y enfermedades que atacan los sembrados agrícolas. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Mucho se habla de la capa de ozono que protege la vida terrestre de la radiación solar, pero poco se sabe —a escala popular— del ozono troposférico, un gas incoloro, altamente reactivo, señalado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como el contaminante más agresivo que se conoce a nivel global y que se encuentra desde la superficie hasta la altura de 10 kilómetros.

Detectado inicialmente en las grandes ciudades a raíz de la contaminación provocada por las industrias y los vehículos, entre otros factores, los estudios especializados demuestran que el dañino gas —situado en el tercer lugar entre los contaminantes que participan en el calentamiento global— no permanece en las urbanizaciones, sino que se traslada a grandes distancias.

La información actual reconoce los daños que provoca el ozono en los bosques, los cultivos, la vegetación diversa y en la salud humana, a la vez que se define como fuente importante en la aparición de plagas y enfermedades que atacan los sembrados agrícolas.

La información actual reconoce los daños que provoca el ozono en los bosques, los cultivos, la vegetación diversa y en la salud humana, a la vez que se define como fuente importante en la aparición de plagas y enfermedades que atacan los sembrados agrícolas.

Cuba no vive ajena a dicha amenaza; desde hace años sigue el rastro al ozono por su ubicación geográfica en la denominada Región Meteorológica 4, donde está probado que las masas de aire de origen continental que arriban al territorio trasladan el contaminante —solo en Estados Unidos circulan unos 200 millones de automóviles—, por lo que varios cultivos tienen abiertos expedientes a estas afectaciones.

El doctor Jesús Ramírez Almoguea, investigador del Instituto de Meteorología (Insmet) y experto en la materia, departió recientemente con especialistas de la Sanidad Vegetal en Sancti Spíritus, a propósito del impacto del gas ozono en la agricultura de la provincia y de la necesidad de estrechar alianzas de trabajo para adaptar el escenario rural a producir en medio de este riesgo.

Se trata de abrir los ojos ante un fenómeno que no es simple literatura científica, es un hecho tan real que el perjuicio está localizado en cultivos como el tabaco, la cebolla, el ajo, los granos y vegetales, porque precisamente el período de mayor concentración del gas se registra entre octubre y marzo, la principal etapa de plantación en la agricultura.

Desde los últimos años experimentados cosecheros de frijol en la zona de Yaguajay asocian “la quemazón de la hoja a los golpes de ozono”. El impacto en el tabaco se expresa, según los entendidos, en manchas y quemaduras de color blanquecino y pardo negrusco, incluso, cuando es alta la concentración perfora la hoja; “parecen lechadas de cal lo que sucede en el tabaco”, ilustran especialistas de Sanidad Vegetal.

Nuestro país figura entre las primeras naciones en crear una protección ante esta contaminación de escala global, pues se admite el daño por el ozono en cultivos universales como la cebolla, la lechuga, el ajo y la papa, en regiones tan distantes como Alemania, Canadá, Grecia y Cuba.

Nuestro país figura entre las primeras naciones en crear una protección ante esta contaminación de escala global, pues se admite el daño por el ozono en cultivos universales como la cebolla, la lechuga, el ajo y la papa, en regiones tan distantes como Alemania, Canadá, Grecia y Cuba.

Cuando el ozono alcanza valores elevados, el Instituto de Meteorología emite avisos de alerta temprana a fin de que la base productiva conozca el peligro y aplique medidas que permitan mitigar el impacto. Aquí radica, junto a la capacitación, una de las herramientas a perfeccionar en el territorio para que fluya la información y, lo más importante, llegue a cada productor, el más interesado en conocer el riesgo y saber cómo actuar.

De acuerdo con el doctor Jesús Ramírez, Cuba también genera niveles de gas ozono, lo que unido a la radiación solar, arroja un incremento en la presencia del contaminante, sobre todo, en momentos del mediodía y, cuando la concentración es alta aparecen daños en la salud de las personas, como es el caso de los asmáticos. “Lo recomendado es tomar abundante líquido y no hacer esfuerzos físicos en ese horario”, advierte el experto.

Si bien los cubanos vivimos más pendientes de la lluvia, la sequía y los huracanes, estos últimos capaces de causar grandes afectaciones en breve tiempo, el contaminante ozono también crea daños y aflora como un peligro que cada vez podrá ignorarse menos de cara a la seguridad alimentaria.

Baste decir que en la Región Meteorológica donde está enclavada Cuba hay países que no conocen la presencia de un ciclón como, por ejemplo, Canadá y Panamá, este último en 200 años. Sin embargo, desde Canadá y Estados Unidos para abajo, todos los países reportan daños por el contaminante.

Cifras oficiales reflejan que Estados Unidos pierde anualmente de 2 a 7 billones de dólares por el impacto del ozono en la agricultura, mientras a escala planetaria esas pérdidas oscilan de 11 a 26 billones, pronosticándose que crezcan de 17 a 30 para dentro de pocos años.

Cifras oficiales reflejan que Estados Unidos pierde anualmente de 2 a 7 billones de dólares por el impacto del ozono en la agricultura, mientras a escala planetaria esas pérdidas oscilan de 11 a 26 billones, pronosticándose que crezcan de 17 a 30 para dentro de pocos años.

El Instituto de Meteorología y Sanidad Vegetal agrupan esfuerzos para encarar en el plano agrícola tal fenómeno, más el hecho que de el ozono esté considerado un contaminante global y de que en Cuba hay evidencias de sus daños, lleva a pensar que el enfrenamiento a esta situación recaba mayor conocimiento y participación institucional y social.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.