Huevos que valen oro (+fotos)

sancti spiritus, huracan irma, avicultura, agricultura, huevos, jatibonico
La Unidad Empresarial de Base (UEB) Reemplazo, de Jatibonico, aparece, dentro del sector, como la más estrujada por Irma. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Rescatar progresivamente la producción del demandado alimento es una de las encomiendas más urgentes de la recuperación en el sector avícola

Duele cada destrozo que dejó Irma por más gratificante que sea el huracán de la recuperación, porque cada daño lacera la economía de la familia, de la institución… Dentro de ese mar de estragos hay uno que irradia su efecto en cada vivienda: el impacto en la rama avícola alcanza dimensiones populares, pues nadie niega lo que representa el huevo en la comida del día a día y, aunque la venta liberada —ahora paralizada— no calmaba todos los apetitos, siempre ha sido la proteína más asequible al consumidor.

Se sabe que la infraestructura de este sector, como otros de la Agricultura, resulta vulnerable ante un evento de tal magnitud, que causó daños de diversos tipos en 51 naves de gallinas ponedoras —el 65 por ciento de los locales productivos—; sin embargo, pese a las generalizadas afectaciones de techo, las muertes ocurridas en esta área, 6 680, apenas representan el 2 por ciento del total de aves en producción.

“Los daños en el territorio no llegan a la dimensión de lo ocurrido en la Avicultura de otras provincias, pero no dejan de ser grandes, se está trabajando con intensidad en la recuperación y podemos afirmar que esta empresa no perdió ni un huevo ni un kilogramo de pienso”, manifiesta Zoila Herrera Chaviano, directora general de la Empresa Avícola Sancti Spíritus.

sancti spiritus, huracan irma, avicultura, agricultura, huevos, jatibonico
En Reemplazo están las futuras ponedoras del 2018 que gozan de buen estado de salud. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

EL REEMPLAZOTIENE GARANTÍAS

La Unidad Empresarial de Base (UEB) Reemplazo, de Jatibonico, aparece, dentro del sector, como la más estrujada por el huracán, al extremo que afectó 11 de las 15 naves dedicadas a la cría y desarrollo de las futuras ponedoras, por lo que la recuperación total de esa granja se enmarca para mediados de octubre.

“Oiga, aquí en La Yaya las rachas asustaban hasta a los guapos; les echamos comida y agua a las aves, pero cuando el viento se puso pesa’o, tuvimos que protegernos nosotros en el almacén de pienso;  los techos de las naves volaban como si fueran papalotes”, cuenta Pablo Reyes González, integrante del colectivo.

Aunque las jornadas de estos días no alcanzan para realizar todo lo que hace falta, Ernesto Moreno Martínez, el director de la unidad, todavía vive el desconcierto de aquellas horas. “Protegimos los techos, incluso los amarramos con alambres y ni así resistieron. Como concentramos las crías en cuatro naves, hoy le puedo decir que para la destrucción que tuvo la unidad murieron pocos animales, solo 1 117, de un total de más de 61 000”.

El colectivo de la UEB Reemplazo no ha conocido el descanso después del 10 de septiembre allí la máxima es aprovechar hasta el ultimo rayito de sol para avanzar en la reposición de los techos y demás daños, con las mismas planchas recuperadas, y de esa misión se encargan dos brigadas: una de fuerzas del sector y otra de la Empresa de Talleres Agropecuarios.

“Aquí están las futuras ponedoras del 2018, gozan de buen estado de salud, el compromiso es entregar en diciembre este lote y recibir el nuevo que estaría listo para el ciclo productivo del segundo semestre del otro año. Hay condiciones para asegurar el reemplazo y tenemos que prepararnos por si nos piden hacer envíos a otras provincias”, explicó Ernesto Moreno.

sancti spiritus, huracan irma, avicultura, agricultura, huevos, jatibonico
Irma causó daños de diversos tipos en 51 naves de gallinas ponedoras. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

PONEDORAS AL BATE

Según Zoila Herrera Chaviano, las ponedoras perdidas no afectan el futuro para enfrentar los planes de huevos; “claro, tenemos que recuperarnos”, precisa. “La producción bajó al 70 por ciento de lo que aportábamos antes del ciclón y hasta el 21 de septiembre estábamos ya al 83.5, pensamos recobrar los niveles normales en la primera quincena de octubre; el reemplazo dañado, equivalente al 1 por ciento de ese rebaño, tampoco compromete la producción de huevos, eso se busca con eficiencia y viabilidad”, subraya.

Explica también que, desde el punto de vista técnico, se aprecia una respuesta de las ponedoras “más rápida de lo que esperábamos, aunque reiteramos que la gallina es una máquina de producción biológica, su recuperación es progresiva en la medida en que se restablezcan en las unidades todas las condiciones de alojamiento, comida, agua y manejo”.

Añade la fuente que la empresa completó en septiembre la distribución del huevo de la canasta básica, encargo que, junto al consumo social y el Turismo, conforma el destino principal de un renglón incluido en el balance nacional.

“El resto de la producción que vamos a generar estará a disposición del país, por lo que hoy no hay decisión de venta de huevo liberado. La Avicultura tiene afectaciones en varias  provincias, donde se incluyen los territorios con mayor peso en la entrega de huevos. Por ejemplo, la producción de Artemisa de un día equivale a tres jornadas en Sancti Spíritus”.

Gracias al trabajo del colectivo espirituano, se ha recuperado más del 90 por ciento de las instalaciones dañadas, de ahí que los esfuerzos mayores se concentren ahora en la atención y manejo de las aves con vistas a rescatar la estabilidad productiva, a la vez que la entidad no renuncia al sobrecumplimiento del plan anual fijado en 74 millones de huevos, un alimento de primera necesidad y que, por estos días, vale oro.

sancti spiritus, huracan irma, avicultura, agricultura, huevos, jatibonico
Largas jornadas de trabajo despliegan los techadores en la unidad Reemplazo, de Jatibonico. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.