Periódico de Sancti Spíritus

Meteorólogos pegaditos a Irma (+fotos)

huracán Irma, recuperación, meteorlogía, CITMA

Los especialistas del Grupo de Pronósticos no le perdieron pie ni pisada a Irma. (Foto: Vicente Brito / Escambray)

La labor del Centro Meteorológico Provincial resultó muy profesional e invaluable durante el paso del huracán por las cercanías del territorio

En sus más de 40 años el reconocido meteorólogo Freddy Ruiz jamás había visto nada igual y, a pesar de su experiencia, cuando Yaguajay se empezó a poner infernal por la inminencia del huracán Irma, el estrés y la presión laboral le jugaron una mala pasada que ahora se disfruta como anécdota de humor negro, pero en aquel momento puso a todos los pelos de punta.

“Instantes antes de la afectación recibí una llamada celular del jefe del grupo de pronósticos, pero no lo escuchaba bien. Él me estaba diciendo que el ojo venía por arriba de los cayos, pero entendí que nos iba a afectar en tierra y cuando se lo digo a los compañeros que estábamos reunidos en Yaguajay lo que se formó allí fue un zafarrancho de combate. Pero me quedé encasquillado porque ese movimiento no me parecía lógico, llamé de nuevo, regresé a la reunión, rectifiqué y entonces se escuchó un murmullo, la gente allí respiró más tranquila”, cuenta ahora mucho más relajado.

SINGULARIDAD Y ENSEÑANZA DE UN HURACÁN

Si alguien se mantuvo pegadito al huracán Irma antes, durante y después de su paso por la costa norte del territorio espirituano fueron los trabajadores del Centro Provincial de Meteorología: “Dimos la primera alerta temprana el lunes 4 previendo la posible afectación, luego trabajamos ininterrumpidamente hasta este otro lunes. A última hora ya no había pronósticos escritos, sino verbales, en intercambio directo con las autoridades de la provincia”, rememora Freddy.

¿Acaso este resultó el ciclón más intenso que usted ha vivido?, ¿qué lo distinguió de sus tantos antecesores?

“Este es el más intenso que he vivido. Ha habido otros categoría 4 por el sur, pero pasaron más lejos de la costa. Irma era gigantesco, excepcionalmente intenso, incluso con vientos de 295 kilómetros por hora, durante muchas horas y eso no es habitual. Es el quinto huracán más intenso de todos los tiempos en la cuenca del Atlántico y el cuarto más intenso que afecta Cuba desde que existen registros en 1751. Pudiera ser un resultado del cambio climático”.

¿Cuáles enseñanzas le dejó el paso de Irma para su labor como meteorólogo?

“Nos quedamos con los deseos de tener una estación meteorológica en la costa norte para poder registrar los vientos con precisión y no estimarlos. Todos los días uno aprende. La población, sobre todo la de Yaguajay, no tuvo la percepción del riesgo, eso es un problema que debemos superar, la población tiene que actualizarse, instruirse, respetar las orientaciones de la Defensa Civil. Nunca habíamos recibido vientos fuertes sostenidos desde la península de Ancón hasta playa Vitoria. Todavía se está estudiando para llegar a un consenso, pero podemos considerarnos dichosos porque por razones meteorológicas y geográficas no recibimos su mayor intensidad”.

A pesar de que en Sancti Spíritus no tocó tierra, según las últimas estimaciones Irma pasó entre 25 y 30 kilómetros de la costa espirituana, aproximadamente desde las cinco y hasta las siete de la mañana del pasado sábado, aunque sus efectos se hicieron sentir aquí durante más de 36 horas.

A esa hora en que se apretó el zapato a la provincia la salvaron de peores consecuencias la forma más estrecha de cintura que adopta en el mapa este territorio, donde solo se ubica un municipio al norte; la velocidad de traslación más rápida que adquirió el fenómeno frente a las costas de territorio; y la cayería cercana que funcionó como especie de parabán, al punto de que las penetraciones del mar resultaron mínimas, mientras que en la distante costa sur se hicieron sentir con mayor fuerza.

NO SOMOS ADIVINOS

huracán Irma, meteorología, recuperación, Sancti Spíritus

Los jóvenes del Centro Meteorológico Provincial se mantuvieron activos todo el tiempo. (Foto: Vicente Brito / Escambray)

Aun cuando los análisis y estadísticas de los especialistas sobre “Irma” no han cerrado conclusiones, ya se reconoce como un sistema inédito en la cuenca del Atlántico. Los jóvenes del Centro Meteorológico inscriben esta como su primera experiencia práctica de un ciclón tropical.

“En la escuela todo es más calmado, estudias, aprendes; aquí no había tiempo para pensar, había que tomar decisiones rápidas porque de ellas dependía la vida de las personas y el cuidado de los recursos”, cuenta Lester Lorenzo, jefe del grupo de Pronósticos.

Mientras que Aleysbert Domínguez, administrador de la red informática, insiste en la importancia de mantener la infraestructura de las comunicaciones y la informática como herramientas fundamentales: “Tuvimos estabilidad, excepto algún bache cuando falló el grupo electrógeno en una estación, pero se resolvió enseguida. Teníamos montada una red inalámbrica, se aseguraron las antenas y todo fluyó con rapidez”.

A pesar de la lejanía en que se encontraban del centro del huracán, la red de estaciones meteorológicas —ubicadas en Sancti Spíritus, Trinidad, Topes de Collantes y El Jíbaro— también hicieron lo suyo enviando cada hora los datos precisos, a pesar del viento y la lluvia a la intemperie, donde a veces precisaban salir a medir.

Miguel García, director del Centro Meteorológico Provincial, insiste en la fortaleza de los vínculos con las autoridades del Consejo de Defensa en el territorio, en el cual “de manera seria y responsable, se utilizaron las informaciones y sugerencias de nuestros especialistas sobre la trayectoria y las principales afectaciones que nos podía ocasionar este evento”.

También pondera la utilidad del sistema de alerta temprana Forsat y, principalmente, el compromiso y la entrega de todo su colectivo, que ahora continúan manteniendo la vitalidad del sistema meteorológico sin importantes afectaciones.

¿Cómo valora la calidad de los pronósticos emitidos porque la anunciada recurva nunca ocurrió en los lugares previstos?

“El pronóstico de trayectoria no fue difícil. Siempre se dijo que las cosas se pondrían peores en la mañana del sábado, cuando pasara el ala derecha. El punto de recurva era difícil de precisar. La onda no era lo suficientemente profunda, por eso se movió más al oeste”.

El resto de los especialistas de esa área agregan que los pronósticos no van al detalle y la atmósfera tropical resulta muy dinámica por lo cual ante el más mínimo cambio se modifica la trayectoria. Además el avance de la ciencia, aunque significativo en este campo, no ha logrado describir todos los procesos.

“Hubo consenso y calidad de los partes, pero siempre estaremos sujetos a un error, no somos adivinos —recalca Freddy Ruiz—. Los ciclones tropicales hay que seguirlos a corto plazo porque pueden variar la trayectoria y la intensidad en poco tiempo y hago la alerta porque la temporada ciclónica concluye el 30 de noviembre y está muy activa. Esto no se ha acabado”.


Comentarios

2 Respuestas to “Meteorólogos pegaditos a Irma (+fotos)”
  1. cadillac dice:

    ¨La población, sobre todo la de Yaguajay, no tuvo la percepción del riesgo¨ me gustaria saber en que se baso para decir eso….t

  2. Importante dice:

    Y ahora pregunto yo, que pasa que Yaguajay no tiene una estación meteorológica en la costa norte para poder registrar los vientos y el agua y realizar mejores pronostico, eso debe ser prioridad para la provincia.


Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.