Presidente cubano lamenta deceso de esposa de Lula Da Silva

Raúl Castro Ruz, tras conocer el fallecimiento de Marisa Leticia Bocco, envió un abrazo al querido amigo Lula en un sentido mensaje
cuba, brasil raul castro, luis ignacio lula da silva
Las sentidas condolencias del dignatario cubano se unen a las ofrecidas también por otros jefes de Estado del continente.

 
El presidente cubano, Raúl Castro, expresó este cuatro de enero en un mensaje al exmandatario brasileño Luis Ignacio Lula Da Silva, sus condolencias por la reciente muerte de su esposa Marisa Leticia Bocco.

‘Puedo comprender como te sientes. Recibe, en nombre del pueblo, del Gobierno de Cuba y en el mío propio, nuestra afectuosa solidaridad y sentidas condolencias, que hago extensivas a la familia’, manifestó el líder cubano en la misiva.

De acuerdo con la nota, publicada en el diario Granma, las sentidas condolencias del dignatario cubano se unen a las ofrecidas también por otros jefes de Estado del continente como el venezolano Nicolás Maduro, el nicaragüense Daniel Ortega, el boliviano Evo Morales y su propia compañera de lucha, Dilma Rousseff.

En su cuenta de la red social Twitter, Maduro dio a conocer que habló por teléfono con Lula, a quien le transmitió su solidaridad ante la muerte de la exprimera dama brasileña.

Asimismo, Ortega en su mensaje envió a Lula ‘un abrazo amoroso y solidario de su familia y el pueblo nicaragüense, en este momento profundamente triste de la partida de doña Marisa’.

Por su parte, el jefe boliviano de Estado, lo hizo también en las redes sociales y en Twitter.

Mientras Rousseff, aseguró en facebook que ‘hoy es un día triste para todos los que conocen y admiran a doña Marisa Leticia. Sabemos del amor y la fuerza que siempre prestó al presidente Lula. Una mujer de fibra guerrera que conquistó el espacio y jugó un importante papel político’.

La esposa del expresidente brasileño falleció a los 66 años de edad, tras sufrir un derrame cerebral el pasado 24 de enero.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.