Rafael Gómez, el hombre que musicalizó una ciudad

Teofilito compuso boleros , vals , guarachas , habaneras , congas , claves  , puntos guajiros  y danzones .Pero su obra más destacada fue el bolero Pensamiento

sancti spiritua, cultura, rafael gomez mayea, teofilito, trova
Teofilito legó a la trova cubana más de 200 canciones que forma parte de la identidad cultural de Sancti Spíritus.

Admirada por el patrimonio cultural resguardado aquí, Sancti Spíritus se premia sobre todo por ser escenario de un valioso movimiento de la trova tradicional cubana durante el siglo XX, encabezado por Rafael Gómez Mayea.

Este género, conocido por sus altos valores musicales y poéticos, comenzó su ascenso en Cuba hace más de un siglo con el concurso de varias generaciones de trovadores, hasta el presente, cuando todavía se entonan aquellas composiciones primigenias.

Eventos como el Cubadisco 2017, dedicado en esta edición a la trova, apuestan por la promoción y rescate de los acordes y la sonoridad de ese ritmo, que atesora en esta ciudad la memoria de uno de sus más prolíficos compositores.

Conocido por el apodo de Teofilito (1889-1971), este artista legó a la trova cubana más de 200 canciones de un repertorio inestimable que forma parte de la identidad cultural de Sancti Spíritus y de Cuba.

Conocido por el apodo de Teofilito (1889-1971), este artista legó a la trova cubana más de 200 canciones de un repertorio inestimable que forma parte de la identidad cultural de Sancti Spíritus y de Cuba.

Su tema Pensamiento, registrado por primera vez en 1923 en la voz de Rita Montaner, es reconocido como un himno espirituano tanto por el público cubano como el internacional.

La investigación ‘Presencia espirituana en la fonografía musical cubana’, de Gaspar Marrero, asegura que dicha composición cuenta con más de veinte grabaciones de estudio, realizadas por voces como la propia Montaner, Omara Portuondo, Tito Gómez, La Sonora Ponceña, Benny Moré, Barbarito Diez, entre otros.

Marrero advierte que, aunque la trova permanece fuertemente arraigada en el imaginario popular y conserva su vigencia en la isla, en su devenir se ha renovado con distintas corrientes musicales más cercanas a la modernidad.

Sin embargo, en Sancti Spíritus decenas de conjuntos de trovadores mantienen intacto el repertorio que identifica a la región, legado en buena parte por Gómez Mayea (Teofilito).

DE PENSAMIENTO Y OTRAS CANCIONES 

Investigadores de la obra y la vida del compositor espirituano consideran como destacable su desempeño multifacético en la música.

Según José Ezequiel Cardoso, durante su carrera el autor de Pensamiento integró dúos, tríos, parrandas, coros de claves, además de dirigir y componer piezas para todos los formatos.

‘Se trata de un músico que tocaba lo mismo con sus hermanos en el trío de los Teofilitos; que en un dúo con Alejandro Fernández, conocido como Macario; que instrumentaba para la banda de música y tocaba clarinete y guitarra’.

‘Gómez Mayea no fue un artista empírico. Estudió música con un violinista llamado José Solas y aprendió solfeo y armonía en una academia’, recuerda este investigador.

Dentro de los coros de clave, agrupaciones cubanas peculiares por su sonoridad y presentación, Teofilito aportó muchas de sus composiciones, que amenizaban el ambiente de la ciudad a inicios del XX con competencias entre conjuntos.

Según Cardoso, el músico fundó y dirigió el Coro de Jesús María en 1914 pero gracias a su empeño esta tradición -casi desaparecida en la década del 30- resurgió en Sancti Spíritus, donde se conserva desde 1962 el único conjunto de este tipo en el mundo.

‘También fue fundador de la parranda Hermanos Sobrinos y en mayo de 1953 creó su trío Pensamiento’. Este nombre identificó además su más importante creación, devenida de una noche de cortejo con la joven Rosa María Ordaz.

El periodista Lino Betancourt refiere que el encuentro ocurrió en la hacienda de la familia Ordaz donde se celebraba el cumpleaños de la joven heredera.

‘En medio del jolgorio los jóvenes propusieron llevar a cabo un juego donde las muchachas tomaban nombres de flores. El premio consistía en bailar un danzón con ella. Todos acogieron con simpatía aquella inocentada propia para la época’, recuerda.

Rosa María adoptó el nombre de Fragancia y una amiga el de Pensamiento pero la homenajeada se decidió a insinuarle a Teofilito su seudónimo e incluso, ofreciéndole un ramo de flores, le dijo: ¿Por qué usted no piensa en mí? 

El músico se decidió entonces a conquistar a la joven Ordaz por medio de su amiga y le cantó: Pensamiento /Dile a Fragancia que yo la quiero /Que no la puedo olvidar. /Ella vive en mi alma, /Anda y dile así: /Dile que pienso en ella, /Aunque no piense en mí.

El músico se decidió entonces a conquistar a la joven Ordaz por medio de su amiga y le cantó: Pensamiento /Dile a Fragancia que yo la quiero /Que no la puedo olvidar. /Ella vive en mi alma, /Anda y dile así: /Dile que pienso en ella, /Aunque no piense en mí.

Esos versos, creados por el poeta casi improvisadamente, se convertirían en un himno de amor dentro de la trova y sobre todo en la melodía que identifica a la ciudad de Sancti Spíritus.

El ensayista espirituano Juan Eduardo Bernal explica que se trata de una canción de cortejo y no de diatriba, tal vez el motivo más poderoso para una aceptación misteriosa por todas las generaciones que han crecido escuchándola en el curso de cien años.

José Ezequiel Cardoso, por su parte, asegura que en este tiempo el tema ha recalado en los más variado formatos: desde la guitarra sola, agrupaciones de danzón hasta la orquestación sinfónica europea.

‘Pensamiento llegó hasta la orquesta de Cámara de Moscú, porque el autor le contó la historia de la composición a un músico soviético llamado Antón Froiro que le pidió la partitura porque la canción le había gustado mucho’.

Señala Cardoso que una noche mientras Rafael Gómez caminaba por una de las calles de su ciudad escuchó su famosa canción de forma instrumental, interpretada por la orquesta de cámara de Moscú.

A pesar de su trascendencia los investigadores insisten en que buena parte de su éxito radica en la sencillez de su composición.

‘La letra es muy simple, algo que realmente es muy complicado de hacer. Se basa, sobre todo, en la repetición de dos versos, eso ayuda mucho a memorizarla. Pensamiento se hace más fácil porque se identifica más con la manera de cantar normalmente la gente’, señala Gaspar Marrero. No obstante, el texto y la música están muy bien elaborados. Una creación trovadoresca y muy criolla, tanto así que identifica a Sancti Spíritus en cualquier parte del mundo. Dondequiera que un cubano o un espirituano que oiga Pensamiento reconoce sus acordes, agrega Cardoso.

De esta forma, el título se inscribe en el repertorio de la música cubana que agasaja a la mujer junto a otras como Mujer Perjura, de Miguel Companioni; La Bayamesa, de Sindo Garay; Longina, de Manuel Corona o Tristeza, de Pepe Sánchez.

Pensamiento representa el espíritu de esta ciudad que la conserva dentro de su repertorio más querido, tal como dice la canción ‘Dile que yo la venero /Dile que por ella muero, /Anda y dile así…’ 

Pero en su forma más pura, Pensamiento representa el espíritu de esta ciudad que la conserva dentro de su repertorio más querido, tal como dice la canción ‘Dile que yo la venero /Dile que por ella muero, /Anda y dile así…’ 

 

 

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.