Sancti Spíritus a la vuelta de un año

Varios acontecimientos marcaron el devenir noticioso en esta provincia, entre estos, la pérdida física de Fidel, el logro de la sede del acto nacional por el 26 de Julio y los avances en diversos frentes socioeconómicos

sancti spiritus, 26 de julio, sancti spiritus en 26, porcino, acopio de leche, arroz, turismo
Por segunda vez, Sancti Spíritus fue sede de las conmemoraciones por el Día de la Rebeldía Nacional. (Foto: Reidel Gallo/ Escambray)

“No podía ser para mí, esta ciudad de Sancti Spíritus, una ciudad más en nuestro recorrido”. Lo dijo Fidel el 6 de enero de 1959 aquella madrugada de llovizna y, sobre todo, de esperanza, cuando la Caravana de la Libertad pisó tierra espirituana, en su camino a La Habana.

En más de una ocasión volvimos sobre estas palabras en el 2016, cuando dos acontecimientos estremecieron el alma de los espirituanos. La última de las noticias llegó el 25 de noviembre con la partida física del guerrillero que 60 años atrás se hizo a la mar desde el puerto de Tuxpan, México, al frente de 81 expedicionarios a bordo del yate Granma, para rescatar a una isla casi ahogada por la dictadura de Fulgencio Batista.

Sancti Spíritus se tornó conmoción. El homenaje sobrevino; primero, con la firma del concepto de Revolución, enunciado por Fidel en el 2000. De nuestros puños salió la rúbrica; nuestras acciones revelarán cuánto hemos hecho para que perviva el legado del hombre que con la camisa abierta aseguró que su chaleco antibalas era moral.

El primero de diciembre pasado el pueblo espirituano no escondió sus lágrimas. Ni hombres ni mujeres, ni niños ni ancianos. Desde Cabaiguán hasta Jatibonico, con una breve parada en el parque Serafín Sánchez, de la capital provincial, rostros emocionados escoltaron la urna de cedro, abrazada por la bandera de rojo, blanco y azul, que guardaba las cenizas de quien iba camino hacia Santiago de Cuba para descansar en el corazón de una roca.

Cuatro meses antes, pareció que el líder cubano había retornado a Sancti Spíritus, provincia que este año mereció la sede de las conmemoraciones centrales nacionales del 26 de Julio, como sucedió tres décadas atrás. Desde que el Buró Político hizo pública la decisión, se trastocó la cotidianidad de esta tierra, cuyos hijos celebramos la noticia con la manga al codo. Toda Cuba miró hacia Sancti Spíritus durante esos días de festejo, cuando fueron abiertas o reinauguradas varias obras de interés económico y social.

La obtención de la sede del acto nacional por el aniversario 63 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes devino premio a un desempeño. Por novena ocasión consecutiva, Sancti Spíritus cumplió su plan de fabricación de azúcar y se convirtió en el único territorio del país en incrementar su producción. La provincia rompió los récords históricos en la producción porcina, la industria cárnica, el camarón de cultivo y la venta de leche vacuna al Estado. Los arroceros espirituanos cumplieron los vaticinios en la producción del cereal.

En el ámbito económico, no pocas son las inconformidades si se consideraran las necesidades personales todavía insatisfechas. No obstante, Sancti Spíritus finaliza el año con el cumplimiento de los compromisos productivos de frijol, maíz y sorgo, destinados a la sustitución de las costosas importaciones.

El Turismo mantuvo su desarrollo sostenido de los últimos años tanto en el sector estatal como privado, gracias al incremento de la afluencia de turistas extranjeros, provenientes, básicamente, de Alemania, Francia, Italia, Canadá, Reino Unido y España.

Dentro de la propia actividad turística, el Campismo Popular, una modalidad recreativa más cercana al bolsillo, exhibió igualmente una tendencia creciente en sus resultados económicos. Varias acciones de mantenimiento e inversionistas fueron acometidas en las instalaciones con miras a elevar el confort y la calidad en la atención a los clientes.

En el 2016, la solidaridad volvió a desconocer las fronteras geográficas: más de 1 800 colaboradores espirituanos de la Salud protagonizan pasajes de hermandad, lo mismo en comunidades indígenas amazónicas, que en poblaciones marginadas de Brasil o en el altiplano de Bolivia.

Una historia similar y cotidiana es la protagonizada por los cooperantes en las esferas del Deporte y la Cultura en la República Bolivariana de Venezuela, donde se concentra el mayor porcentaje de espirituanos en misiones en el exterior.

En los límites de esta isla grande y bravía, también hicimos nuestro el precepto martiano de que “ayudar al que lo necesita no solo es parte del deber, sino de la felicidad”. En octubre pasado, el huracán Matthew sembró tempestad y desolación en el Oriente cubano; Guantánamo parecía un cuadro dantesco. No había otra opción: decenas de trabajadores espirituanos hicieron las mochilas con lo imprescindible y acudieron de inmediato.

Hacia Baracoa, Maisí, San Antonio del Sur e Imías enrumbaron colectivos de la Empresa Eléctrica, de agropecuarios, forestales, de las telecomunicaciones, así como de acueducto y alcantarillado. Tampoco podría anularse la solidaridad mostrada por otras entidades que desde Sancti Spíritus aportaron a la recuperación de Guantánamo con la producción de materiales constructivos. En fin, otro capítulo de hermandad entre cubanos.

Sin olvidar el desafío de incrementar aún más la calidad en los servicios médicos, la Salud despide el año con avances concretos: aumentan las cirugías, las consultas en la atención primaria y los pacientes que acuden a los servicios de Rehabilitación, por citar apenas estos ejemplos.

La formación de recursos humanos en este sector prosiguió y la Universidad de Ciencias Médicas computó la mayor matrícula desde su inauguración oficial en 1986 por el líder histórico de la Revolución cubana Fidel Castro.

Durante este curso escolar más de 72 000 estudiantes acuden a las aulas de la Enseñanza General, con el aliciente de que dos alumnos espirituanos obtuvieron medallas de plata en las más recientes Olimpiadas Iberoamericanas de Biología y de Química.

A la vuelta de un año, pueden releerse no pocas páginas escritas por la Cultura regional, entre estas, la XXV Feria Internacional del Libro, verdadera fiesta editorial, que rebasó esta vez el municipio cabecera y se extendió a Trinidad, Fomento y a Cabaiguán.

Las celebraciones de la XXVII Jornada Nacional de la Poesía, del XXVII Festival de Teatro Aficionado Olga Alonso y del II Festival Latinoamericano de Rock Patria Grande —como subsede—, y las actuaciones del Ballet de Camagüey, de la cantante Ivette Cepeda y de otras agrupaciones de la provincia y del resto del país marcaron, asimismo, la vida cultural, favorecida por un amplio proceso inversionista y de mantenimiento en una de parte de la red de sus instituciones.

Entre altas y bajas cierra el deporte espirituano este año. En el segundo de los casos, la selección de mayores de los Gallos reportó su peor desenvolvimiento en una Serie Nacional de Béisbol. Para bien tres representantes de la provincia integraron la lista de los mejores atletas del año en Cuba: el voleibolista y novato del 2016, Osniel Melgarejo, por su desempeño nacional e internacional; el boxeador juvenil Jorge Alejandro Griñán, medallista de plata de los 49 kilogramos en el Campeonato Mundial de San Petersburgo en esa categoría y titular nacional; y el yudoca Yangaliny Jiménez, presea de bronce en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro en la división de más de 100 kilogramos.

Otro acontecimiento de significación hizo titulares: la consulta de dos documentos emanados del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba: Conceptualización del modelo económico y social cubano de desarrollo socialista y Plan nacional de desarrollo económico y social hasta 2030: propuesta de visión de la nación, ejes y sectores estratégicos.

Desarrollado desde el 15 de junio hasta el 20 de septiembre, el proceso de discusión acumuló más de 8 000 propuestas, formuladas para enriquecer ambos textos y evidencia de un real ejercicio democrático y de participación de la ciudadanía en la toma de decisiones del país.

En el año del aniversario 40 de la fundación de los órganos locales del Poder Popular, Sancti Spíritus continuó el programa de reanimación de comunidades, con la participación de varios organismos y entidades y de los propios pobladores de los asentamientos rurales.

“No hay dicha sin honra y sin Patria”, sentenció Martí, y “para la Patria nos levantamos”, diría también. Porque lo creemos, Sancti Spíritus realizó con éxito el Ejercicio Estratégico Bastión 2016 y homenajeó a su hijo más ilustre, el Mayor General Serafín Sánchez Valdivia, a 120 años de su caída en combate en Paso de las Damas, en Taguasco. Serafín hizo suyas las palabras de su amigo entrañable, el Maestro de todos, la Patria “no será nunca triunfo, sino agonía y deber”.

Se despide el 2016, y Sancti Spíritus se hará al camino del nuevo año. Es tiempo de recuento y de palabra viva, que debe cosecharse en acciones por el bien de esta Cuba inmensa y nuestra.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.