Sancti Spíritus: Cultura tributaria a mitad de camino

sancti spiritus, onat, oficina nacional de la administracion tributaria, campaña de declaracion jurada, trabajo por cuenta propia, cuentapropistas
De los más de 1 740 contribuyentes de la provincia, 1 531 son de Trinidad, y la gran mayoría arrienda en CUC. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

La casi totalidad de los contribuyentes espirituanos realizó la Declaración Jurada sobre los ingresos personales; sin embargo, persiste la subdeclaración

La campaña de Declaración Jurada sobre los ingresos personales ya es agua pasada; aunque sus ecos llegan hasta hoy. Y resulta explicable. Cada proceso de este carácter precisa de una recapitulación, que esta vez viene de la mano de Roberto Gutiérrez Medina, director de la Oficina Nacional de la Administración Tributaria (ONAT) en Sancti Spíritus.

Iniciada en enero y concluida el 30 de abril, la campaña convocó a los cuentapropistas que ejercen su actividad dentro del Régimen General de Tributación; a los artistas, los creadores y al personal de apoyo de la Cultura; a comunicadores sociales y diseñadores de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales, y a quienes trabajan en sucursales extranjeras.

Al comentar los resultados, Gutiérrez Medina les colocó asterisco a algunas estadísticas: en esta ocasión declaró el 99.9 por ciento de los obligados a hacerlo, cifra nunca antes alcanzada por el territorio espirituano y entre las mejores de Cuba. Apenas tres contribuyentes no cumplieron sus deberes para con el fisco.

A lo anterior debe agregarse un aumento en los ingresos brutos declarados en relación con el ejercicio fiscal precedente. No menos significativo es el crecimiento en 27.9 millones de pesos de los ingresos en el presupuesto del Estado al término de los cuatro primeros meses del año, con respecto a igual etapa del 2016.

¿A qué razones fundamentales obedece el saldo a favor?

Responde a un sostenido proceso de control fiscal, que hemos perfeccionado de año en año. Fortalecimos el control fiscal tanto masivo como selectivo, y demostramos, al unísono, la capacidad de la Administración Tributaria de llegar a la mayoría de los grandes negocios del territorio. Entre las razones no podemos olvidar un empleo más sistemático de los medios de comunicación con el propósito de aumentar la cultura tributaria.

Otro factor influyente es el nivel de información logrado por nuestra Oficina con terceros; hablo de datos acopiados con las agencias turoperadoras, movimientos de cuentas bancarias, en Internet, donde están publicados los precios de los servicios de los negocios no estatales. Además de eso, la Administración Tributaria posee más de cinco años de información de lo que declaran e ingresan los contribuyentes.

Ustedes miraron con lupa a Trinidad el año anterior, ¿de cuáles dividendos concretos puede hablarse hoy?

De los 44 propietarios de paladares a las cuales se les determinaron diferentes cantidades de deudas, 38 pagaron y cinco la conveniaron con el presupuesto. Solo hubo una reclamación, que está ahora en los Tribunales. Previamente fueron caracterizados esos negocios y se intercambió con sus dueños.

Ese proceso de control generó riesgos entre los propietarios. Por ello, en la más reciente campaña se constató un crecimiento exponencial en los ingresos declarados; aunque no estamos satisfechos completamente. Hay quienes declaraban años atrás 500 000 pesos y ahora unos 4 millones de ingresos brutos.

¿Hacia qué actividad la ONAT enfoca más la mirada hoy?

Nos estamos abriendo a otras figuras que son de servicio directo al Turismo como el arrendamiento de viviendas y habitaciones. De los más de 1 740 contribuyentes de la provincia, 1 531 son de Trinidad, y la gran mayoría arrienda en CUC.

La fiscalización la iniciamos este año. Hemos requerido a 127 arrendadores; el 72 por ciento declaró por debajo de sus ingresos. De los 92 subdeclarantes, 55 ya rectificaron.

sancti spiritus, onat, oficina nacional de la administracion tributaria, trabajo por cuenta propia, cuentapropismo
Roberto Gutiérrez Medina, director de la ONAT en Sancti Spíritus. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Lamentablemente, la subdeclaración sigue rondando.

Así es, y una muestra está en que ese problema se detectó en el ciento por ciento de los 126 contribuyentes que recibieron un control intensivo en esta campaña; de ellos, 123 ya rectificaron. Eso demuestra que falta cultura tributaria, a pesar de que esta ha mejorado.

No pocos contribuyentes aseguran no conocer el destino del pago de sus tributos y creen que va a la nada.

Esos ingresos van a sufragar los gastos del sector presupuestado del municipio, es decir, de Educación, Salud, Cultura, Servicios Comunales, y, por tanto, el beneficio también llega a los contribuyentes.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.