Tuinucú ya no espera (+fotos)

sancti spiritus, reanimacion de comunidades, tuinucu, poder popular, consejo popular
El bulevar del centro comercial es la parte más concurrida en Tuinucú. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

El desaliño quedó proscrito en la localidad taguasquense, beneficiada con más de una veintena de obras sociales

En Tuinucú quedaron atrás los días en que el central Melanio Hernández pujaba por mantenerse entre los de mejor rendimiento en el país, pero el ajetreo de estos días dice que algo ha cambiado, aunque las personas que llenan el centro del poblado sean las mismas y siga idéntico bullicio en las áreas del centro comercial.

Y es que la estampa de aldea macondiana, la misma que, según sus habitantes, siempre iba a ser la misma, ha quedado atrás por obra y gracia del Programa de Reanimación de Comunidades, la labor del Gobierno, empresas e instituciones y de los propios habitantes.

DE HISTORIA Y OTROS ASUNTOS

Tuinucú, uno de los bateyes azucareros emblemáticos de la provincia espirituana, tiene también su historia; fue allí, a escasos 5 kilómetros de la cabecera provincial, donde el ingeniero eléctrico de origen norteamericano Frank Jones realizó la primera transmisión de radio en Sancti Spíritus y desde allí dieron a conocer partes del tiempo e irradió música cubana hasta los lugares más insospechados.

En Tuinucú nadie se cae de la mata; los asuntos más peliagudos son conocidos y la agenda de Alkelis Gutiérrez Salabarría, el presidente del Consejo Popular, engorda con planteamientos tan repetidos que cargan con años a cuestas, por eso se repite en cada opinión la satisfacción general por lo realizado en los últimos meses en materia de beneficios sociales y por el cambio de imagen de un lugar que no está tan olvidado como algunos creen.

sancti spiritus, reanimacion de comunidades, tuinucu, poder popular, consejo popular
Alkelis Gutiérrez Salabarría, presidente del Consejo Popular. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

METAMORFOSIS EN EL BATEY

Desde la comodidad de uno de los bancos del pequeño bulevar, Orestes González, un hombre que ha vivido parte de su vida en el emporio azucarero, reconoce lo que pueden la unión y el deseo de hacer.

“Esto ha cambiado y se trabajó mucho en la reanimación. Esta vez todos se han interesado en que Tuinucú cambie, pero faltan algunas cosas, entre ellas poder disfrutar de las ofertas del mercado Ideal, hay productos que todavía tenemos que ir a buscar a Sancti Spíritus. Si resolvemos eso y recuperamos el restaurante, sin prestar servicio desde hace 25 años, me doy por satisfecho”.

Cuentan por allá que ese despertar empezó hace cerca de un lustro cuando finalmente se cumplió un reclamo de más de 40 años: la creación de un círculo infantil.

“Con el tiempo las principales instalaciones se fueron deteriorando y, tras la reorganización que hubo en el Ministerio del Azúcar, ese organismo se fue quitando responsabilidad con la comunidad que en su momento quedó en tierra de nadie y decayó la atención hasta el accionar del Gobierno a partir del 2012. Pero el mayor impulso se enmarca en la etapa 2016-2017 con la reanimación de toda la zona comercial. Una de las obras de mayor impacto es el microparque frente a la tienda de víveres con bancos, luminarias, macetas y un enrejado colonial. Es la obra cumbre de la reanimación, bautizada por la comunidad como bulevar”, puntualiza Alkelis.

Tuinucú sigue con la aureola de pueblo pintoresco, pero con retoques que alcanzan a la panadería-dulcería, los consultorios, la farmacia y la escuela primaria, esta última el centro más importante de la localidad en materia de formación integral, escogida como prototipo del municipio para el proyecto Transformar para educar, dirigido a la familia.

“El estadio era un camino vecinal, un potrero de caballos y el paso corriente de cuantos carretones tiene el pueblo, una indisciplina difícil de controlar porque no tenía cerca perimetral. No obstante hoy está en condiciones de recibir algún evento. Se rescató, además, la cancha deportiva que hacía 20 años que estaba muy deteriorada y se repararon todos los consultorios incluido el del asentamiento de Caja de Agua y el de servicios extendidos de la zona urbana”, explica el presidente del Consejo Popular mientras recorre con la vista el panorama que se extiende hasta más allá del campo de pelota.

sancti spiritus, reanimacion de comunidades, tuinucu, poder popular, consejo popular
La creación de una tienda de la cadena TRD es de las acciones de mayor impacto entre los pobladores. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

TUINUCÚ LLEVA OTRA TEMPORADA

Para Misdaly Hernández, trabajadora de la biblioteca, si importante fue el rescate de instituciones como la Casa de la Cultura, también lo fue el resurgimiento de entre las ruinas de la famosa Tienda de los chinos, en Caja de Agua, nunca reparada en la historia del período revolucionario o el nuevo parque infantil de ese asentamiento, y la feria realizada con motivo del suceso: “Nunca había visto eso en Tuinucú, solo debe repetirse más a menudo. Es increíble el cambio. La población se siente satisfecha y agradecida”.

Los números hablan del resultado de las acciones que llevaron a mejorar el nivel de vida de los tuinucuenses: se resolvieron 53 de los 80 planteamientos pendientes incluidos el alumbrado público, además de que materializó uno de los pedidos más recurrentes en las reuniones de rendición de cuenta: una tienda de la cadena TRD.

Según los jóvenes, el verano trajo nuevos aires y en las noches “es verdad que tenemos este pequeño bulevar para ‘descargar’, pero la cobertura celular es muy mala, ¡ah!, y aspiramos tener una conexión wifi”.

En la agenda de muchos quedan asuntos para otra vuelta entre los que no escapan los huecos que quedan en las calles y viales maltratados por el tráfico de una intensa zafra, el mal estado de las redes hidráulicas y la necesidad de contar con un transporte los fines de semana. Pero en la mente casi todos perdura el contraste entre el antes y el ahora porque, como diría una colega, Tuinucú ya no espera, no está sola o desterrada de la memoria de la gente y tampoco cuelga los guantes; la localidad, con su gente, tendrá infinitas oportunidades para seguir cambiando cosas y mantener esa imagen renovada y pintoresca que la distingue de otros bateyes cubanos.

 

13 comentarios

  1. Leído canizares

    Muy lindo tuinuci

  2. Hay que tener los ojos cerrados para escribir sobre la reanimaciòn de Tuinucu.
    Entre muchas cosas el sentido de belleza se ha perdido en las ùltimas decadas.

  3. El primer daño que se hizo en el Central a principios del 60 fue cortar los frondosos árboles que daban sombra a los portales y embellecían la calle principal. Las fotos que he visito me sacaron las lagrimas al ver tanto abandono de las principales construcciones. No sé si esas edificaciones las podrán restaurar. Prefiero quedarme con el recuerdo del Tuinucú en el que fuí felíz. ?

  4. Muy bonito el pueblo y todo lo que se ha realizado. Hacen falta varios cambios así en otros poblados…

  5. LA VERDAD SE VE MUY BONITO Y NO ES MENOS CIERTO QUE LE HACIA TREMENDA FALTA,

  6. Fernando Alexander Isidoria Espinosa

    Es mi pueblo donde me crié y me formé hay esta mi familia mi hija, mis amigos de infancia y de la adolescencia, esa fue mi vida prácticamente saludos para la población de tuinucu.

  7. Muchas felicidades para todos los que hicieron posible que Mi Pueblo este lindo , felicidades.

  8. Mi querido Tuinucú. !Cuántos recuerdos! Me alegra grandemente por su población, en verdad ya lo necesitaban.

  9. Tuinucu es simbolo de deterioro. Tuinucu hasta midad de los 60 era una maravilla. Comparen fotos y se caeran las lagrimas a ver la aldea de la forma actual.

    • Estoy muy de acuerdo contigo José. Veo las fotos de mis padres cuando Tuinucú era Tuinucú y da lástima lo que queda de eso.

  10. Lourdes Soto Guelmes

    Muy lindo Tuinucú. Felicidades a Alkelis, presidente de este consejo popular y a su pueblo. Disfrútenlo. Ya pronto estaré por ahí también.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.