Yoandry Rodríguez, el mejor productor de capa de tabaco en Sancti Spíritus

No estoy arrepentido de haber dejado la casa en la ciudad. Lleva trabajo, pero mientras haya resultados no importa

sancti spiritus, cabaiguan, tabaco tapado, frutales
El tabaco tapado exige mucho. El éxito está en darle, en cada momento, lo que precisa, explica Yoandry. (Foto: Oscar Alfonso/ACN)

Las dos caballerías de tierra que se divisan desde la Autopista Nacional semejan un perfecto tablero de ajedrez, una «magia» solo posible gracias a la consagración, desde hace diez años, del usufructuario Yoandry Rodríguez Porras.

«Llegué con apenas 23 años y esto estaba lleno de problemas. Comencé a trabajar día y noche y, al poco tiempo, obtuve mis resultados. Eso me dio fuerzas para seguir hasta hoy», comenta este joven, reconocido actualmente como el mejor productor de capa de tabaco en Sancti Spíritus.

Pero ese no es el único cultivo que en su propiedad refresca la vista de quienes caminan unos metros tierra adentro, desde el borde de la Autopista hasta el portón que delata una casa rodeada de frutales.

«Tenemos malanga, frijol, plátano macho, cebolla, yuca, tomate y col, y la mayoría se planta intercalada para aprovechar más el agua cuando se riega y el tiempo de atención. Los frutales son para el autoconsumo», así describe el método asumido, que le ha dado muy buenos rendimientos.

—¿Por qué apostar por el uso de fuentes renovables?

—Lo del biogás surgió gracias a la visita del proyecto Biomás-Cuba. Me explicaron los beneficios y me aventuré.  Hoy en la casa se cocina todo el año con gas, sin afectarme los bolsillos y de una forma natural: lo obtengo del excremento de los animales. Con el uso del molino de viento ahorro energía para extraer el agua mediante la turbina y llevarla hasta los sembrados.

Este usufructuario de la cooperativa de créditos y servicios Nieves Morejón, del municipio de Cabaiguán, ha cosechado éxitos también en la ganadería y la cría de porcinos.

—¿Arrepentido de haber dejado la casa en la ciudad?

—No. Lleva trabajo, pero mientras haya resultados no importa. Aquí estaré, junto a la familia y mis trabajadores, echando para adelante, aprovechando todo lo que tengo a mi alcance.

«El tabaco tapado exige mucho. Hay que ser exacto porque el éxito está en darle, en cada momento, lo que precisa. Tengo otros proyectos, como mantener las cercas eléctricas para que los potreros sigan en buenas condiciones. Quiero incorporar otra casa de cura de tabaco, para tener tres, hacer unos túneles de posturas y, en tiempo muerto, también sembrar hortalizas».

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.