Arroyo Blanco en el mapa de la guerra (+fotos)

La presencia de importantes personalidades de la historiografía cubana en el valle de la Poza Azul confirma la valía de la huella patria que atesoran sus montañas

jatibonico, arroyo blanco, maximo gomez, historia de cuba, serafin sanchez
Jóvenes de la localidad reeditaron la toma de este poblado por el Mayor General Máximo Gómez Báez. (Foto: Oscar Salabarría/ Escambray)

La caballería mambisa del siglo XXI recibió en Arroyo Blanco a René González Barrios, presidente del Instituto de de Historia de Cuba quien presidió la reedición de la toma de este poblado por el Mayor General Máximo Gómez Báez en aquel último combate de la Guerra Necesaria el 27 de julio de 1898.

En la Casa de Cultura de la localidad, la Parranda Típica de Arroyo Blanco, moldeada con las esencias de los Sánchez Valdavia, entonó un canto de lucha para dar la bienvenida al visitante e inaugurar la jornada de celebración.

Luego en la añeja Ceiba del Camino Real quedó develada una tarja del 20 de mayo de 1902, día de la instauración de la República. La colocación de la palca fue posible gracias a la restauración de la misma por un grupo de especialistas de la Oficina del Historiador de La Habana, dirigida por el Doctor Eusebio Leal Spengler.

jatibonico, arroyo blanco, maximo gomez, historia de cuba, serafin sanchez
Presentación del texto Arroyo Blanco 1898: el otro fin de la guerra (Foto: Oscar Salabarría/ Escambray)

 Además se presentó el texto Arroyo Blanco 1898: el otro fin de la guerra, de la investigadora Lurdes María Méndez Vargas, el cual narra los acontecimientos del que se supone fue el último combate de la contienda organizada por José Martí. En el volumen también se publican fragmentos del V tomo —inédito— del Diario del Soldado de Fermín Valdez Domínguez.

Durante la presentación del texto González Barrios dijo que hay que seguir rindiendo tributo a la Familia Sánchez Valdivia en Arroyo Blanco, “hay que retomar la idea de la escultora Thelvia Marín Mederos —ya fallecida— para erigir un Monumento a una prole solo comparada con los Maceo Grajales del Oriente redentor”. Se trata de aunar voluntades para que el Palmar cultivado por tres generales mambises pueda lucir un detallado conjunto escultórico que de igual manera pretende exaltar la figura de valerosas mujeres que participaron en la contienda.  

“Arroyo Blanco fue uno de los nudos militares más importantes del Ejército Español en la Guerra de Independencia, por aquí también  pasaron el General venezolano Salomé Hernández, Francisco Villamil, el andaluz Diego Dorado, el alemán Oton Smith, los Cavadas cienfuegueros y por supuesto Máximo Gómez en disimiles ocasiones”.

El episodio del 27 de julio de 1898 marca la hidalguía de los bandos contendientes, sobre todo, la altura ética y moral del Generalísimo quien soñó siempre en despedir al adversario con una magnífica Parada Militar y ello lo hizo el día de la Capitulación de Arroyo Blanco.“Quizás el último gran combate en 30 años de lucha  anticolonial, lo cual sitúa a este pedazo de Cuba en la ruta de la liberación nacional, un orgullo digno de sus moradores, quienes con tanto empeño y parabienes demuestran el amor a la tierra que pisan vuestras plantas”, concluyó González Barrios.

Con el olor a la misma pólvora mambisa que todavía hoy domina el horizonte bajo la Loma del Heliógrafo, y a 120 años de historia se reeditó en Arroyo Blanco la toma de la localidad por el Mayor General Máximo Gómez y la legendaria familia Sánchez Valdivia.

jatibonico, arroyo blanco, maximo gomez, historia de cuba, serafin sanchez
Tarja restaurada por especialistas de la Oficina del Historiador de La Habana. (Foto: Oscar Salabarría/ Escambray)

One comment

  1. Me parece muy bueno el articulo,lamentablemente (ya sea de forma intencional o no) se olvidaron del principal protagonista del 27 de julio de 1898. Me refiero al General José Miguel Gomez, importante caudillo mambi, mano derecha de Maximo Gomez y presidente de Cuba.

    “Al Cesar lo que es del Cesar”

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.