Brasil: Lula es oficialmente candidato a elecciones presidenciales

Brasil, Lula, candidato, presidencia
Desde todo el país llegaron seguidores a Brasilia para respaldar la inscripción de la candidatura del ex dignatario.

Lula insistió en que solo pide que los derechos que hace años vienen siendo reconocidos por los tribunales en favor de centenas de otros candidatos también sean observados para él

Por primera vez en la historia electoral de Brasil, decenas de miles de personas se congregaron este miércoles en Brasilia para acompañar el registro de un candidato presidencial: Luiz Inácio Lula da Silva, preso político hace 131 días.

De todos los rincones del país llegaron integrantes del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), el Frente Brasil Popular, centrales sindicales, movimientos sociales y partidos políticos, para aguardar a las puertas del Tribunal Superior Electoral (TSE) por la inscripción de la candidatura del ex dignatario.

Instantes después que la presidenta nacional del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann, mostrara a la multitud el diploma que certifica el registro de la fórmula Lula-Fernando Haddad, el propio candidato a vicepresidente dio a conocer una carta del ex mandatario al pueblo brasileño.

En la misiva, Lula subraya que la Ley Electoral garantiza que solo no será candidato si muere, renuncia o fuera descartado por la justicia.

‘No pretendo morir, no considero renunciar y voy pelear por mi registro hasta el final’, escribió el fundador y líder histórico del PT antes de remarcar que ‘no quiero favores, quiero justicia. No cambio mi dignidad por mi libertad’.

Lula insistió en que solo pide que los derechos que hace años vienen siendo reconocidos por los tribunales en favor de centenas de otros candidatos también sean observados para él, pues ‘no puedo admitir casuismo ni juicio de excepción’.

Recordó además que el Comité de Derechos Humanos de la ONU ya emitió una decisión que impide al Estado brasileño causarle daños irreversibles a sus derechos políticos, lo cual refuerza la imposibilidad de impedirle que dispute las elecciones de 2018.

‘Quiero que el pueblo brasileño pueda decidir si me dará la oportunidad de, junto con él, arreglar este país’, sostuvo.

Presente en el multitudinario acto, la depuesta presidenta constitucional Dilma Rousseff significó que el registro de la candidatura de Lula constituye una victoria contra el golpe de Estado perpetrado en 2016.

Hoy ganamos con nuestra fuerza y convicción; con la certeza de que Lula es inocente. Aquí estamos, enteros, de pie, frente a quienes creyeron que nos iban a destruir, que no resistiríamos, dijo y subrayó que quienes hicieron el impeachment ahora están derrotados, sin un candidato capaz de enfrentar a Lula.

Por su parte, el líder de la central Unica de los Trabajadores (CUT) de Brasil, Vagner Freitas, coincidió en que Lula candidato constituye un triunfo de la democracia y también de la osadía del pueblo, que lo llevará de vuelta al Palacio de Planalto.

Fiscal general electoral impugna registro de candidatura de Lula

La fiscal general electoral, Raquel Dodge, impugnó la candidatura presidencial del exdignatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, registrada este miércoles con el respaldo de decenas de miles de manifestantes a favor de su libertad.
Dodge, también titular de la Procuraduría General de la República (PGR), presentó la petición en las primeras horas de esta noche, alegando la presunta inelegibilidad de Lula por estar condenado en segunda instancia, lo cual lo encuadra en la llamada Ley de Ficha Limpia.

Ya desde julio último, mucho antes de inscribirse oficialmente ante el Tribunal Superior Electoral (TSE) la candidatura del fundador y líder histórico del Partido de los Trabajadores (PT), la togada anticipó que presentaría la impugnación en el momento adecuado.

‘Tomaremos, evidentemente, todas las medidas necesarias para que aquellos que no son elegibles tengan una respuesta rápida de la Justicia Electoral’, amenazó entonces.

De acuerdo con el diario digital Brasil 247, el pedido de registro de la candidatura de Lula cayó en manos del ministro Luís Roberto Barroso, el más ligado a la Red Globo y miembro del ala ‘punitivista’ del Supremo Tribunal Federal (STF), comentó.

Además del pedido de Dodge, el TSE recibió hoy otras dos demandas de impugnación presentadas por candidatos a diputados de la derecha: el actor Alexandre Frota, del Partido Social Liberal (PSL), y Kim Kataguiri, aspirante de los Demócratas (DEM) y uno de los coordinadores del Movimiento Brasil Libre (MBL).

El registro de la candidatura de Lula, preso político hace 131 días en la Superintendencia de la Policía federal (PF) en la ciudad paranaense de Curitiba, fue realizado hoy con el apoyo de unos 50 mil manifestantes congregados en las afueras del TSE después de marchar por la ciudad reclamando la libertad del expresidente.

En una carta al pueblo brasileño leída allí por el aspirante a la vicepresidencia de la República Fernando Haddad, Lula subrayó que la Ley Electoral garantiza que solo no será candidato si muere, renuncia o fuera descartado por la justicia.

‘No pretendo morir, no considero renunciar y voy pelear por mi registro hasta el final’, escribió el ex dignatario antes de remarcar que ‘no quiero favores, quiero justicia. No cambio mi dignidad por mi libertad’.

Lula insistió en que solo pide que los derechos que hace años vienen siendo reconocidos por los tribunales en favor de centenas de otros candidatos también sean observados para él, pues ‘no puedo admitir casuismo ni juicio de excepción’.

Recordó además que el Comité de Derechos Humanos de la ONU ya emitió una decisión que impide al Estado brasileño causarle daños irreversibles a sus derechos políticos, lo cual refuerza la imposibilidad de impedirle que dispute las elecciones de 2018.

‘Quiero que el pueblo brasileño pueda decidir si me dará la oportunidad de, junto con él, arreglar este país’, sostuvo.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.