Daniel Ortega: Pueblo de Nicaragua se ganó el derecho a la paz

Nicaragua, Daniel Ortega
Daniel Ortega enfatizó que “no se puede llevar a la guerra entre las familias nicaragüenses”. (Foto: EFE)

El reto de los nicaragüenses es avanzar hacia la paz, afirmó en Managua el presidente Daniel Ortega durante un homenaje por el Día de la Madres

‘Nuestro mayor compromiso, nuestra obligación es luchar y defender la paz que tenemos que recuperar. El desafío es hacer camino al andar hacia la paz’, enfatizó Ortega, en medio de la ola de violencia y la crisis sociopolítica que atraviesa el país desde el 18 de abril.

Queremos una paz con justicia, salud, educación para los pobres, los pueblos, con derecho al trabajo, seguridad para las familias, desde el que más tiene hasta el que menos, porque todos tenemos los mismos derechos ante Dios y la ley, añadió el jefe de Estado durante su intervención en la avenida de Bolívar a Chávez.

De acuerdo con Ortega, la lucha que hoy liberan por la tranquilidad es un compromiso con las madres de los jóvenes muertos en conflictos armados anteriores, y con las que perdieron a sus hijos en los recientes actos de violencia.

En todos los sitios del país está el testimonio de ese dolor, el cual no puede llevar a la destrucción de las familias, la muerte, la guerra, según manifestó el mandatario, al recordar el largo y duro camino que recorrió la nación para alcanzar la reconciliación.

Durante su intervención también elogió los esfuerzos de la Iglesia católica en pos del diálogo nacional, así como de evangélicos y otras autoridades locales que llaman al cese de la violencia y enfrentamientos en los bloqueos de vías y carreteras.

‘Bendito diálogo donde tenemos empeñados nuestro amor al pueblo, porque este pueblo se ganó el derecho a la paz y estabilidad después de siglos de sufrimiento; y eso derecho tenemos que recuperarlo’, aseguró.

Miles de nicaragüenses se concentraron en la citada avenida para expresar su respaldo a la revolución sandinista y conmemorar a través de un concierto el Día de las Madres.

Los presentes portaron banderas rojinegras del Frente Sandinista de Liberación Nacional y la azul y blanco de la nación, así como carteles con frases que abogan por la paz.

La escalada de agresiones estalló contra reformas del gobierno al seguro social, más tarde derogadas, pero que no detuvieron las protestas, a las cuales se sumaron otras demandas políticas.

Según observadores, tales reformas sirvieron de pretexto para poner en marcha un plan dirigido desde el exterior con el objetivo de desestabilizar la nación y provocar el derrocamiento del gobierno.

Dos muertos y 12 heridos tras ataque de vándalos

El Día de las Madres en Nicaragua se tiñó este miércoles de sangre, tras reportarse la muerte de dos personas y otras 12 heridas, como resultados de ataques perpetrados por grupos vandálicos al término de una marcha opositora en Managua.
De acuerdo con el subdirector de la Policía Nacional, comisionado general Francisco Díaz, criminales financiados por la derecha agredieron a familias que participaron, en otro punto de la ciudad, en una cantanta en honor a las madres nicaragüenses.

Producto de ese ataque, siempre según la fuente, resultaron lesionados siete ciudadanos y cinco efectivos policiales, quienes fueron trasladados a un centro asistencial.

En tanto, se confirmó la muerte de dos personas pertenecientes a la Juventud Sandinista.

Díaz también informó que el nuevo estadio de beisbol Dennis Martínez fue atacado por esos grupos de la derecha, los que también volvieron a quemar las instalaciones de la emisora Tu Nueva Radio Ya.

El comisionado general indicó que, tras cometer estos actos de terrorismo, los delincuentes huyeron con rumbo hacia la sede de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua-Managua, donde -dijo- tienen su guarida.

La capital de Nicaragua nuevamente fue escenario este miércoles de una movilización y marcha con objetivos diferentes y distanciadas en cuanto a sus demandas, mientras grupos criminales insisten en sembrar el terror en las calles.

El pasado 18 de abril, estalló en este país centroamericano una ola de violencia en medio de protestas contra reformas del gobierno al seguro social, más tarde derogadas, pero que no detuvieron las manifestaciones, a las cuales se sumaron otras demandas políticas.

Acorde con observadores, tales reformas sirvieron de pretexto para poner en marcha un plan dirigido desde el exterior con el objetivo de desestabilizar la nación y provocar el derrocamiento del gobierno sandinista.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.