Despiertan los palacios (+fotos)

Tras casi dos años de inactividad, Cabaiguán reinicia, mediante el sistema de arrendamiento, el servicio de fiestas de quince y bodas. El de Sancti Spíritus trabaja para recuperarlo

Con la incorporación de nuevos servicios reabrió sus puertas el Palacio de Cabaiguán. (Foto: Vicente Brito / Escambray).

Una celebración de quince forma parte del sueño de cualquier adolescente; pero, más que eso, constituye una tradición a la que casi nadie en la familia quiere renunciar. La llegada de esa etapa en la vida de las jóvenes semeja la lectura de un cuento de hadas que incluye desde la preparación de la fiesta hasta el montaje de un vals, la selección de los trajes, el peinado y el maquillaje propios para la ocasión.

Algo similar sucede cuando de casarse se trata y la pareja desanda todo un camino de ilusiones que concluye con la firma del libro en la sala marital y la realización del brindis. Pero desde hace unos dos años tales acontecimientos iniciaron una etapa de retroceso hasta tocar fondo, debido al grado de deterioro en que se encontraban las únicas dos instalaciones destinadas a esos fines en la provincia.

Desde la década del 60 comenzaron a funcionar los palacios vinculados a la Empresa de Servicios en el territorio. El de Cabaiguán en una casa que otrora perteneció a una familia de abogados, con un área destinada a los asuntos notariales, y el de Sancti Spíritus, ubicado primeramente en la instalación donde hoy radica la sede de la Asociación Hermanos Saiz; pero que hace años ocupa un inmueble en las afueras de la ciudad.

Gracias al cuidado de algunos trabajadores, la sala matrimonial conservó sus muebles originales. (Foto: Vicente Brito / Escambray).

PALACIOS EN SU SEGUNDA TEMPORADA

El caso es que durante décadas miles de espirituanos hicieron uso de ambos palacios hasta que, por la falta de mantenimiento constructivo, de recursos y de prioridad para su funcionamiento, iniciaron una etapa de retroceso, hasta llegar a perder su funcionalidad. Por suerte, la apertura del sistema de arrendamiento en las unidades del sector posibilitó vincularlos a los trabajadores no estatales.

Es así que Diandis Díaz Hernández, titular del Palacio de Cabaiguán, se vincula a esa instalación. “Nada ha sido fácil desde entonces —dice—, pasamos muchos meses en un proceso de restauración, a pesar de que este centro no era de los más maltratados del sector.

“Aquí hemos hecho muchas acciones, desde la barra de la cantina, hasta la recuperación del patio con todo su entorno, que se utiliza para el desarrollo de fiestas de bodas y quince, eventos y cumpleaños. Desde que abrimos en febrero de este año a la fecha han sido muchas las actividades realizadas, por ejemplo, más de seis bodas de diversas partes de la provincia, incluso de otras como una de las más reciente que vinieron de Pinar del Río porque tenían familiares en Cabaiguán”, alega el joven arrendatario.

En la nueva cantina se preparan coctelerías y otras ofertas. (Foto: Vicente Brito / Escambray).

En lo que pudiéramos llamar la segunda temporada del centro, se inscriben otras tareas que le aportan un sello característico. Bien lo sabe Raúl Machado Rodríguez, antiguo administrador, quien, al pasar al sistema de arrendamiento, quedó como parte del colectivo.

“Aquí se colocó todo el mobiliario exterior, con capacidad para 50 personas sentadas, se instaló un juego de luces y equipo de audio para amenizar los diferentes espectáculos, todo acorde con el tipo de actividad a realizar y los horarios en que se desarrollan. Las personas salen muy agradecidas, pues pueden disponer de la sala matrimonial que conserva sus muebles originales, además, de bufet, comida, bebidas y otras ofertas”, explica Raúl.

Pero las transformaciones no quedan aquí, pues ya se aprobó el proyecto de la sala reservada, que hará tributo a la música tradicional, con una ambientación característica, entre otras iniciativas.

Dentro del propio palacio y como parte del sistema de arrendamiento funciona, igualmente, el estudio fotográfico de Darlys Yely Quintanilla García, una joven que junto a Yumarys, Lisett y Amalia, las estilistas y recepcionista, hacen magia con sus creaciones artísticas.

Estilistas del Palacio preparan a la novia para la celebración. (Foto: Vicente Brito / Escambray).

“Trabajamos de conjunto con el resto de las áreas, las mismas bodas y quinces que fotografiamos aquí son las que por lo general celebran también las fiestas, lo importante es que se rescató el lugar y con él los servicios que antes se prestaban”, asegura Darlys Yely.

EL DE SANCTI SPÍRITUS SE RENUEVA.

Sin prisa, pero con la calidad requerida, se recupera el inmueble que hasta hace unos años funcionó como el Palacio de Sancti Spíritus, un sitio majestuoso por sus dimensiones y premiado por un entorno natural y espacios pocos vistos entre sus similares.

Los trabajos de remodelación constructiva abarcan la totalidad del local, desde los techos de madera y tejas de la casona colonial, hasta el enchape de baños, pisos, el arreglo de la carpintería interior, incluso, la ampliación del área destinada a la elaboración de alimentos.

En el Palacio de Sancti Spíritus trabajan aceleradamente para recuperarlo. (Foto: Vicente Brito / Escambray).

Para Yoelvis Rodríguez, su titular, el reto ha sido fuerte, precisamente por el grado de deterioro en que se encontraba dicha instalación. “Más de seis meses llevamos en estas acciones —acota— y, aunque se avanza, todavía restan trabajos por hacer. Lo importante es dejarlo listo para cuando se abra al público y cuando se planifique cualquier evento se logre un servicio de calidad en una instalación totalmente renovada”.

El caso es que allí, desde Jorge Luis Álvarez, el cantinero, hasta Alcides Hidalgo, el jardinero, ya sienten como suyo este inmueble, pues son ellos los mismos que asumen la reparación de paredes, tuberías, rejas y hasta el arreglo de los muebles originales que quedaron en pie, todo por tener un producto digno que ofrecer al cliente, especialmente a las jóvenes quinceañeras o a las que deciden unirse en matrimonio y celebrar aquí la fiesta de sus sueños.

2 comentarios

  1. Que tristeza trabaje en el palacio viejo en cespedes recuerdo como tres mujeres lo cuidaban como si fuera suyo y después trabajé en el nuevo frente a los laureles lindos tiempos muchas buenas amistades recuperénlo lindo lugar

  2. Que Bueno contra con un local tan Bueno para poderosos celebrate estos eventos. Felicidades

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.