Eglys De la Cruz, reina del tiro centroamericano – Escambray

Eglys De la Cruz, reina del tiro centroamericano

La tiradora espirituana acumula la mayor cantidad de títulos y medallas de esa disciplina en la historia de los Juegos Centroamericanos y del Caribe

sancti spiritus, eglys de la cruz, juegos centroamericanos, tiro
De la Cruz se alista para participar en un clasificatorio que da boletos para los Juegos Panamericanos y los Olímpicos. (Foto: ACN)

Porque siempre se exige al máximo, no regresó con las medallas que pensó. Sin embargo Eglys De la Cruz Farfán trajo de Barranquilla el más suculento de los botines. Sus disparos bastaron para convertirse en la tiradora del área con mayor cantidad de títulos y medallas en la historia de los Juegos Centroamericanos.

Con sus cuatro preseas, tres de ellas doradas, la espirituana elevó su acumulado hasta 17, una proeza que no le quitó el sueño, tan centrada como estaba en sus blancos.

“Yo no tenía nada de eso en la cabeza, Randy, el periodista de la televisión de Sancti Spíritus, me lo dijo en una entrevista, pero yo borré eso. Luego lo supe cuando varias personas lo vieron en Facebook y me dijeron: “Mira, eres la reina del tiro”. Ahí entonces dije: ¡qué bien!, al menos cuando me retire me llevaré algo bueno”.

Es cierto. En esa entrevista Eglys fue más humilde que cautelosa. No se puso a adelantar medallas y dijo no saber si podría o no llegar a lo más alto del podio. Incluso, la proeza conseguida, la dice sin aspavientos, sin toda la conciencia de lo que acaba de conseguir en una cita complicada donde los diez fueron esquivos.

 “Empezamos mal, porque a pesar de que tenemos fusiles nuevos, eso lleva adaptación; no quiero que se entienda como una justificación, pero influye, sin dejar de reconocer que México compitió muy bien. Ellos a lo único que se dedican es a la modalidad de aire y en ella tienen las mejores condiciones”.

Así y todo, el primer oro le llegó en colectivo en el rifle de aire a 10 metros, junto a Dianelis Pérez y su coterránea Lisbet Hernández, con quien obtuvo también oro en 3×40 por equipos. “Nos ayudamos mutuamente, pues ahí influye lo que aporte cada cual y al país le hacían falta nuestras medallas. Lisbet era la más joven de las tres, pero tiró muy bien”.

No obstante, luego las preseas comenzaron a ahuyentarse en una de las competencias más fuertes que ha vivido Eglys, quien debió apelar a toda la casta que le permite el ser la única tiradora cubana con una medalla olímpica (su bronce en Beijing). “No me presioné, al final confiaba en que la experiencia tenía que salir”.

Y salió. Lo mismo para la plateada en el equipo mixto rifle de aire a 10 metros con Reynier Estopiñán que la volvió a dejar inconforme, como para el doblete dorado del cierre en el rifle 3 posiciones a 50 metros, tanto por equipos como individual.

“Es mi especialidad y el nivel es disparejo, aunque ahora se tira el doble en relación con la prueba anterior, donde se disparaba 3×20. En estos momentos que lo pienso no sé cómo me adapté a este cambio porque aquí hay que tirar doble y entrenar doble y hasta triple, pues son muchas pruebas; ya cuando me vi con esos dos títulos, respiré mejor”.

Y fue un respiro de casi cuatro años, preparándose en las condiciones más complejas. “Nos pasamos casi todo el cuatrienio disparando en seco y eso funciona para la primera parte de la preparación, ya al final este 2018 hicimos dos bases de entrenamiento en El Salvador, donde las condiciones eran similares a las que encontramos en Colombia”.

Aunque sigue sin considerar una hazaña lo que ahora conquistó porque, a fi n de cuentas “tiramos lo que hemos estado tirando en el año”, lo de Eglys es más fácil escribirlo que lograrlo, sobre todo si tenemos en cuenta que su cosecha la ha logrado en cuatro citas regionales desde Maracaibo 1998, pues no asistió a El Salvador 2002, ni a Mayagüez 2010, cuando Cuba declinó su participación.

Ahora se toma un necesario descanso en su casa habanera, donde al parecer las tensiones comienzan a visitarla. “Me estoy chequeando la presión porque me está subiendo”.

Puede ser el cúmulo de más dos décadas en la élite del tiro, que Eglys se las siente en la médula. “Ya son 38 años, me siento el rigor de tantos años entrenando y compitiendo”.

Y anuncia las que pueden ser sus últimas tiradas. “En noviembre debo ir a un clasificatorio que da boletos para los Juegos Panamericanos y los Olímpicos de Japón, aunque los propios Panamericanos también reparten plazas, después de eso, ya pienso retirarme. Todos mis éxitos se los dedico a mi tierra”.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.