Exhorta presidente cubano a defender el desarrollo cultural auténtico

Díaz-Canel inetrvino en la clausura de la I Conferencia Nacional del Sindicato de los Trabajadores de la Cultura, que durante varias jornadas sesionó en la capital cubana.

Cultura, Díaz-Canel, sindicato
“La única manera de vencer es mediante la unidad, que debemos defender como principal pilar”, aseguró Díaz-Canel. (Foto: Sergei Montalvo)

A no confundir la voluntad por que existan todas las potencialidades y posibilidades para la creación, con los afanes de mercantilización en el arte, llamó este sábado en La Habana Miguel Díaz-Canel, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en la clausura de la I Conferencia Nacional del Sindicato de los Trabajadores de la Cultura.
Entre todos tenemos que defender el desarrollo cultural y la creación artística despojada de banalidades, vulgaridades y paradigmas que tratan de imponer desde otros lugares, y eso se puede lograr desde el diálogo, el debate, la argumentación y la discusión, expresó el mandatario cubano.
Hay personas que están haciendo todo lo posible por apartar al Estado del ámbito de la cultura, sobre todo los que se oponen a la Revolución, y cuando se va a discutir un tema no quieren que esté presente la
institución cultural, dijo.
Agregó que existe una tendencia a que en vez de hablar de disfrute y apreciación de las artes, referirse al consumo del arte, y quieren que se convierta en mercancía, anteponiendo el interés personal de
enriquecimiento personal independientemente de la calidad y la política cultural de la Revolución, que es desarrollo de la autenticidad.
Díaz-Canel alertó sobre los peligros de la estandarización de la cultura mediante la fractura de la memoria histórica de los pueblos, la negación de su historia e identidad, con un claro contenido perverso y enajenante.
Entre todos tenemos que hacer un trabajo que propicie una plataforma emancipadora para defender en primer lugar la cubanía, la política cultural de la Revolución que existe desde los encuentros sistemáticos de Fidel con los artistas e intelectuales, y expresiones como la campaña de alfabetización, sistema de enseñanza artística, de eventos, y el desarrollo de las artes.
El Presidente dijo que los desafíos siguen siendo los mismos: el asedio imperial y bloqueo desde afuera, la vocación anexionista de algunos pocos desde adentro.
La historia nos ha demostrado que la única respuesta para enfrentar ese contexto es la unidad y el debate cultural tiene que defender como principal pilar la unidad y creo podemos lograrlo, concluyó.

Cuba trabaja en una reforma salarial

Ulises Guilarte de Nacimiento, secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), informó este sábado que Cuba trabaja en una reforma salarial general, asunto demandado con esmero en la I
Conferencia del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Cultura (SNTC).
Según Guilarte de Nacimiento, este tema se atiende con máxima prioridad por la dirección del país, en aras de solucionar la insuficiencia de los salarios como resultado de la baja capacidad de compra ante los altos precios en el mercado minorista.
En el Palacio de Convenciones de La Habana, el dirigente expresó también que esa reforma está condicionada por la dualidad monetaria y cambiaria, y que haya bienes y servicios en la economía para respaldar cualquier tipo de incremento, si no el efecto inmediato es subir los precios y generar inflación.
Otro de los asuntos abordados en los debates fue el rol de los trabajadores de la cultura en el enfrentamiento a la subversión político e ideológica, que se expresa en el presupuesto que cada año dedica el gobierno norteamericano para campañas contra Cuba y, particularmente, contra el sector.
El objetivo es caricaturizar los logros de la política cultural, banalizarla, promover elementos consumistas, eliminar lo auténtico y promover el estilo de vida capitalista, expresó Guilarte de Nacimiento.
La principal fortaleza con la que cuenta la Revolución para enfrentar esta guerra, explicó, son los trabajadores de la cultura, exponentes de la vanguardia artística, y por eso llamó a organizar una programación que integre todo el entramado de instituciones culturales del país.
En la cita, el Secretario General de la CTC anunció también que se va a recuperar el movimiento nacional de trabajadores aficionados, que en su momento y como parte del desarrollo de la política cultural del país, promovió desde la base el talento genuino y autóctono, y del cual emergieron muchos artistas profesionales.

Ratifican a Nereyda López Labrada como secretaria general del SNTC

Nereyda López Labrada fue ratificada hoy secretaria general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura (SNTC), en la jornada de clausura de la I Conferencia de esa organización sindical, que
sesionó en la capital desde el pasado 11 de octubre.
En el Palacio de Convenciones de La Habana se dio a conocer el nuevo Comité Nacional de ese sindicato, compuesto por 11 miembros, entre los cuales destacan un total de ocho mujeres para un 72,7 por ciento.
De igual modo se aprobó el informe central y el aporte de las 136 intervenciones de los delegados durante las tres jornadas del evento, calificado por el secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), Ulises Guilarte de Nacimiento, como una mirada a lo interno de la organización en busca de su mejoramiento.
En sus palabras, el dirigente sindical expresó que la política cultural del país ha tenido siempre como pauta la unión indisoluble entre cultura y libertad, de ahí que resaltó el importante rol que tienen los trabajadores del sector frente a la subversión.
A las sesiones finales de esta I Conferencia del SNTC asistió el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, quien exhortó a los trabajadores de la cultura a
defender la política cultural de la Revolución y el arte autentico con la unidad como pilar fundamental de esa lucha.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.