Gallos reescriben la historia

Béisbol, Gallos, Villa Clara, play off
El joven elenco espirituano rompió todos los pronósticos con su desempeño. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

El equipo espirituano se enfrentará a Villa Clara los días 4 y 5 de enero en el estadio José Antonio Huelga

No pudo existir mejor regalo navideño y de fin e inicio de año. Tras un cierre agónico, los Gallos espirituanos envolvieron en celofán la otra parte de la historia: clasificar entre los cuatro grandes de la Serie Nacional de Béisbol en una reñida versión 58 e iniciar en casa la semifinal vs. Villa Clara al quedar segundos con 32 victorias y 28 derrotas.

Reescribir los trazos que ya habían iniciado cuando burlaron pronósticos y avanzaron entre los ocho, y mucho más entre los seis, no fue tarea fácil. Hubo que esperar hasta la última fecha para la definición que se enturbió con el dale al que no te dio entre cuatro equipos que luchaban por tres boletos después que Las Tunas garantizó el suyo.

Los espirituanos fueron perdiendo la ventaja que lograron al eslabonar nueve triunfos seguidos y caminaron sobre cuerda floja al perder siete subseries al hilo y sintieron la amenaza de un Industriales crecido al final.

Pero, definitivamente, aquella racha sirvió de colchón para soportar la avalancha final e incluso concluyeron como el equipo que más ganó en la segunda fase con 25-20. Y aunque el cierre ante Las Tunas desató controversias y cuestionamientos, tantos como el duelo Villa Clara-Ciego de Ávila, mucho más tras consumarse la eliminación de los Azules; lo cierto es que a la hora en que llegó el desenlace, los espirituanos tenían reservas de donde agarrarse.

Nada puede empañar la hombrada de los Gallos, que son la sorpresa del torneo, por la juventud e inexperiencia de la mayoría de sus jugadores. Nada, ni siquiera la barrida sobre los tuneros, que lógicamente no presentaron su alineación regular completa tal como lo hicieron primero ante los giraldillos, a fin de preservarla para la batalla de la postemporada, al decir de su director Pablo Civil. Lo justo sería evaluar que los Azules llegaron muy comprometidos al final tras dos primeros tercios donde perdieron hasta el cansancio.

Verdad es que Sancti Spíritus cedió bastante al cierre, quizás porque le cayó encima el desgaste de un torneo que les exigió todo el tiempo por lo reñido de la competencia y tampoco respondieron siempre a la presión de un final electrizante, marcado también por la ausencia de su receptor titular Yunior Ibarra, que desestabilizó hasta cierto punto el pitcheo. Pero los Gallos se cuidaron de no ser barridos y les ganaron el cotejo particular a Ciego de Ávila e Industriales, además de igualar con Villa Clara y arrebatarles el segundo puesto de la tabla al triunfar en el suspendido ante los Leones.

Por eso es justo mirar en su conjunto 90 partidos y su saldo: volver a la postemporada adonde no se llegaba hacía cinco años. Ello habla del empeño colectivo de un equipo donde todos fueron importantes; lo mismo Orlando Acebey, erigido en bujía con sus 139 hits que le dieron además del liderato de la serie, el récord para Sancti Spiritus y el quinto mejor average (373), que Frederich Cepeda, utilísimo tanto desde el poder de sus 15 jonrones (líder de la segunda fase) como de su porciento de embasado con 513, y su slugging de 660, líder en ambos indicadores.

También Yunier Mendoza, con sus 128 imparables, 340 de average y mucho más importante: su récord personal de 56 impulsadas. A estos se sumó el artemiseño Dayán García, máximo empujador dentro del conjunto con 49 y entre los primeros de la justa; Geysel Cepeda, desde su certera defensa como su ofensiva de 316 y sus 76 carreras producidas; Yoandy Baguet, el mejor emergente del país, y el resto de los hombres que se repartieron el aporte en rol de cambios como Alberto Rodríguez a la hora en que, lamentablemente, Dunieski Barroso no pudo seguir la excelente faena de la primera fase después que se lesionó. Y hay que decir que el refuerzo Sergio Barthelemy le ha dado al equipo rapidez y dinamismo, lo mismo que Daviel Gómez, que lastimosamente fue muy errático en el siol en la segunda vuelta.

Desde el box, sin dudas, Pedro Álvarez, en su mejor campaña, llevó la voz cantante con balance de 9-3y 3.83 PCL, además de un salvado. No fueron menos Yuen Socarrás (8-8) y quinto en PCL con 3.35 ni Yanieski Duardo, quien salvó 10, segundo general detrás del refuerzo José Ángel García, líder en salvados, con 12, siete de ellos con Sancti Spíritus. Hay que destacar también el desempeño de Yariel Rodríguez, quien aportó cinco éxitos y lideró los ponches con 118. Noveles como José Eduardo Santos y Edelso Montesino enseñaron el futuro del box.

El mérito con signos de admiración para José Raúl Delgado, quien supo exprimir lo mejor de cada cual para redondear una familia con real sentido de cohesión y garra ganadora.

Para los Gallos hace rato la suerte está echada, tras llegar hasta aquí al margen de los pronósticos. Mas, con la entrada de nuevos refuerzos Sancti Spíritus se oxigenó.

Buena parte de los entendidos le dan el favor de la ventaja a Villa Clara, equipo más hecho para postemporadas. Sin embargo, la etapa regular mostró paridad entre ambos, aunque los Naranjas parecen tener mejor pitcheo con 3.70 PCL por 4.08 los nuestros. La defensa apenas se diferencia, con ligera ventaja para los chicos de Paret (972 por 970).

Y, aunque en el bateo parece estribar la diferencia: 278 los villaclareños por 298 los Gallos, lo cierto es que los primeros llevan mayor potencia en los batazos al acumular más extrabases.

Pero los Gallos están aquí otra vez sin nada que perder en una instancia donde se borran todas las estadísticas y decide quien mejor sepa dominar la presión y los nervios y hasta quien adopte las mejores estrategias en momentos claves: decidir un abridor, quitar el lanzador a tiempo, traer el más indicado para el momento, alinear quien mejor esté de acuerdo con la situación del juego…, en fin, que en una serie tan enrevesada y pareja hasta el final, cualquier vaticinio corre el riesgo de equivocarse.

Gracias a los Gallos, Sancti Spíritus sigue de fiesta. Por eso el Huelga espera por el regreso de su afición, que debe apoyar a los muchachos que les despertó la fiebre beisbolera durante meses. El coloso de los Olivos acogerá los dos primeros partidos viernes 4 y sábado 5 de enero. Tras el descanso, las acciones se van al Sandino tres días y, de no definirse, volverán acá.

Algo sí es seguro sin darse la voz de a jugar en los play off: la final de la Serie 58 será inédita, pues ninguno de los cuatro se ha enfrentado al trío restante en esa instancia.

One comment

  1. Por cierto,muy completo el artículo…Solo que no se informa la hora en que se va a jugar

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.