Hipólito, uno de los “armadores” de Sancti Spíritus

Víctima de un accidente cerebro-vascular, falleció en La Habana Hipólito Rodríguez Migollo, el primer presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular en Sancti Spíritus

sancti spiritus, poder popular, asamblea provincial del poder popular
Hipólito, al centro, junto a Faustino Pérez y otros dirigentes del territorio espirituano.

El pasado día 18 dejó de existir físicamente Hipólito Rodríguez Migollo, el primer presidente de la Asamblea del Poder Popular en la provincia de Sancti Spíritus, cargo que ejerció desde 1976 hasta 1989.

 Víctima de un accidente cerebro-vascular, falleció en La Habana, donde residía en los últimos años de su vida, a la edad de casi 80 años. Para algunos era Rodríguez Migollo; para otros, los más allegados, Hipólito, y para muchos, un buen presidente, como lo calificó Aramís Arteaga Pérez, miembro del Comité Ejecutivo del Poder Popular en territorio espirituano en aquel primer mandato de los órganos de gobierno.

 A Hipólito, aseveró Arteaga Pérez, le tocó, junto a otros compañeros dirigentes del Partido Comunista de Cuba y del Gobierno, armar esta provincia; en la que él, con sencillez y espíritu revolucionario, ayudó a crear toda la infraestructura de las instituciones económicas y sociales, así como a impulsar los principales programas de desarrollo local.

En su haber de dirigente, a Rodríguez Migollo le tocó ser presidente del Poder Local en la otrora provincia de Las Villas desde 1974 hasta 1976, además de desempeñar otros importantes cargos en su natal Cienfuegos.

 Fue fundador del Partido, delegado al primer y segundo Congresos de esa organización, y en representación de la Asamblea Nacional del Poder Popular visitó varios países del extinto campo socialista.

En su activa vida revolucionaria recibió diferentes condecoraciones y estímulos, entre los que se destaca la réplica del Machete del Mayor General Serafín Sánchez Valdivia.

El pueblo de Sancti Spíritus lo recordará siempre, no solo por haber sido el primer presidente del Gobierno de esta provincia, sino, también, por la actitud mantenida durante el desempeño de esa responsabilidad.

One comment

  1. Gracias Israel, no sabía del fallecimiento de Hipólito, menos mal que tú lo recuerdas y haces pública esta breve información de quien fuera como dice Aramías, ¨el armador de esta provincia¨. Mereció un mejor recordatorio y publicidad su fallecimiento. Los que en su momento hicieron cosas grandes y buenas, no pueden quedar olvidados. Hay que exigir para que personas como él que algún día también les llegará su fin, sean venerados.
    Un abrazo para tí.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.