La informática de Cupido

Un joven matrimonio de La Sierpe asegura que se puede transformar la localidad si se pone el conocimiento al servicio comunitario

sancti spiritus, la sierpe, informatica, empresa agroindustrial de granos sur del jibaro
“Si todos los informáticos contribuyeran un poquito quizás lograríamos una Cuba más digitalizada”, aseguran los ingenieros. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Quizás porque la atracción nació entre las paredes creativas de la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI), ellos permanecen, se agrandan y destilan respeto, delicadeza y esperanza fina, como la inigualable fórmula que recetó José Martí para que dos se amen bien.

Pocas veces Liudnet Caballero Duboy y Fidel Oro Zaldívar recuentan el número de años que han transcurrido juntos; más se ocupan en seleccionar cada noche un mejor cuento para dormir a su hijo de tres años Fidel Alejandro. Solo entonces, la pareja despliega ideas sobre la mesa, fortalece la utilidad de sus proyectos e, incluso, puede ser que en la magia nocturna nazca una nueva invención.

Graduados de Ingeniería Informática en la UCI, un buen día del 2013 centraron geográficamente el timón y cambiaron las oportunidades de esa casa habanera de altos estudios por amaneceres en La Sierpe y se propusieron, además de ser padres como tanto deseaban, transformar con sus conocimientos el ámbito social.

Ante la prolífera producción de sistemas informáticos creados en apenas cinco años surge la interrogante: ¿es programar un hábito heredado de los años universitarios?

“Más que una costumbre —resalta Fidel— yo diría que es una cuestión de ver el resultado de los conocimientos, de poder entender lo que hace una persona de forma manual y poder digitalizarlo para que se agilice el proceso de su trabajo”.

Oro Zaldívar labora como especialista principal en Informática de la Empresa Agroindustrial de Granos Sur del Jíbaro y es también el presidente de la Unión de Informáticos de Cuba en La Sierpe, filial más destacada entre sus homólogas de la provincia, a pesar de que solo posee nueve miembros.

“El país está formando ingenieros informáticos para que Cuba avance, todavía no tenemos las industrias de software que queremos, pero ya son más de 10 000 informáticos graduados que han ido a sus municipios y, si todo el mundo contribuyera un poquito, lograríamos quizás una Cuba un poco más digitalizada”; en las opiniones de Caballero Duboy resalta el convencimiento de una filosofía de gratitud, fibra humana de optimismo incurable que se trasluce en quien hizo una maestría en Matemática Aplicada, título que obtuvo con la creación de un Sistema para la evaluación de aspectos e impactos ambientales, implementado en la Empresa Moncar de La Habana, actualmente ella ocupa el cargo de jefa del Departamento de Organización y Planificación de Actividades de la Asamblea Provincial de Poder Popular en La Sierpe.

“A veces el poder del dinero puede más, pero en el caso de nosotros estamos conscientes de que hay que mantener las cosas equiparadas, la economía del hogar con lo que a nosotros nos gusta y promovemos”. Y uno imagina el esfuerzo que acompañó los pasos de Liudnet para abonar el bolsillo hogareño a partir de los saberes, incluso en los días finales del embarazo. “Nosotros aprovechamos muy bien el pluriempleo, gracias a eso imparto clases de Cálculo a los universitarios que estudian Ingeniería Agrónoma y Contabilidad en El Jíbaro”. Y sin dudas la pedagogía ha perfilado sus habilidades como comunicadora.

La tenacidad de estos ingenieros quedó demostrada con creces en la UCI, ya que, en su afán por siempre dar más, después de su graduación Liudnet se desempeñó como la analista principal del Proyecto de Identidad Visual y Pasaporte, del que surgió el actual carné de los cubanos; por su parte, Fidel produjo su tesis de diploma para el módulo dedicado a la licencia de conducción.

“Se pretende que en el futuro exista un único documento de identificación en Cuba, que resuma la información de cada individuo, lo que se pretende con este macroproyecto de conjunto con el Minint es que si usted llega a una oficina para cualquier trámite legal tendrá un código que contenga sus datos únicos”, profundizó Oro Zaldívar.

Fue gracias a su cuñado que el joven ingeniero aprendió en su Cueto natal a maniobrar una computadora y, aunque la electrónica constituía un atractivo para él, fue la programación el descubrimiento final, cuyo producto llegó al cabo de unos años hasta los arrozales sierpenses.

“El pasado año mi esposa y yo participamos en el evento nacional de Agricultura e Informática en Sancti Spíritus con el software Sistema para la planificación de la siembra de arroz y obtuvimos un premio, esa herramienta digital la hicimos específicamente para la Unidad Básica de Producción Cooperativa Sur del Jíbaro, aunque hemos hecho otras; permite planificar cómo va a ser la siembra de arroz lo mismo en primavera que en frío, por hectáreas, lotes; es decir, estratificado hasta el último nivel, y en cualquier momento se pueden obtener reportes estadísticos sobre cómo va el plan contra el real”, argumentó el joven.

Fidel Alejandro es un chiquitín que dice la “conexión está lenta”, sabe poemas y canciones, asiste cada domingo al parque, dibuja con mamá y papá y juega en la computadora con la medida exacta del tiempo. Tienen en su abuela Luisa un amoroso sostén, y apoyo infatigable para la superación de los padres.

“Nosotros tenemos muy buena comunicación y nuestra norma es que hay aprovechar el día de las siete de la mañana hasta las cinco de la tarde porque después lo que toca tiene que nuestro hijo se duerma, siempre respetamos el horario del niño”, sostiene la joven.

Convencida de que el fatalismo geográfico es angustia de otros, apenas puso los pies en su trabajo Liudnet comenzó a recopilar información de la localidad, cultura, deporte, educación, todo cuanto enalteciera la vida sociocultural del municipio. Hicimos el sistema web para defender la historia y realidad del territorio titulado El Sierpense. “La gente no está acostumbrada a guardar evidencia de lo que hace ni a divulgar lo bueno que se hace y reconocer a su gente y, sin embargo, ya tenemos Internet en varias instituciones, eso nos dio la idea de hacer este sistema para defender la identidad del municipio”, argumenta Caballero Duboy.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.