Los “nuevos invasores” surcan el Escambray

Jóvenes espirituanos reeditan la llegada del Che y la Columna 8 a las montañas del centro del país

sancti spiritus, ernesto che guevara, ejercito rebelde, frente las villas, jovenes
La presencia del Che en el lomerío espirituano es frecuentemente recordada por las nuevas generaciones. (Foto: Lauris Henriquez Arocha)

Antes de que el Escambray apareciera salvador, como “una mancha azul en el horizonte”, el Che Guevara y “aquel ejército de sombras” que lo acompañaba a mediados de octubre de 1958 debieron sortear todo tipo de peligros en el sur espirituano: la persecución por aire y tierra; las lluvias, las ciénagas y los vientos de algún ciclón; el Zaza desbordado y aquel mensaje provocador y sectario de fuerzas presuntamente revolucionarias exigiéndole una explicación por su presencia en la zona.

Seis décadas después, un contingente organizado por la Unión de Jóvenes Comunistas realiza aquí la reedición del recorrido de la Columna 8 Ciro Redondo desde las inmediaciones del Monte Tibisial, en los llanos de El Jíbaro, en el municipio de La Sierpe, hasta su campamento más estable en Manaca Ranzola, cerca de El Pedrero, en las lomas del Escambray.

Los primeros 60 “invasores”, procedentes del municipio de La Sierpe, iniciaron su marcha este sábado, fecha en que visitaron la Empresa Agroindustrial de Granos Sur del Jíbaro y la comunidad de San Carlos, donde acamparon antes de continuar viaje rumbo al Escambray.

Siguiendo el itinerario de 1958, este domingo la tropa cruzó el río Zaza por la zona de Toma de Agua y se desplazó hasta el llamado Entronque de Guasimal, donde se reforzó con otros 60 muchachos de Santi Spíritus y Trinidad, quienes treparon hasta el primer campamento de la Columna 8 Ciro Redondo en el lomerío, ubicado en Planta Cantú, punto en el que hace 60 años el Che Guevara y los suyos por primera vez respiraron aliviados y se sintieron a salvo luego de 45 días de marcha forzada.

Antes de seguir viaje hasta Gavilanes, los jóvenes recordaron el significado que tuvo para la lucha guerrillera en el centro del país el arribo de las fuerzas procedentes de la Sierra Maestra  —Camilo por el norte y el Che por el sur— y su papel determinante en la consecución de la unidad revolucionaria, lo que el Guerrillero Heroico denominó entonces una “fatigosa tarea política”.

Ya con la tropa de Fomento incorporada, los 180 invasores tienen concebido arribar este lunes a Manaca Ranzola, municipio de Fomento,  para celebrar allí los 60 años de la llegada del Che al Escambray, un hecho que permitió luego la formación del Frente de Las Villas y representó un parteaguas en la historia de la región.  

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.