Medibús Sancti Spíritus-Habana: Sensibilidad a bordo (+fotos)

Con más de una década de servicio, el Medibús se ha convertido en una alternativa imprescindible para el traslado de pacientes hacia instituciones médicas de la capital cubana

sancti spiritus, medibus, salud publica, minsap, transporte
La pequeña Estefany Rodríguez viaja junto a su madre para recibir atención médica en la capital. (Arelys García Acosta/ Escambray)

La vida es eso, continuar el viaje; aunque muchas veces ni siquiera la ciencia y la existencia misma tengan a mano una respuesta para Lidismey Felipe León, madre de Estefany Rodríguez, niña espirituana intervenida quirúrgicamente debido a un tumor cerebral.

Seis años tiene Estefany, y desde los cinco viaja cada 14 días en el Medibus Sancti Spíritus-Habana, para recibir tratamiento citostático en el Hospital Pediátrico Docente Juan Manuel Márquez, de la capital.

Cuando alguna pregunta intenta sondear el agradecimiento de la familia, el corazón de Lidismey se detiene a respirar. “La atención médica ha sido excelente, y en el Medibus los choferes y enfermeros parecen ya tíos carnales de Estefany”.

sancti spiritus, medibus, salud publica, minsap, transporte
El personal de transporte y de enfermería se distingue por su sensibilidad. (Arelys García Acosta/ Escambray)

UNA DÉCADA DE SERVICIO

“El día que le dieron el resultado del diagnóstico a la madre de la niña, yo fui a buscarlas a la puerta del hospital. Durante el regreso y por casi una semana tuve un nudo en la garganta que me ahogaba”, asegura el enfermero intensivista Jorge Luis Morel Sayas, quien por más de 10 años ha formado parte del personal médico a bordo del Medibús Sancti Spíritus-Habana.

En ese periodo se han transportado más de 28 680 pacientes necesitados de estudios realizados solamente a nivel de institutos o con seguimiento médico por la complejidad de sus padecimientos en la capital cubana.

“Son enfermos que su estado de salud requiere una transportación especial para que viajen acompañados de un familiar cercano y con el menor grado de estrés posible”, subraya la doctora Lizet Guerra González, al frente del Programa de Urgencias y Emergencias Médicas (SIUM) en la provincia.

Se les concede preferencia, entre otros,“a los casos con desprendimiento de retina, afecciones cardiológicas, cirugías ortopédicas o a otro nivel y a pacientes oncológicos o con enfermedades del tejido conectivo. Hay comisiones creadas en todos los municipios para establecer dicha prioridad, y siempre se exige la historia clínica al necesitado”, aclara Guerra González.

No todos los casos presentados a la comisión —manifestó— son aprobados pues existe un sistema de prioridad, sobre todo para los niños. “Hoy en el territorio hay un desarrollo tecnológico superior a hace una década en cuanto a medios diagnósticos, al nivel científico de nuestros especialistas, condiciones creadas en un buen número de servicios; sin embargo, hay pacientes que por el grado de afinidad alcanzado con sus médicos prefieren continuar su seguimiento en La Habana y, lamentablemente, a través del Medibus no se pueden atender todas las demandas de transportación existentes”.

Gracias a la acción coordinada de los ministerios de Salud Pública y Transporte, mensualmente alrededor de 260 enfermos  reciben los beneficios de dicho ómnibus con capacidad para 44 pasajeros y con dos frecuencias de salidas semanales (lunes y jueves).

sancti spiritus, medibus, salud publica, minsap, transporte
Los pacientes son recogidos en cada una de las instituciones sanitarias de La Habana donde son atendidos. (Arelys García Acosta/ Escambray)

VIAJE DIFERENTE

“Hay personas que por la complejidad de sus padecimientos tienen tratamientos prolongados y se han convertido en familiares para nosotros”, afirma Jorge Luis Morel Sayas, uno de los enfermeros especializados del SIUM encargado de la atención sanitaria durante el viaje.

“A los pacientes se les deja en las instituciones médicas solicitadas por ellos y luego se recogen por la tarde; incluso, hay algunos con tratamiento de quimioterapia que terminan a deshoras y se esperan. Durante el trayecto también pueden sentirse mal y hay que brindarles la atención requerida; por eso, el personal de transporte es previamente escogido; los choferes tienen que ser sensibles porque trabajan no con viajeros habituales”.

Abel del Toro y Argilio León conducen el ómnibus y andan con un antídoto, dicen ellos, infalible: el buen humor. Y ello lo saben los padres de Estefany, que cada 14 días hacen este viaje por la vida de su hija.

sancti spiritus, medibus, salud publica, minsap, transporte
Cada mes alrededor de 260 espirituanos reciben los beneficios del Medibus. (Arelys García Acosta/ Escambray)

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.