Presidente de Cuba: La batalla por la economía es hoy la batalla fundamental

cuba, asamblea nacional del poder popular, parlamento cubano, miguel diaz-canel, presidente de cuba, reforma constitucional
Díaz-Canel abogó por la calidad en los servicios, para evitar malestares en la población. (Foto: Vladimir Molina Espada/ PL)

Al clausurar la sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Miguel Díaz-Canel inistió en que es imperativo impulsar la inversión extranjera, exportar más, defender los ingresos, cumplir con lo señalado por el General de Ejército de no gastar más de lo que ingresemos

“Vamos siempre por más y con todas las generaciones vivas juntas, en homenaje a los que lo sacrificaron todo porque el camino hacia la conquista de ese más siempre pendiente estuviera custodiado por la paz y unidad de todos los cubanos”, expresó el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez en la clausura del Segundo Período Ordinario de Sesiones de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Manifestó el profundo compromiso, en nombre de una generación de continuidad, que nos mueve a pelear sin descanso

Hoy hemos venido a rendirles cuenta de nuestro trabajo y a comprometernos a más, a impulsar todo lo que nos permita salir adelante y a vencer, junto con las limitaciones propias,  y frente a la guerra económica, la persecución financiera y el bloqueo recrudecido.

La mayor motivación —agregó— nos la brinda el aniversario 60 de la Revolución con sus imborrables lecciones de que es posible vencer todos los obstáculos si el pueblo nos acompaña.

Aseveró que será sin duda otro año de desafíos pero como decía Martí nada espera el pueblo cubano de la Revolución que la Revolución no pueda darle.  “¡Vamos a salir adelante y vamos a seguir venciendo!”.

El 24 de febrero en el referendo para aprobar la Constitución Cuba estará tocando un punto culminante de los 150 años que hemos celebrado y los 60 de la Revolución cubana, la Revolución de Fidel y de Raúl que festejaremos el próximo Primero de Enero. Diremos sí y celebraremos otra vez porque somos Cuba, enfatizó Díaz-Canel.

En otro momento de su intervención dijo: “¡Qué tremendo año estamos despidiendo!, si solo atendiéramos a los símbolos bastaría con los 150 años de pelea feroz por nuestra independencia que marca el 2018 y los 60 años de combate, de resistencia y creatividad que se cumplen del triunfo definitivo al primer minuto de 2019.

“Transitamos de uno al otro empujados por la hazaña de los que se lanzaron a la manigua, a veces sin más armas que la vergüenza, y enfrentaron hambre y escaseces por hacernos libres”.

Aseguró que somos una nación marcada por grandes afanes de independencia,  que también nos salvaron de las dependencias egoístas, cuando el precio de conseguirlas fue la libertad.

La batalla por la economía es hoy la batalla fundamental, es imperativo impulsar la inversión extranjera, exportar más, defender los ingresos, cumplir con lo señalado por el General de Ejército de no gastar más de lo que ingresemos.

Exhortó a aprovechar eficientemente la fuerza de trabajo calificada y científica, defender la producción nacional, utilizar todas las potencialidades, aprovechar las experiencias de otras naciones socialistas como China, Viet Nam  y Laos.

Abogó por la calidad en los servicios, para evitar malestares en la población y resaltó que como servidores públicos el mayor  objetivo es el bienestar del pueblo.

Anunció que se ha considerado conveniente convocar en el primer trimestre del próximo año una sesión extraordinaria de la Asamblea, la cual se dedicará al análisis del Programa de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030 y el cumplimiento de los Lineamientos.

Recordó que recientemente han entrado en vigor medidas relacionadas con los trabajadores por cuenta propia para su  organización y control.

Precisó los puntos de vista sobre esta actividad, y aseguró que los trabajadores por cuenta propia no son enemigos de la Revolución, sino resultado del proceso de actualización del modelo económico. “Han resuelto problemas que recargaban al Estado. Ellos han ido rescatando oficios que la vida demostró que son necesarios.

“Al sector no estatal lo hemos reconocido como un complemento de la economía, y no existe intención de evitar que puedan prosperar, pero su funcionamiento tiene que ser dentro de la legalidad.

“Conocemos que contamos con la mayor parte de ellos para dinamizar e impulsar nuestra economía. Hay que borrar de algunas mentes los prejuicios hacia su labor que nos hacen tanto daño, como aquellos inspectores que llegan a corromperse, generando desconfianza e inseguridad.

“Para su adecuado ejercicio nos corresponde crear condiciones que propicien el cumplimiento de las nuevas normas y aporten al real ordenamiento de la actividad”.

Señaló que no se desconoce que algunos trabajadores privados han manifestado su desacuerdo con estas regulaciones, pero no desde una perspectiva de cooperación con la población, sino porque están en contra de un orden que ponga coto al enriquecimiento ilícito lo cual no será permitido.

Sabemos que persisten intentos de convertir al sector no estatal en un enemigo del proceso revolucionario, pero no lograrán desunirnos. Para eso contamos con el compromiso de nuestros trabajadores  por cuenta propia y de las instituciones estatales.

Esclareció también que hay quienes intentan tergiversar el alcance y los objetivos del decreto 349, asociándolo a un instrumento para ejercer censura artística, algo ajeno a la cultura, a los que nunca les ha preocupado y han permanecido en silencio ante la proliferación de la banalidad, la vulgaridad, la violencia,  la grosería, la discriminación de la mujer, el sexismo presente en las más variadas expresiones que atentando contra la política cultural de la Revolución se exhiben en espacios públicos .

“Puedo asegurar que dicho decreto tiene un solo objetivo proteger la cultura nacional de los falsos artistas, del intrusismo profesional y de la pseudocultura generadora de antivalores, temas denunciados en múltiples espacios por nuestros escritores, creadores y artistas”.

Subrayó que los temas debatidos en esta asamblea requieren una atención priorizada del Consejo de Ministros. En tal sentido, estamos desarrollando un sistema de trabajo basado en la comunicación con el pueblo, la visita a los territorios y comunidades, el vínculo con los colectivos que protagonizan los programas de desarrollo económico y social.

Nos interesa promover la rendición de cuenta de quienes dirigimos, favoreciendo la comunicación directa con el pueblo, a través de los medios de prensa y las redes sociales.

Queremos abrir caminos para que la investigación científica tenga espacio en cada proceso y aporte innovación. Necesitamos impulsar la informatización de la sociedad,

“Hemos convocado una batalla ética contra la corrupción, las ilegalidades, las adicciones y la indisciplina social, manifestaciones que son antagónicas e incompatibles con nuestro presente y futuro”.

Lo realizado es aún insuficiente y lo alcanzado es nada con respecto a nuestros propósitos como gobierno de la Revolución, pero queremos agradecer el apoyo a los cubanos y cubanas que  habitan nuestra geografía. A ellos nos debemos.

Hay muchas interrogantes por atender —precisó—, les daremos respuestas a todas cuantas sean posible y para aquellas que por el momento no las tengan no cesaremos en el empeño de encontrarlas.

Aseguró que el 2018 ha sido un año intenso en medio de un contexto internacional complejo por el acrecentamiento del hegemonismo imperial, que mutila el multilateralismo en las relaciones internacionales.

“Latinoamérica y el Caribe, nuestra Patria grande, no está ajena a estos influjos. Cuba es acusada por el imperio de ser la causante de lo que consideran los grandes males de la región”.

 

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.