Presidente francés declara estado de emergencia y anuncia medidas

Emmanuel Macron decidió dirigirse a la nación para comunicar que en 2019 se aumentará en 100 euros el salario mínimo (actualmente mil 498) y se disminuirán los impuestos a los pensionistas y trabajadores en general

francia, emmanuel macron
Macron admitió que la nación atraviesa un momento sin paralelo. (Foto: Reuters)

Luego de cuatro semanas consecutivas de protestas en su contra, el presidente francés, Emmanuel Macron, declaró este 11 de diciembre el estado de emergencia económica y social en este país y anunció varias medidas para intentar aplacar a los descontentos.

 
Tras un período de mutismo fuertemente criticado por la oposición y los ciudadanos, el mandatario decidió dirigirse a la nación para comunicar que en 2019 se aumentará en 100 euros el salario mínimo (actualmente mil 498) y se disminuirán los impuestos a los pensionistas y trabajadores en general.

Dichas acciones son concebidas para tratar de solucionar la crisis generada por el movimiento conocido como los chalecos amarillos y se suman a otras como la entrega de estímulos por fin de año, los cuales quedan exentos de cualquier gravamen, al igual que las horas extras trabajadas.

En el caso de los jubilados, aquellos que ganen menos de dos mil euros mensuales no tendrán que cumplir con un incremento del pago de la Contribución Social Generalizada.

En una esperada intervención televisada, el jefe de Estado admitió que la insatisfacción popular es justificada y aseguró que la nación atraviesa un momento sin paralelo, por lo que pidió la colaboración de las grandes empresas y de todos los sectores de la sociedad.

No obstante, rechazó restablecer el impuesto sobre la fortuna, cuya eliminación le valió el título de ‘presidente de los ricos’.

Desde el 17 de noviembre, cientos de miles de ciudadanos acuden a las demostraciones de los chalecos amarillos y más cuatro mil 500 fueron detenidos por agentes antidisturbios, en tanto cientos resultaron heridos.

Los participantes en las protestas comenzaron por expresar su descontento con el alza de los costos del combustible, pero extendieron sus demandas a la reducción de los impuestos en general y el acceso igualitario a la seguridad social.

Además, piden el respeto a los derechos de los trabajadores, el fin de la política de austeridad y la protección a los migrantes.

Los manifestantes critican también la decisión de Macron de no reunirse con ellos y varios de ellos consideran insuficientes las medidas anunciadas hoy, según relataron medios locales.

El líder de la organización de izquierda Francia Insumisa, Jean-Luc Melenchon, señaló que los anuncios del presidente no responden a las demandas de la población, pues los sectores más ricos continúan siendo los más privilegiados, y convocó a otra marcha el próximo sábado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *