Sancti Spíritus: un vendaval, dos historias

sancti spiritus, huracan irma, construccion de viviendas, recuperacion, materiales de la construccion, yaguajay
El nuevo Seibabo, en Yaguajay, un ejemplo de calidad y buen gusto en la recuperación. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

A menos de cuatro meses del paso del huracán Irma por el norte cubano, una de las provincias más golpeadas transfigura su paisaje

 

Sancti Spíritus: ¿Por dónde pasó Irma?

Sancti Spíritus: La primavera de los tres días (+fotos, video y multimedia)

Irma en el norte espirituano: Parecía que Yaguajay se iba del mapa (+fotos)

 

Cuando el centro de Irma se posó sobre los cayos al norte de Sancti Spíritus en el amanecer del sábado 9 de septiembre, el Instituto de Meteorología confirmó que justo a esa hora el evento más poderoso y violento formado en la historia del Atlántico producía vientos huracanados desde el norte de Las Tunas hasta Mayabeque.

El vendaval, que de una u otra forma alcanzó 12 provincias cubanas y provocó daños superiores a los 13 000 millones de pesos, también produjo heridas profundas en la geografía espirituana, especialmente en el sector inmobiliario, el servicio eléctrico, el abastecimiento de agua, la agricultura y las comunicaciones.

Los custodios y directivos del centro porcino de Carbó aseguran que cuando los vientos amainaron, en horas del mediodía, ellos creyeron haber regresado del infierno; los responsables del Parque Nacional Caguanes tardaron semanas rompiendo montes y rehaciendo senderos para llegar a la costa; la presa Zaza, que meses atrás había estado a punto de morir de sed, comenzó a ser pequeña para las crecidas y Rosalba, una guajira de la comunidad de Victoria, todavía recuerda el lugar exacto donde dejó la máquina de coser, el televisor y la bicicleta; donde los dejó y donde los perdió…

De la otra película, de cómo una provincia entera se fue a vivir mañana, tarde y noche con los más afectados, a construir soluciones colectivas como el nuevo barrio de tabla de palma que le nació a Seibabo, a dar ánimo y cobija, a multiplicar los panes y las tejas… habrá que seguir escribiendo mientras pervivan en el imaginario colectivo aquellas 12 horas de vientos en las que literalmente no se podía ni siquiera asomar la cabeza.

 

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.