Sancti Spíritus: Fiscalía detecta violaciones de todo tipo en mercados minoristas

sancti spiritus, economia espirituana, grupo empresarial de comercio, atencion al consumidor, ilegalidades, verificacion fiscal
El 20 de julio los servicios comerciales fueron paralizados en El Convenio por las deficientes condiciones higiénico-sanitarias de la unidad. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Investigación fiscal en los mercados La Naviera y El Convenio, pertenecientes a la Empresa Municipal de Comercio de Sancti Spíritus, descubre casi una veintena de violaciones. Radicadas cuatro denuncias por presuntos delitos

Cadáver, frío cadáver parece ser en determinadas unidades de Sancti Spíritus la Resolución No. 54 sobre la protección al consumidor del Ministerio de Comercio Interior, a poco más de tres meses de entrada en vigor en Cuba.

Para quienes consideren que esta aseveración se matrimonia con la conjetura, Escambray echa garra a los resultados de una acción de control practicada recientemente por el Departamento de Verificaciones Fiscales, de la Fiscalía Provincial, a la Empresa Municipal de Comercio de Sancti Spíritus, específicamente a los mercados Ideal El Convenio y La Naviera, de la ciudad cabecera.

Los controladores detectaron 19 violaciones de la legalidad y, en consecuencia, solicitaron 15 medidas disciplinarias a cuatro funcionarios y a 11 trabajadores, y fueron radicadas cuatro denuncias por los presuntos delitos de Apropiación indebida, Actividad económica ilícita e Infracción de las normas de protección al consumidor.

En La Naviera, la investigación reveló una anomalía, contraria a la más elemental regla del comercio: la venta de productos (orégano Findy y panqué) no aptos para el consumo humano por encontrarse vencidos. En el caso del último alimento, se determinó la existencia de un lote en el almacén, donde permanecía a temperatura ambiente, en detrimento de lo instituido.

En dicho sitio se encontraron paquetes de biscochos en mal estado —por un valor total de 1 230 pesos—, a los cuales no se les aplicaron los procedimientos necesarios con la debida prontitud; insuficiencia que favorece la llamada contaminación cruzada al almacenarse el producto conjuntamente con otros.

¿Cuántas veces usted quizás haya adquirido yogur de soya en esta clase de mercados y luego ha tenido que desecharlo en casa? A pesar del intenso calor imperante, en La Naviera había 700 bolsas de este lácteo fuera de las cámaras de refrigeración.

Durante la comprobación, se colocó asterisco a una falla en El Convenio: la presencia de 25 renglones (frijoles negros, chícharos…) en el almacén con problemas de calidad, sin estar dictaminados por la autoridad facultada, ni efectuarse el ajuste.

La introducción ilegal de productos sucedió en La Naviera, donde una dependiente ofertaba comino molido marca Potro, comprado por ella en La Habana y que revendía a un precio mayor. En su mochila, la misma trabajadora ocultaba artículos que pertenecían al inventario de la unidad.

Otra de las irregularidades observadas en los dos mercados resultó la no comercialización de algunas mercancías existentes en los almacenes.

Relacionado con lo contable, salió un faltante de 3 924 pesos en el área de bebidas de El Convenio, y se ocuparon 7 000 pesos a un dependiente, quien intentaba ingresarlos al centro para justificar el déficit de dinero en la caja.

Cuando la investigación fiscal puso lupa en la sección de cárnicos del propio establecimiento, determinó un faltante de efectivo ascendente a 1 997.51 pesos; en tanto, en la parte de conservas detectó un sobrante de 1 436.75 pesos, motivado por la violación de un mecanismo contable.

El grupo verificador confirmó un faltante de efectivo en caja, cifrado en 420.62 pesos en el sitio dedicado a los cárnicos en el mercado La Naviera, y demostró que el dependiente de allí resguardaba, en su mochila, parte (8 675 pesos) del dinero recaudado por la venta de ese día. En dicha área y en la de bebidas y refrescos se constató que los dependientes cobraban en ocasiones en CUC, sin estar legalmente autorizados para ello.

A la hora de evaluar el control de inventario y el efectivo proveniente de las ventas en El Convenio, fue probado que se recibieron de la minindustria de Meneses —supuestamente por el concepto de mercancías en consignación— productos como jugo de limón y sazón completo desde el 30 de junio, sin facturas y sin control contable. El importe de lo vendido ascendía a 5 542.55 pesos y permanecía sin depositar y en poder de la administración.

Por si no bastara, la inspección sacó a la luz que en el referido mercado el 16 y el 17 de julio no se le dio entrada a la contabilidad ni fue recepcionada en el almacén la totalidad de las mercancías recibidas —su importe sumó 235 356 pesos—, muchas de las cuales ya habían sido comercializadas.

De terapia parece estar el control documental en el mencionado establecimiento. Otro ejemplo: en el área de conservas, en la jornada de inicio de la verificación se recibieron y vendieron huevos y paquetes de galletas sin asentarse en modelo IPV, igual a lo ocurrido con otros renglones. Esta irregularidad tomó cuerpo, además, en la sección de cereales, donde se expendían 14 productos —valorados, en general, en 150 119.62 pesos—, no reflejados en el documento necesario.

Esta acción fiscal, que contó, además, con el aporte del Ministerio del Interior, de la Dirección Integral de Supervisión y del Grupo Empresarial de Comercio, evidenció que las dos inspecciones que constan desarrolladas en el 2018 en estos mercados carecieron de profundidad y efectividad.

En diálogo con Escambray, Beatriz Vega Lorenzo, fiscal jefa del Departamento de Verificaciones Fiscales, resaltó la importancia de eliminar de cuajo las causas y condiciones que propiciaron las violaciones, entre estas la pérdida de valores ético-morales, falta de supervisión y control y la incorrecta implementación en el control interno.

A raíz de lo detectado, se impusieron las multas administrativas pertinentes, la Empresa Municipal de Comercio concebirá un plan de medidas para erradicar las violaciones y se dispuso la aplicación de la responsabilidad material en los casos fijados, sin obviar los procesos penales en curso.    

11 comentarios

  1. todo aquel que trabaja en comercio y gastronomia con salarios minimos, se han preguntado por que siguen trabajando ahi?. la respuesta es obvia, por todo lo que le roban a la poblacion. no soy de sancti spiritus, vivo en la habana, y vivo ejemplo de esto es el agro mercado de 58b entre 49 y 47, playa. el propio administrador ordena y manda lo que se vende, lo que no se vende y con precios fijos. sin poner la pesa adecuadamente, sin mas ni mas, te da una jaba con productos y te tira un precio redondeado. luego lo vez con un fajo de billetes bien grande en manos y te dice “no tengo cambio, si te conviene te lo llevas sino, lo dejas”. nunca ha caido un inspector ahi, y si lo ha hecho, pues saco mis propias conclusiones, porque sigue la misma situacion

  2. no se menciona los refrescos de 25.00 pesos que en ocaciones no se ofertan a la población y van directos a la casa de particulares a un presio de de 45 pesos

  3. Las anteriores superviciones a estas instituciones si no vieron nada en su inspeccion, ten la clara seguridad que cobraron para no denunciarlas, estas personas deben ser perfectamente identificadas por lo que como no se les puede probar que aceptaron dinero o cosas para no denunciar, deben votarlas de su puesto por no ser confiables en la labor que hacen, por que con seguridad estan comprometidas. Esta es una de las maneras mas sabias de sanar la corrupcion.

  4. Salud cierra un mercado…Tanto el mercado como salud son parte del gobierno y quién paga?.El ciudadano que debe caminar más mientras estos organismos arreglan sus diferencias

  5. Esto ocurre porque en nuestro muy exaltado sistema “socialista” (Empresa Estatal Socialista) “todo es de todos y por lo tanto ese todo es de nadie”, por ende hay robo y corrupción en todos los niveles. Actualmente en Cuba todo aquel que controle recursos; dígase aquel que administre o incluso trabaje en almacenes, tiendas de víveres (comida, refrescos, bebidas alcohólicas o no, etc.) o de mercancías para todo tipo de uso; ropas, zapatos, medios de cómputo, equipos electrónicos, servicios de transporte, etc. tiene un 99,999999 % a ser corrupto.

  6. Ocurre y sucede que las personas que ahí trabajan se creen dueños de las instituciones y la creatividad les da paso a las acciones, la carencia, la falta de productos, el facilismo, el chuchuchú entre los administrativos y los dependientes, las relaciones entre los administradores, dependientes y carreros, el descontrol y otras causas son el inicio de los hechos que aquí se narran, es verdad pasa a cada rato, mira eso, el caso de la doble moneda, pero es que hasta en la guagua se paga en ambas monedas, la culpa el estado, que la quite, la culpa de todo de lo que pasó ahí en esos centros la tiene el estado, en primer lugar en lo descrito no nombra con nombre y apellidos a las personas que infringieron o incumplieron lo establecido, debe nombrárseles para conocer quién y de quienes estamos rodeados, la ley hará lo que le toque pero la vergüenza publica de que se conozcan a cada involucrado hará más, o es que no nos acabamos de dar cuenta que después esos pillo aparecen en plazas parecidas, en otros lugares y quien quita, que en mejores, porque ya se ha convertido el mundo del comercio en un quítate pá ponerme yo, y comentarios hay, que incluso para adquirir una plaza de esos centros deben abonar lo que toque porque como dicen, son plazas que tienen búsqueda, no asombra para nada eso, lo que da vergüenza que se tarden tanto los aparatos a los que les corresponde poner las cartas en el asunto, como estas cosas no suceden en otra sociedad, o no sucedían hace un tiempo atrás, hay que poner bien duras las leyes y hacerlas cumplir, porque el afectado a fin de cuentas es el pueblo, ojo el pueblo trabajador, porque la parte del pueblo que no trabaja y que en ella se concentra el mayor poder adquisitivo no va allí a realizar las compras, se las lleva en carretones como ha pasado en varias ocasiones ante nuestros ojos o es que no sabemos dónde se meten los pomos de refresco y los paquetes de galleticas dulce. Y un aparte ¿Por qué no hay perfume en las tiendas? Solo hay caros, al lado del Plaza, y un poquito en el Agua y jabón. De quien es la culpa, ahorita pasa igual, lo compran en otra provincia y te lo venden en la red de aquí….ojo…si me lo dejan poner aquí recuerden lo advertí

  7. La corrupción, solapada por la generalización e incapacidad de los dirigentes empresariales, propician todas estas cosas…. Sin ser pirómano: Vayan a todas las bodegas y tiendas, tanto las de moneda nacional como divisas y van a documentar, lo que todo el mundo sabe…. ¿De quién es la culpa? ¡DEL TOTÍ!

  8. Ahora quitan esos y vienen otros que tienen necesidad de ir a un hotel, comprarse una motorina, llenarse de oro, vestirse y lo más importante tener un buen menú en la mesa a la hora de comer y con el salrio que devenga no le alcanza ni para empezar, y cómo lo logra? haciendo lo mismo que hicieron los anteriores. Esta claro que cuando falta lo fundamental, que es un buen salario, los valores ético-morales se van a volar. Esta historia está más que contada y tiene más capítulos que una novela brasileña.

  9. Habia que preguntarse dinde estan los inspectores que deben visitar los comercios sistematicamente?Un ave no hace primavera

    • Los Inspectores ya cogieron lo suyo y si señalan algo de lo aquí descrito simplemente mañana no reciben su prebenda.
      Se fijjan que clase de notición, como si esto no ocurriera a cada segunndo en los diferentes mercados

  10. ¨¨la pérdida de valores ético-morales, falta de supervisión y control y la incorrecta implementación en el control interno¨¨. Muy de acuerdo con lo expresado pero tambien debe agregarse que un trabajador del comercio y la gastronomia gana un salario de 240 que puede hacer un cubano hoy en dia con eso!! y nadie lo menciona por ningun sitio por eso es ke pasan estas cosas y van a seguir pasado el cubano de a pie de hoy en dia si no inventa se muere de hambree saludos

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.