Los soñadores de El Níspero – Escambray

Los soñadores de El Níspero

La cría intensiva de tilapia en jaula vuelve a ser asunto priorizado en la presa El Níspero. Atrás quedaron los daños del huracán Irma, tras la recuperación de la infraestructura y la biomasa en desarrollo

sancti spiritus, acuicultura, economia, el nispero
Los criadores de El Níspero en medio de un conteo de peces. (Foto: Vicente Brito)

En las apacibles aguas de la presa El Níspero las jaulas circulares y cuadradas parecen un retrato dentro del paisaje acuícola. La rutina de los criadores de alimentar tres veces al día a los peces es algo común, aunque a los visitantes llama mucho la atención por el esmero con que cuidan de los animales, cual si fueran niños en edades tempranas.

Se trata de una imagen exclusiva del embalse, situado a pocos metros del nacimiento de los ríos Jatibonico del Norte y del Sur, este último su principal fuente de abasto del agua con que sobreviven los peces. Allí conviven tilapias, carpas, biajacas, labedo y una buena representación de paiches depositados hace poco tiempo, para guarecerlos en un hábitat muy parecido al de la presa Higuanojo, donde viven desde hace años por iniciativa de Fidel.

LAS JAULAS QUE SE ENCONTRARON EN EL MONTE

“Las ráfagas del Irma se ensañaron con las jaulas, las cuadradas (más de 230) se volvieron un amasijo de acero y malla en medio de la presa y las siete circulares fueron a parar al monte que está detrás”, asegura Argelio Mesa Arcia, el jefe de la granja.

“A los tres días, después de que pasara el huracán fue que pudimos entrar al agua —apunta—,  todo el colectivo se puso en función de la recuperación, aquí se buceó y se sacó del fondo todo el material posible, el mismo que después utilizamos en armar cada una de esas estructuras”.

Esta resulta una tarea titánica si se tiene en cuenta que en dichos depósitos había animales en desarrollo, muchos de los cuales perecieron, aunque siempre se pudo recuperar una buena cantidad. Los 12 trabajadores de El Níspero se convirtieron en pescadores y rescataron unas 10.3 toneladas de tilapias con talla comercial que estaban atrapadas en redes bajo el agua, las cuales se vendieron en casillas y otros puntos dentro del propio territorio de Yaguajay.

Varios miembros de ese colectivo rememoran cada detalle de lo vivido por esos días cuando explican que las acciones se complicaron aún más porque el embalse estaba lleno de flor de pato o malangueta, una planta acuática que le impedía avanzar en las labores de recuperación y limpieza, por suerte, se pudo sacar en su totalidad y tirarlas para que la arrastrara la corriente.

sancti spiritus, economia, el nispero, acuicultura
En las jaulas circulares crecen miles de tilapias. (Foto: Vicente Brito)

EL NÍSPERO RENACIÓ CON FUERZA

“Hoy las jaulas circulares en El Níspero están cubiertas de peces, con 114 000 animales que se recuperaron tras el azote del Irma y otros 50 000 que se sembraron recientemente y en las cuadradas existe también gran cantidad de tilapias en ceba, algunas de estas a punto de ser cosechada para su expendio en el mercado interno en divisa y para la red de casillas especializadas de la provincia”, explica Juan Antonio Bienes Hernández, técnico en Acuicultura de la granja.

 “En este embalse —acota el técnico— las jaulas circulares resultan un mayor atractivo pues un solo criador puede alimentar en alrededor de 30 minutos a unos 200 000 animales. Esa misma cantidad de tilapias es el equivalente a la capacidad de 130 jaulas cuadradas, por lo que el esfuerzo del encargado de atenderlas es mucho menor”.

Para Pedro Plasencia Sosa, director de Acuicultura en la Empresa Pesquera de Sancti Spíritus (Pescaspir), este intenso quehacer distingue también a los hombres de piel curtida que se desempeñan en los restantes siete embalses de la provincia, los cuales se enfrascan en sacar del fondo de estos la mayor cantidad de peces posible, aunque las condiciones de llenado en que se encuentran favorece el cultivo, pero no las capturas, por eso se augura un año de menos extracciones a nivel provincial, es decir, unas 3 500 toneladas, 1 000 menos que las reportadas en el 2017.

sancti spiritus, acuicultura, economia
Israel, el técnico de la granja, chequea el comportamiento de la biomasa. (Foto: Vicente Brito)

A la vuelta de unos meses en la presa El Níspero el panorama es totalmente diferente, las tilapias gozan de buena salud, se ponen en práctica nuevas variantes de alimentación para acortar los ciclos de engorde con menos cantidades de pienso, se aprovechan los días sin lluvia para cumplir con los requerimientos en el cultivo. Así se manifiestan los criadores de peces del colectivo, quienes pretenden entregar a la industria 200 toneladas de tilapias este año para el autoabastecimiento alimenticio y el consumo social, eso sin dejar de trabajar en las secuelas que todavía quedan del potente huracán, que el pasado septiembre hizo trizas cada una de las estructuras enclavadas en este embalse.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.