Vehículos sin la debida revisión técnica podrían atentar contra seguridad vial

Según registros de la Planta Sancti Spíritus del Centro de Revisión Técnica al parque automotor, en el último año no han efectuado la debida inspección más de 1 360 vehículos

sancti spiritus, somaton, accidentes de transito, seguridad vial, policia nacional revolucionaria
Aunque las causas de los accidentes son diversas, en muchas ocasiones están relacionadas con el estado técnico del vehículo. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

La epidemia de los accidentes de tránsito que se ha entronizado en predios espirituanos desde hace aproximadamente dos años tiene causas disímiles. Entre las que podrían estar atentando contra la seguridad vial predominan los desperfectos técnicos de medios de transporte que circulan sin el debido aval especializado.

De acuerdo con los registros que obran en la base de datos de la Planta Sancti Spíritus, perteneciente al Centro de Revisión Técnica del parque automotor con sede en Villa Clara, entre el primero de abril del 2017 y el 3 de abril del 2018 no habían recibido la correspondiente revisión técnica 1 361 vehículos.

El ingeniero mecánico Andrés González Ahú, jefe de dicha planta, precisó que aunque pudieran existir imprecisiones en la cifra, debidas, por ejemplo, a carros que llevan un tiempo fuera de circulación, el hecho resulta alarmante y constituye un riesgo potencial. También aseveró que, en sentido general, del 2016 a la fecha se constata mayor disciplina en lo referente a la afluencia de choferes con sus respectivos medios, y particularizó en las entidades que aparecen como más incumplidoras.

En la relación de las mismas figuran, detalló, el Ministerio de la Agricultura, con 305 vehículos no revisados; el del Transporte, con 155; dependencias del Poder Popular, con 111; la Empresa de Construcción y Montaje del Micons, con 85; Ministerio del Turismo, con 79; Energía y Minas, con 42; y el Ministerio de la Industria Alimentaria, con 36.

Significó González Ahú que la situación de la provincia ha suscitado acciones más coordinadas entre ese centro, el cuerpo de Inspección Estatal, la Policía Nacional Revolucionaria y las estructuras de Gobierno, factor al que atribuye los avances experimentados. “En este último período existe una mayor preocupación por parte de las direcciones administrativas”, dijo.

Apuntó, asimismo, que los medios de transporte se reciben ahora en mejor estado técnico que un tiempo atrás, aunque no desconocen que existe cierta tendencia al préstamo de piezas y accesorios para el momento de pasar por el “somatón”, como se conoce popularmente ese examen, con lo cual se encubren las fallas y se pone en riesgo la seguridad de las personas.

“Es por ello —explicó— que los compañeros de la PNR, de conjunto con otros factores, están realizando inspecciones en las propias entidades, a fin de revisar el parque de vehículos en las condiciones en que normalmente se hallan los carros”.

Marcadas por números significativos figuran, igualmente, entre las entidades y sectores con las revisiones técnicas vencidas, la rama del Azúcar, Minfar, Dirección Provincial de la ANAP y sus organizaciones de base, así como la CTC. Además, el Citma, centros asociados al Consejo de Ministros y al Consejo de Estado, Banco Nacional de Cuba, Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos y otras entidades del Micons. También, la Uniss José Martí Pérez, los Ministerios de Informática y las Comunicaciones, Comercio Interior e Industrias; Etecsa, Salud Pública y Educación, entre otros.

One comment

  1. Caramba acaban de descubrir el agua fría, que mas se le podrá pedir a vehículos q no paran de rodar, q llevan más de 20.años de explotación que son híbridos circulantes. El país debería buscar soluciones a, esta problemática también, y si no es capaz de hacerlo, permitir que el q pueda importe un vehículo moderno en sustitución de uno ya viejo, el problema es mayor que las siempre frías cifras, la vida humana no tiene precio y la solución existe, basta permitirlas. He dicho.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.