Yariel pidió la bola y honró la decisión

Béisbol, Gallos, Tigres, Yariel Rodríguez
Yariel se llevó el triunfo ante Ciego. (Foto: Oscar Alfonso)

Apenas se había secado el sudor de su última salida el sábado pasado vs Ciego de Ávila, Yariel Rodríguez Yordi, el refuerzo camagüeyano, le pidió la pelota al manager José Raúl Delgado para lanzar dos días después.

“Lo que hice fue un bullpem” -cuenta después el director de los Gallos-así me dijo el muchacho sin acabarse el partido y como lo ví con esa disposición, no lo pensé dos veces y le di la pelota, ya ves el juego que lanzó”

Lo ví yo y todos los que fueron testigos presenciales en el “Huelga” la noche de este lunes, cuando el muchacho de apenas 21 años, se adueñó del box, del juego y del estadio.

Apenas dos días antes, no pudo pasar del tercer capítulo cuando los Tigres se desentendieron de su velocidad y le hicieron saltar del box con cuatro carreras limpias. Mas solo tiró 49 lances por lo que se sabía habilitado para volver rápido.

“La diferencia para mi fue que el sábado no salí con los lanzamientos con efectividad, no estaba con el control como yo quería… hoy sí iban para donde yo quería”

Lo que debió ser un diálogo entre dos, se esparció por medio Sancti Spíritus, que sabía de la disposición de Yariel para buscar el desquite.

“Sí, fue verdad, después de la derrota del primer día, me seguí sintiendo bien..me quedé con picazón, porque no me gusta perder,  y le pedí la pelota al entrenador y me dijo que sí, que si me sentía bien que subiera y salió la victoria gracias a Dios para mí y para el equipo pues era importante evitar la barrida”.

Con aplomo y control enfrentó a los avileños. Apeló a sus 91-92-93 millas y no permitió libertades durante ocho espesas entradas en las que le conectaron solo cinco hits, dos de ellos dentro del cuadro, ponchó a cinco y regaló un solo boleto para ganar su cuarto juego.

“Es mi característica como lanzador, casi siempre me baso en la velocidad, es parte de la preparación de mis entrenadores de aquí y los de Camagüey”

Y cuando comenzaron a sumarse ceros en la pizarra, algún que otro avileño, quiso sacarlo de paso, pero…

“Soy un pitcher joven, pero he estado en muchos eventos, hay que tener cabeza fría y palante que sí se puede”

Y Yariel terminó como los grandes, con un ponche a Yaismel Bravo que selló una actuación de lujo pasadas ocho entradas y cuando aún la bola le llegaba a más de noventa millas al home.

Entonces sintió que honró la decisión de pedir la bola. Por eso el público lo aplaudió de pie por algunos minutos, mientras sus compañeros lo abrazaron como uno de los suyos.

5 comentarios

  1. Yadier es el refuerzo # 1 de SSP.

  2. Evis D Valdez Ramirez

    buen picheo de yadier

  3. Digna actitud de Yariel, dandolo todo por la pelota cubana, lo mismo en Camgüey que ahora con Santi Spíritus. Yo como camagüeyano aunque mi equipo no esté entre los clasificados me siento orgulloso de él y de los demás que están hoy como refuerzos, que también lo están haciendo muy bien. Saludos de un camagüeyano.

  4. Muy bien por SS al evitar la barrida algo que mis muchachos del VC no alcanzaron. Si por alguna razón se cumplen mis deseos de una final entre SS y VC estaré allí todos en todos los juegos presente en el Huelga y por supuesto en el Sandino.

    Decir de ese bravo muchacho que está llevándose titulares por toda Cuba, con actuaciones de primer nivel como toda una estrella. Le deseo todo lo mejor y que ayude a SS a lograr sus objetivos. Muy corajudo este Yariel……….. sus contrarios le batean para 246 por debajo de la media de su equipo 275 y permite un jit menos por cada 9 entradas que el promedio de 9.46 de SS.

    Saludos desde VC

  5. Esos son los peloteros que siguen los ejemplos de los grandes lazandores de antaño como Huelga, Vinent, Carrero , Changa y otros, que defienden e imponen desde la lomita de lanzar el respeto y la admiracion del publico y de sus contrarios, Felicidades Yariel asi se forjan los grandes. El beisbol cubano te necesita.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.