Alevinaje fomenta nuevas especies

La langosta de agua dulce y el bagre del canal se incorporan a la lista de especies acuícolas de la provincia

La cría intensiva de especies de agua dulce garantiza mayor cantidad de alimento. (Foto: Vicente Brito / Escambray)
La cría intensiva de especies de agua dulce garantiza mayor cantidad de alimento. (Foto: Vicente Brito / Escambray)

Desarrollar nuevas especies acuícolas que permitan sustituir importaciones y mantener variedad de surtidos para comercializar dentro y fuera del país figura entre las prioridades de la Acuicultura en Sancti Spíritus durante el 2019.

Ya se trabaja en la creación de un banco de reproductores de langosta de agua dulce y el bagre del canal, este último un tipo de pez gato con características de adaptabilidad superior y rápido crecimiento.

En declaraciones a Escambray Ámbar Rosa Reyes Companioni, especialista en Acuicultura en la Empresa Pesquera Espirituana (Pescaspir), dijo que dicha experiencia se aplica con éxito en otras provincias y según orientaciones del Ministerio de la Industria Alimenticia y la Pesca debe generalizarse en todos los territorios.

La alternativa de diversificación de especies en embalses y granjas forma parte de las estrategias del sector para atenuar la disminución en las capturas de peces procedentes de la plataforma, que ya muestra signos de sobreexplotación y exige prolongar aún más los períodos de veda, sobre todo de la langosta, para protegerla, sin desestimar también los efectos que causa el cambio climático.

El presente año constituye un desafío para los trabajadores de la Estación de Alevinaje, pues, además de ocuparse de las nuevas especies, se proponen obtener unos 33 millones de alevines: 3 500 000 de claria, 2 500 000 de tilapia y 27 millones de ciprínidos, estos últimos destinados al cultivo extensivo.

Ámbar Rosa explicó que el primer ciclo de reproducción se realiza sin dificultad, pues cuentan en el centro con los recursos necesarios, díganse fertilizantes orgánicos e inorgánicos, los progenitores de cada especie y el agua con la calidad requerida, entre otros.

“Estamos previendo un año superior —acotó la especialista—, ya que logramos una correcta preparación de los estanques, obras de fábrica, viales internos y las demás áreas para enfrentar la reproducción”.

En el caso del claria, que se cultiva de forma intensiva en las granjas La Manaca y Boquerones, la Acuicultura realiza una estrategia con buenos resultados, la cual consiste en llevar primero los alevines a una preceba para que alcancen un peso de 50 gramos y luego trasladarlos a los estanques donde continúan su desarrollo hasta obtener la talla comercial.

One comment

  1. En algún lugar de Cuba existe un criadero de truchas o biajacas o un rio que existan ¿ o esas especies pasaron a/la historia ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *