Concluyó en Sancti Spíritus proceso de rendición de cuenta del delegado a sus electores

Electores espirituanos se proyectaron por mantener las medidas de ahorro y preservar lo logrado en materia de sostenibilidad

sancti spiritus, proceso de rendicion de cuentas, delegados al poder popular
Con la participación de los electores se dio respuesta al 58 por ciento de los planteamientos. (Foto: Reidel Gallo/ Escambray)

Más de 11 200 planteamientos emanaron delII Proceso de rendición de cuenta del delegado a sus electores correspondiente al XVII Período de Mandato, que en Sancti Spíritus comenzó en octubre y tuvo su culminación en noviembre.

Según Aida Díaz Fernández, secretaria en funciones de la Asamblea Provincial del Poder Popular, aunque los encuentros se desarrollaron en medio de una situación de contingencia para los cubanos, la preparación de los delegados fue superior que la de etapas anteriores, lo que permitió que en cada una de las 3 403 reuniones efectuadas se pudiera dar una información pormenorizada de la situación económica del territorio y el país.

De igual manera, apuntó, hizo posible que se esclarecieran asuntos relacionados con algunas de las políticas de sectores como Educación y Salud.

La funcionaria acotó, además, que resalta el hecho de que la mayoría de las reuniones fueron visitadas por dirigentes de las organizaciones de masas y del Gobierno, cuadros administrativos, funcionarios de instituciones estatales, diputados, delegados y presidentes de Consejos Populares, algo que respalda la autoridad del delegado, que si bien es el único que rinde cuenta de su labor, eso no exonera de responsabilidades a las direcciones administrativas, organizaciones empresariales y unidades presupuestadas ubicadas en el territorio, las que tienen el deber de dar soluciones adecuadas a los problemas planteados por la población o las explicaciones convincentes sobre los casos que no tengan respuesta inmediata o a corto plazo.

En esta oportunidad la mayor cantidad de planteamientos giraron en torno a problemas que dependen de inversiones como la mejoría en el abasto de agua, la dificultad de los viales urbanos y rurales, incluidos los de la montaña, y otros que en ocasiones dependen de la participación popular como preservar la situación higiénico-epidemiológica de cada territorio y mantener las medidas de ahorro.

No obstante, en momentos en que la dirección del país insiste en el perfeccionamiento de la labor de Gobierno, para futuros procesos habrá que mejorar el nivel de convocatoria con la unión de las organizaciones que integran cada barrio, ya que de no asistir los electores tampoco hay diálogo y pierde eficacia y validez el modelo de gestión popular que debe existir en cada circunscripción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *