Conexión con nuevas normativas

Que en el hotel La Ronda, de Trinidad, “usted no se puede conectar a Internet si no compra la tarjeta allí mismo”; tal es la inquietud remitida a nuestro buzón electrónico por Noel Llorente, quien reside en Prolongación Real No. 4, Casilda, y labora en calidad de director en una de las empresas pesqueras de ese enclave marítimo.

“Había otras medidas que eran correctas, como la obligatoriedad del consumo para permanecer y poder conectarse. Analicemos, ¿estarán acordes con lo que está pidiendo la dirección del país?”, cuestiona el remitente. Refiere, asimismo, que el patio interior de esa instalación es un sitio apropiado para aguardar, como solía hacer cada jueves, al igual que otras personas en su misma situación, en el preámbulo de reuniones que tienen lugar en la sede del Gobierno local.

“A partir de la medida no lo hemos podido hacer más, pues es obligatorio comprar la tarjeta de recarga en el hotel. Eso significa que el servicio quedó restringido solo para huéspedes”, concluye. Sin embargo, no es como él presume, a juzgar por las explicaciones ofrecidas a este medio de prensa por Leidy de las Mercedes Calzada Peña, directora del Complejo Hotelero Trinidad Ciudad.

“No se trata de una medida, sino del programa Zum Nauta Bolsillo, ofrecido por Etecsa, el cual, a tenor del contrato firmado por una directiva de nuestra Organización Superior de Dirección Empresarial (OSDE), Cubanacán, debe regir en todas nuestras instalaciones turísticas”, adelantó Leidy, quien aclaró que dicho complejo incluye, además, los hoteles Las Cuevas, La Calesa, El Mesón, Trinidad 500 y la Finca Ma Dolores.

Especificó que el mecanismo en sí no implica comprar tarjetas, aunque mientras tengan disponibilidad de ellas las comercializarán, sino horas de conexión para acceder a la red de redes, lo cual es válido, dijo, tanto para quienes estén hospedados como para los que no lo estén, con el requisito de consumir.

“Todos los interesados lo pueden comprar, pero sí deben conocer que ese cupón no les será válido para conectarse, digamos, desde el parque, sino exclusivamente en esos cinco puntos mencionados”, detalló la fuente. Agregó que el precio es similar al de otros lugares donde se expenden las tarjetas: 1 CUC por una hora de conexión. De acuerdo con los elementos aportados por la directora del citado complejo hotelero, la finalidad de Etecsa es ir eliminando paulatinamente el uso de las tarjetas físicas en la red hotelera, ya que implican un costo adicional, y destinarlas exclusivamente a su comercialización en los telepuntos para uso de la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *