59 SNB: Gallos cantan en la cima

El pitcheo ha sido una de las armas principales para el buen paso de los Gallos.
El pitcheo ha sido una de las armas principales para el buen paso de los Gallos.

Al cabo de los séptimos compromisos particulares, los Gallos acaban de perder su primera subserie en la 59 Serie Nacional de Béisbol, que este fin de semana llega a su mitad.

Esa es justamente la buena noticia, aunque parezca una paradoja el resbalón ante Industriales en su más reciente presentación, algo que por lógica debe ocurrir en cualquier competencia, pues ni Sancti Spíritus ni ningún equipo puede mantener ese paso arrollador en una campaña que se ha presentado pareja.

Lo que se debe mirar es que, pese a esa derrota, los espirituanos se mantienen en el primer lugar con balance de 16 y 5 con ventaja de un juego sobre Cienfuegos, su más cercano rival y a tres y medio de Camagüey, ocupante del tercer puesto.

El desempeño de los Gallos ha sido excelente. Seis subseries ganadas, tres de ellas por barrida, aun cuando no han contado con todas sus piezas, hablan de un paso estable y auguran empeños mayores.

Su mánager José Raúl Delgado ha reconocido, más de una vez, la sorpresa que significa para ellos mismos esta actuación y ha advertido que en una serie con tanta paridad entre los conjuntos cualquier cosa puede pasar.

 Coincidimos con él en una certeza que explica, en parte, la razón del éxito: “Cada día juegan como si estuvieran discutiendo el campeonato”. Eso lo viven quienes asisten al “Huelga”, los cuales pudieran ser más aun con los inconvenientes del sol, que a quien más castiga es a los peloteros.

Hay que hablar de la preparación y mucho más de la motivación. Solo ello explica que muchachos recién estrenados en estas lides, como Harbin Castellanos, haya conseguido ya tres victorias, y que Jorge Luis Braña sume casi 30 innings lanzados con 2.76 PCL, para redondear la labor del pitcheo de relevo, artífice de casi la mitad de los triunfos. Hay que destacar también a Yanieski Duardo, con sus dos triunfos y cinco salvamentos, y a Yankiel Mauris, que en los dos roles suma tres éxitos y dos salvados.

Son estos hombres, junto a Yamichel Pérez, quienes han llevado el peso del box, ahora más redondeado con la incorporación ganadora de Pedro Álvarez y el regreso en días de Yuen Socarrás desde la liga canadiense.

Tiene este departamento efectividad de 4.13 PCL, el tercero de un torneo donde los bates siguen disparados y los brazos ineficaces. También los lanzadores espirituanos son los segundos que menos boletos conceden con 72. Por eso se advierte mucho más el trabajo de Ismel Jiménez, recién estrenado como segundo entrenador de pitcheo y quien llevó el peso de la preparación, tal como lo reconoce el director del conjunto, pues el entrenador principal Juan de Dios Peña se encontraba junto al equipo Cuba que participó en los Panamericanos.

Es la motivación la que ha sostenido a muchachos como Javier Martínez, quien se ha colgado el cartelito de oportuno por las veces que ha decidido encuentros (ocho impulsadas en 16 turnos al bate), o que Diosmeli Salabarría haya suplido el campo corto con eficiencia defensiva y respuesta ofensiva.

Pero en este paso, que ya no tiene categoría de sorpresivo si tenemos en cuenta, tanto el bronce de los Gallos el pasado año como el oro del Sub-23 hace poco, mucho tiene que ver el halo de Frederich Cepeda, una institución en el equipo, como dice José Raúl, y un hombre capaz de responder con números a afrentas como la más reciente, cuando lo excluyeron del Cuba “como un maletín”, sin el tratamiento que amerita un atleta de su estatura. Cepeda no es solo líder jonronero de la serie con ocho, sino que se encuentra entre los primeros en average con 356 y slugging: 797, un OPS (por ciento -de embasado) de 1 388 y 22 impulsadas.

Su primo Geisel lo secunda con 20 empujadas y 375 de average ofensivo, para redondear un bateo colectivo que sigue siendo eficaz, pues casi todo cuanto conectan lo convierten en carrera: 198 hits para 124 carreras, casi seis por juego. Además, son los Gallos los de mejor tacto de la lid con solo 79 ponches.

Es verdad, como admiten algunos, que los nuestros aprovecharon los enfrentamientos con los equipos llamados más débiles, algo que otros no hicieron, pero en esta serie, que vive la rebelión de los menos favorecidos por los pronósticos, no se sabe ya cuáles son los menos fuertes.

De cualquier manera, ya Sancti Spíritus tiene camino adelantado cuando este domingo se cumpla la mitad del torneo. Y sin que ahora se sienten a echarse fresco, pueden darse el lujo de hasta ceder 1-2 con más de un equipo en aras de clasificar, aunque no creo que sea esta la proyección de José Raúl, quien ya sabe que es posible quedar entre los cuatro primeros para evitar el comodín justo cuando le quedan enfrentamientos con varios de los equipos que les rondan con las mismas opciones.

Desde este sábado los Gallos se miden con Granma, uno de los equipos ¿fuertes o débiles?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *