La Ley Helms-Burton busca internacionalizar y fortalecer el bloqueo contra Cuba

«La ley Helms Burton constituye la visión más clara, diáfana y real de cuál sería el destino del país si se realizara una concesión por parte del gobierno cubano», señaló Carlos Fernández de Cossío, Director General de la Dirección de EE.UU del Minrex

cuba, parlamento cubano, ley helm-burton, bloqueo de eeuu a cuba, asamblea nacional del poder popular, comisiones de trabajo permanente de la asamblea nacional
Los diputados de la Comisión de Asuntos Internacionales se pronunciaron por buscar estrategias comunicacionales para explicar a nuestro pueblo la verdad en este tema. (Foto: PL)

El recrudecimiento de las hostilidades de Estados Unidos hacia Cuba abarcó los debates de la comisión de Asuntos Internacionales que profundizó en el tema: Escenarios y posibles impactos del Título III de la Ley Helms-Burton, desarrollado en la Sala 10 del Palacio de las Convenciones de La Habana.

En ella el embajador Carlos Fernández de Cossío, Director General de la Dirección de EE.UU del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, valoró que esta Ley en su conjunto se erige hoy como el instrumento fundamental para el gobierno de la Casa Blanca, y constituye el principal obstáculo que impide una relación normal entre los dos países, por tanto: «el actuar nuestro será borrar de la faz de la tierra ese engendro injerencista que desde 1996 se viene aplicando en casi su totalidad».

Aclaró que el capítulo 2° no podrá ejecutarse porque para ello deberá ocurrir el derrocamiento de la Revolución. El acápite trata de cómo sería un período de transición con un administrador títere nombrado por ellos, quien tendría que ejecutar los mandatos de Washington por un período indeterminado hasta que ellos lo consideren pertinente. Incluso en esa etapa continuará aplicándose el genocida bloqueo económico, comercial y financiero, impuesto hace casi 60 años y deberá establecerse la libre difusión de radio y TV Martí.

«La ley Helms Burton constituye la visión más clara, diáfana y real de cuál sería el destino del país si se realizara una concesión por parte del gobierno cubano», señaló el funcionario cubano y aseguró que no existe otra base jurídica redactada por el país del norte hacia otro gobierno que consideren enemigo, de ahí su complejidad para limitar el espacio de actuación del presidente para vetar la aplicación de la Helms-Burton.

Acentuó que se trata de un proyecto jurídico integral y completo con la única pretensión de convertir a Cuba en una dependencia colonial de ese gobierno, que hoy tiene una hegemonía tecnológica y la capacidad de manipular a los medios de comunicación para imponer sus mensajes y mentiras en todo mundo. Además, constituye la amenaza real para cualquier país independiente porque posee bases militares en más de 180 territorios con posibilidades de generar una guerra a cualquier escala.

Hizo referencia a cómo la Ley Helms-Burton busca internacionalizar y fortalecer el bloqueo, en la aspiración de lograr que terceros países se incorporen a sancionar a Cuba y causar daños al pueblo, en tanto se maneja un control muy estricto por parte del Congreso estadounidense para conocer aquellas naciones que no cumplen con sus mandatos para con el bloqueo.

También la Helms-Burton dispone que el gobierno de Estados Unidos disponga de recursos financieros para pagar una subversión interna en Cuba como una obligación, y en su capítulo tercero pretende sancionar a aquellos inversionistas que osaron instalarse en supuestas propiedades nacionalizadas al triunfo de la Revolución y sean reclamadas en tribunales estadounidenses.
Explicó que ese capítulo tercero está activo, sólo que el presidente de Estados Unidos tiene la prerrogativa de aplazar el cumplimiento de las demandas realizadas en los tribunales estadounidenses y que dictaminarán acerca de la compensación por tres veces el valor de una propiedad nacionalizada por la Revolución.

Esto afecta a inversionistas de terceros países y trata de atemorizarlos para que puedan existir demoras en las negociaciones o desestimularlas, conociendo que las economías hoy están muy interrelacionadas y no es posible sobrevivir sin el intercambio entre las diferentes naciones. La administración de Donald Trump suspendió primero por sólo 45 días este apartado, luego por otros 15 días y el próximo día 17 podrá saberse qué ocurrirá, precisó Fernández de Cossio.

El fundamento para establecer la Ley en 1996 descansa en un conjunto de mentiras, como que Cuba constituye una amenaza para la seguridad de Estados Unidos y que las nacionalizaciones llevadas a cabo al triunfo de la Revolución, fueron ilegales e ilegítimas, algo explicado constantemente por la dirección del gobierno revolucionario, amparado incluso en la Constitución de 1940 y a solicitud del propio pueblo. A ello se agrega que se quiere culpar a Cuba del fracaso obtenido con la implementación de un golpe de estado en la República Bolivariana de Venezuela.

«El tema de la compensación de propiedades no es una nobleza o una intención de bondad hacia ciudadanos estadounidenses. En el fondo es una forma oportunista de poner obstáculos en las relaciones con otros países y de tener la forma de tratar de buscar que nuestro país se someta el yugo de Estados Unidos.  En el contexto actual parte de los argumentos utilizados están promovidos por personajes que entraron en la administración de Trump como Mike Pompeo y Marcos Rubio, entre otros», sentenció Fernández de Cossio.

Los diputados de la Comisión de Asuntos Internacionales se pronunciaron por buscar estrategias comunicacionales para explicar a nuestro pueblo y a los diferentes sectores de la sociedad civil norteamericana y del mundo, la verdad en este tema. Así como introducirlo en las escuelas cubanas para que sea comprendido por niños y jóvenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *